El camino de vuelta hacia su amor


Durante aquella noche, un hombre entro en la tienda de Jacob y lucho con él hasta el amanecer. Viendo que no podía vencerlo, le dijo: “Déjame ir”.
Respondió Jacob:”No te dejare ir si no me bendices”.
Entonces el hombre le dijo: “Como príncipe, luchaste contra Dios, ¿cómo te llamas?”
Jacob dijo su nombre, y el hombre respondió: De ahora en adelante, te llamaras Israel”.

Esta es la historia que relata la Biblia, el patriarca Jacob había acampado durante la noche. Alguien entro en su tienda y lucho con el hasta el nacimiento del sol. Jacob acepto el combate aun sabiendo que su adversario era el Señor. Al amanecer, aun no había sido vencido; y solo detuvo el combate cuando Dios acepto bendecirlo.

Esta historia ha sido transmitida de generación en generación para que nadie jamás olvidara que a veces es necesario luchar contra Dios.
Todo ser humano, en algún momento, ve cruzar una tragedia por su vida; podría ser la destrucción de su hogar, la muerte de un hijo, una acusación sin pruebas, una enfermedad que podría dejar en estado de invalides para siempre. En ese momento Dios nos desafía a enfrentarlo y a responder Su pregunta:” ¿Por qué te aferras tanto a una existencia tan corta y tan llena de sufrimiento? ¿Cuál es el sentido de tu lucha?”

Entonces, el hombre que no sabe responder a esta pregunta se conforma. Mientras que el otro que busca un sentido para la existencia, considera que Dios había sido injusto y decide desafiar su propio destino. Es en este momento que otro fuego de los cielos desciende: no aquel que mata, sino el que destruye las antiguas murallas y da a cada ser humano sus verdaderas posibilidades, Los cobardes nunca dejan que su corazón sea incendiado por ese fuego; todo lo que desean es que la nueva situación vuelva rápidamente a ser lo que era antes, para poder continuar viviendo y pensando de la manera en que están acostumbrados. Los valientes, en cambio, prenden fuego a lo que era viejo y, aunque a costa de un gran sufrimiento interior, abandonan todo y siguen adelante.

“Los valientes siempre son obstinados.”

Desde el cielo, el Señor sonríe de contento, porque era esto lo que El quería, que cada uno tenga en sus manos la responsabilidad de su propia vida.
Al fin y al cabo, ha dado a sus hijos el mayor de todos los dones: la capacidad de escoger y decidir sus actos.
Solo los hombres y mujeres con la sagrada llama en el corazón tienen el valor de enfrentarlo. Y solo estos conocen el camino de vuelta hacia Su amor, pues entienden finalmente que la tragedia no es un castigo, sino un desafió.

20 comentarios:

Madame Alasnegras dijo...

Este relato es uno de los mejores que he leído.
Me aportas otra manera de consolar a quien pueda necesitarlo.
Gracias y mil besos.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Hola es un lindo escrito, me agradan mucho estos temas y te sigo de inmediato, son palabras que abren caminos y que muestran un despertar profundo.......¡Felicidades!

MAJECARMU dijo...

Cada prueba de la vida.. un desafío..!!

Aceptar lo que no podemos cambiar..Discernir entre lo humano y lo divino.. y TENER LA VALENTÍA DE CAMBIAR..!!

Mi agradecimiento y mi abrazo,JANETH.

M.Jesús

MÓNICA dijo...

Un relato interesante y con mucha sabiduria, no lo habia leido en ninguna parte y me ha encantado encontrarlo acá en tu espacio donde mas podia ser...
besitos Jannet y buen finde semana

leoriginaldisaster dijo...

Tus palabras animan querida janeth, y mucho.... y a mi me dejas sin ellas jejeje. :)estoy contigo
Un gran abrazo y lindos momentos cielo.

leoriginaldisaster dijo...

te dejo aqui el post que no pudiste leer:)


Si tu no te aceptas a ti mismo
buscarás a alguien que no te acepte
para cargar contra el y así
poder sentirte bien. Y eso
no es bueno para ti hermano,
así pues, acéptate, conócete.

Conócete a ti mismo
antes de mirar al mundo,
pues es muy fácil perderse
en esta tierra en la que
hasta el aire contiene cadenas.

El único amor que existe
es con el que se obra en cada acto…
tu decides sobre ti mismo.

un gran abrazo amiga.
espero que te guste:)

Soy la que soy dijo...

Que la fuerza del amor quiera que mi libre albedrío me otorgue la capacidad de elegir lo correcto...

No me quiero equivocar Janeth, es solo eso... quizás se otro miedo, otra cabeza del dragón al que sigo enfrentándome...

Mi abrazo especial y profundo.

Alodia dijo...

