Una Luz en el Sendero

Cada uno ha de recorrer solo su propio camino, pero podemos compartir algún tramo con otros que lleven nuestro mismo rumbo, hacernos compañía y ayudarnos un poco.

Por eso, porque camino como tú; porque me gustaría, si tú quieres, que me acompañes un trecho, he abierto esta ventana, donde poner en común reflexiones y vivencias.

La vida nos pertenece. Nada puede asustarnos. Caminamos. El camino de la serenidad.

No tengo los mapas, no sé dónde nos llevará el siguiente paso. Pero, juntos podemos buscar la mejor ruta.

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos....


Cuando pequeña, agobiada por imposiciones del comportamiento diario, pensaba en más de una oportunidad que toda la vida era un gran juego, una gran representación en el escenario de la existencia.

Entonces, gozaba de cada uno de mis actos imaginando que yo era la actriz y que debía representar mi papel lo mejor posible, puesto que miles de ojos me estaban observando. Y jugaba a actuar, cuidando de mi ropa y de mis gestos, de mis miradas y de mis movimientos.

Cuando adolescente, eché por tierra con la ilusión del teatro y su escenario... La vida era cosa demasiado seria e importante para estar jugando a representarla. 


Y ahora, vuelvo a los principios que alentaron mi niñez. Todo esto es un gran juego.

Mi maestro ha muerto y para no llorarlo, seguiré leyéndolo una y otra vez.


Acabo de enterarme con profundo pesar que Gabriel García Márquez ha muerto. 

El único consuelo es que su obra es inmortal. 

Muy pocas obras literarias sobreviven el implacable paso del tiempo, muy pocos autores son recordados, pero García Márquez esta en el panteón de los clásicos, junto a los grandes de la literatura universal. 

Es el más importante de los escritores latinoamericanos de todos los tiempos, el gran exponente del realismo mágico, el pilar del Boom de nuestra literatura, la voz que le contó al mundo quienes somos y nos mostró a los latinoamericanos nuestra propia imagen en el espejo de sus páginas. 

Todos somos de Macondo. 

El inmenso talento de García Márquez puso la vara muy alta para todos los escritores que vinieron antes y después, su influencia ha sido como la marea, va y viene en oleadas. 

Yo le debo el impulso y la libertad para lanzarme a la escritura, porque en sus libros encontré a mi propia familia, mi país, los personajes que me son familiares, el color, el ritmo y la abundancia de mi continente. 

Mi maestro ha muerto y para no llorarlo, seguiré leyéndolo una y otra vez.





Conócete a ti mismo,...con Mafalda






Nos estamos olvidando de lo que era el lema de la filosofía antigua: "Conócete a ti mismo", entra a fondo en tu interioridad y conoce tu verdadero ser.


Reflexiona, piensa por ti mismo, ten capacidad crítica, ten ideas propias, ten una mirada crítica y profunda sobre la realidad. No te quedes en la superficie de las cosas.



Bueno todo aquello que ha propuesto siempre la filosofía. Platón y Aristóteles hoy tendrían mucho que decir, aunque cada vez vemos a más personas inquietas que se están volcando en este conocimiento.






Sobre el Arte


Bodegón. 'Nature Morte. Sevilla II', 1910-1911. :: © SUCCESSION H. MATISSE, VEGAP, 2010.
Genio es la capacidad de renovar las emociones cotidianas. 
Un arte que no se basa en el sentimiento no es arte.
¿Debemos exigirle al arte que nos emocione, que nos transmita algo? ¿O que denuncie? ¿O simplemente que sea bello?....

El que no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera...


Qué es esta vida que demanda todo nuestro tiempo, si no tenemos ni un momento para detenernos a admirarla 

Cada paso que he dado en la vida hasta ahora, sea bueno o malo, me ha llevado a mi posición actual. Todo cuenta, ya sea los puntos positivos como los negativos. Aunque soy conciente del pasado, no puedo conocer mi futuro.

Lo único que separa el pasado del futuro es el presente, y yo sé que esta sucediendo en el presente. Lo pasado es pasado, y seguirá siéndolo si he aprendido bien mis lecciones corregiré cualquier error en el presente para que el futuro sea positivo.
El presente es la base para el momento siguiente. 

De nada sirve preguntarse por qué, como, cuando o donde. Lo importante es comprender las leyes de la vida y como sacarles provecho. Existen tres leyes inmutables que hay que recordar;

1. Lo que se siembra se cosecha.
2. Todo lo nuevo envejece.
3. Lo que no se usa se pierde

Cuando se presenta un problema, ¿Me atemoriza o lo veo como un desafió?. Algunas veces el mundo entero parece un problema; otras veces necesito crear problemas de tal manera que pueda mantenerme ocupada. Un problema solo es tal cuando lo llamo problema.
Una situación es tan difícil como yo quiero que sea.
La dificultades y las decepciones son acontecimientos que me conducen a la madurez. Después de todo la sabiduría no llega necesariamente con la edad, sino que es un regalo de la experiencia.

Todo el mundo siente la necesidad de mejorar. Pero las palabras por si solas no producen una transformación; lo que produce el cambio es el uso o la aplicación practica de esta información





.....Y buscaras tu camino,....




Fue por ti que me atreví a caminar el abismo y en tu corazón nacieron mis alas.

Que inmenso es el amor sonriente, nos tiende su mano, y con sus hilos dorados nos atrae hacia el Centro, cada día un poco más cerca del Misterio. Ante ti… a quien yo adoro, mi ruego constante siempre es el mismo: "Prende mi almita en la tuya… funde mi ser con tu Ser".



Quiero desearles un hermoso comienzo de año!!! y decirles gracias por todo....