Hola Janet, por un momento te perdí, y te he vuelto a encontrar en tu otro blog. El camino a casa es el regreso a la unidad, al amor que nos está esperando desde nuestro nacimiento, aunque a veces no queramos verlo o darnos cuenta. Un beso grande.

Janeth dijo...

Madame que bueno que te haya gustado, es un relato de la Biblia,...la verdad no se que libro, ni que capitulo, ni tampoco el versiculo, yo lo lei y jamas lo olvide, y siempre que veo tragedias, me acuerdo de Jacob que lucho hasta el amanecer con Dios para conseguir dejar de sufrir y conseguir su bendicion, es lo que hacemos nosotros cada uno a su manera en la vida, queremos ser bendecidos y animados por la energia de Dios
Besitos siempre
Janeth

Janeth dijo...

Ramiro gracias por tus palabras y bienvenido al blog, que bueno que te haya gustado, para mi es un verdadero placer recibirte en mi blog, tus palabras me animan para seguir y agradesco mucho tu comentario, seguire en el sendero mostrando, creando, compartiendo y participando
Besitos

Janeth dijo...

Alodia mi amiga muchas gracias por venir, si cambie de blog, el otro lo cerre, y bueno ahora solo tengo este, y me alegra mucho que me hayas encontrado, bienvenida siempre,....

Amiga es verdad el amor es una fuerza que nos sigue desde el nacimiento y esta ahi todo el tiempo, como un angel guardian, tan solo tenemos que abrir los ojos del alma para poder ver

Janeth dijo...

Mi querido Leo que lindo texto escribiste, y tan cierto,....Vivimos en un afan de complacer siempre al otro sin darnos cuenta que lo mas grande que tenemos es a nosotros mismos, es tan importante saber quienes somos realmente, pero jamas nos preguntamos esto, vivimos complaciendo el antojo de los demas para ser como ellos quieran que seamos, y verdaderamente eso esta mal, pero que dificil es que la persona se de cuenta, en tu escrito lo narras muy bien y te agradesco eso, ya que es bueno que la gente lea y asi tal ves reflexione sobre estas cosas

Janeth dijo...

Leo mi amigo del alma, si, este relato lo saque de la biblia que alguna ves se me da por leer, eso si no memorizo los datos, eso es muy dificil para mi, pero es un libro interesante asi como el Coran o el Bahavad Guita o el Zoar, son libros sabios y llenos de historias muy interesantes.

Gracias siempre amigo por tu compañia y tu atencion
Besitos

Janeth dijo...

Monica querida amiga que lindo saber que te gusto, es una historia de la Biblia, lo que no se decirte es en que libro se encuentra, pero yo la lei una ves y jamas se me olvido, es una especial forma de decir que jamas, jamas, jamas, en la vida hay que rendirse ante la adversidad, pelear en severo combate hasta conseguir que las cosas cambien, es esa la consigna,...al menos para mi

Janeth dijo...

Mi querida soy,....He aprendido que en la vida las pruebas que nos toca vivir, son las que estan diseñadas especialmente para cada uno de nosotros, jamas se nos dara una que no podamos enfrentar, y tenemos que luchar hasta vencer, no decaer jamas, y no permitir que el miedo nos frene, se que es dificil nada es gratis ni facil en esta vida, todo es con trabajo y teson que se logran las cosas, pero si es posible.

Valor amiga el amor y la valentia estan contigo, fuerza y coraje para seguir en la senda
Con amor
Janeth

Janeth dijo...

M.Jesús, que lindas palabras, gracias por estar aqui, cada uno tiene en sus manos la posibilidad de ayudar a construir un mundo más
cristalino.

Antiqva dijo...

Desde luego, si cada uno tenemos que enfrentarnos con nuestras propias pruebas, no creo que yo me vaya a enfrentar con el propio Dios... No lo creo...

Aunque es sabido que es todavia un adolescente, y por eso comete algun que otro aparente disparate, tampoco se me ocurriria alzarle la mano...

Un abrazo, amiga

Janeth dijo...

Antiqva amigo querido,la historia de Jacob, y más concretamente la lucha contra Dios, se da en la vida de toda persona. El otro, es el que nos pelea, el que nos mata, el que anula todo, el que nos suplanta. Cada uno tenemos nuestro propio Jacob y, para otros, somos también nosotros Jacob.

Belkis dijo...

Los valientes y responsables y que saben aceptar sus realidades, dirigen sus vidas y llegan a buen puerto. La tragedia no es un castigo, sino un desafío y con amor en el corazón todo es mucho más fácil.
Un abrazo Janeth

Janeth dijo...

Un abrazo Belkis, que lindas palabras, somos dueños de nuestros pensamientos y en nosotros esta el obrar bien o mal, somos responsables de nuestra vida y por eso tenemos que hacernos cargo....