Todos tratamos de empezar el año cerca de nuestros seres queridos, de las cosas mas gratas y preciosas para el corazón.

El inicio de un nuevo año nos lleva casi obligadamente a echar una mirada sobre nuestras vidas, la individual y la del conjunto de la Humanidad, mirada que se vuelve retrospectiva por una parte y de proyección hacia el futuro por la otra.

Estamos cerca de entrar en Enero, el mes dedicado desde épocas lejanas al Dios Jano, formidable figura de doble faz, una que mira hacia el pasado, y otra que apunta hacia el futuro. Para Jano no hay presente; el presente es apenas el fugaz instante que divide lo que se fue de lo que viene, sin fijarse ni detenerse en ninguno de los dos.

Para Enero tampoco hay presente: una cara recuerda el año transcurrido, y la otra cara es esperanza de lo porvenir. Y esta dualidad parece imprimirse igualmente en los hombres, tomando a veces la forma de una indecisión que impide reconocer claramente el camino a seguir.
Pero la dualidad de Jano tiene su parte positiva y su parte negativa; una para imitarla, la otra para rechazarla. 

Lo malo de la dualidad es la incertidumbre, el no saber qué hacer ni a qué fuerzas ceder. Lo bueno de la dualidad es la posibilidad de construir hacia delante sin despreciar la experiencia de la historia pasada.

El Año Nuevo es lo que cambia; el tiempo es lo eterno. Un año y otro se distinguen por el acento que pongamos nosotros mismos en ellos, pero nosotros seguimos siendo los mismos. El Nuevo ciclo debe suponer un respiro en el camino, un alto para meditar y planificar, sin olvidar la continuidad, la suma de experiencias y esfuerzos anteriores. Y, sobre todo, supone la promesa con nosotros mismos de avanzar un paso más, hacia una nueva meta en aquello que decidimos lograr.
Entonces, unidos podremos brindar por un Año no sólo Nuevo, sino Mejor.

Sembremos amor a nuestro paso



Cuando amamos estamos compartiendo la forma más elevada de energía, que permite que el otro crezca y avance, sintiéndose protegido pero a la vez responsable de dar lo mismo que está recibiendo. 

El amor es el verdadero catalizador del cambio, no aceptamos cambiar por presión o por obligación, pero el alma humana no puede resistir un acto de amor puro que le llega al corazón. 

Las personas que han desarrollado este amor universal se convierten en un icono de amor y en un ejemplo en muchas generaciones posteriores. 

Este amor espiritual no tiene expectativas, es simplemente la actitud de dar sin esperar el retorno. El amor es la expresión de un corazón generoso que siente misericordia hacia cada ser viviente y tiene el único deseo de dar lo mejor de sí mismo. 

Cada individuo con el que nos relacionamos recibe el beneficio de eso, sin esperar resultados inmediatos. 

Un corazón generoso, sabe.....


Un corazón generoso es el que abraza y acepta la diversidad y sabe encontrar la belleza que cada individuo tiene por que sabe tocar el corazón. 

Es un encuentro de corazones y no de cabezas, es un encuentro de sentimientos profundos que salen del alma y no ideas intelectuales que nos separan y nos llevan a la discusión. 

Desde el alma nos acercamos y nos sentimos similares, necesitamos pocas palabras para entendernos, desde la cabeza nos alejamos y entramos en conflicto de opiniones, hablamos mucho, pero nos escuchamos poco. 

El diálogo abierto, sincero, relajado nos lleva a la experiencia de paz, de cercanía y de mutuo entendimiento. 

Por eso es tan necesario recuperar espacios de diálogo en las familias, en las escuelas, incluso en el trabajo, para fomentar una nueva cultura más apreciativa. 

Si damos respeto, recibimos respeto. Si damos amor, recibimos amor. Si damos un espacio, entonces recibimos un espacio. Pero el secreto está en no esperar que los demás nos lo den si tomar la iniciativa y dar generosamente.

Solo podemos crear sociedades dignas y pacíficas cuando sus ciudadanos sean dignos y pacíficos y este cambio tenemos que asumirlo como una responsabilidad y un compromiso personal. 

Cuando yo cambio, el mundo cambia.

La verdadera conquista de la Mujer reside en descubrir su propia Alma.

 
 
Ahora la mujer ya está atrapada. Si invertimos el proceso, aprenderá de nuevo a ser libre. Si reparamos sus instintos, volverá a ser fuerte.

Las mujeres suelen tomarse el tiempo necesario para responder a las crisis de la salud física, sobre todo de la salud de los demás, pero olvidan dedicar un tiempo de mantenimiento a su relación con la propia alma. Normalmente no comprenden que el alma es el magneto, el generador central de su animación y su energía.
 
Muchas mujeres tratan su relación con el alma como si ésta no fuera un instrumento extremadamente importante que, como todos los instrumentos valiosos, necesita protección, limpieza, lubricación y reparación. De lo contrario, lo mismo que ocurre con un automóvil, la relación se deteriora, se produce una desaceleración en la vida cotidiana de la mujer, ésta tiene que gastar grandes cantidades de energía para llevar a cabo las tareas más sencillas y, finalmente, sufre una grave avería lejos de la ciudad o de un teléfono. Y entonces tiene que emprender a pie el largo y fatigoso camino de regreso a casa.
 
La fuerza no se alcanza después de haber subido la escalera o trepado a la montaña y tampoco después de haberlo "conseguido", sea ello lo que fuere.
El fortalecimiento de la persona es esencial para el esfuerzo, sobre todo, antes y durante y también después.

Estoy segura de que la atención y la fidelidad a la naturaleza del alma constituye la quintaesencia de la fuerza.