Una Luz en el Sendero

Cada uno ha de recorrer solo su propio camino, pero podemos compartir algún tramo con otros que lleven nuestro mismo rumbo, hacernos compañía y ayudarnos un poco.

Por eso, porque camino como tú; porque me gustaría, si tú quieres, que me acompañes un trecho, he abierto esta ventana, donde poner en común reflexiones y vivencias.

La vida nos pertenece. Nada puede asustarnos. Caminamos. El camino de la serenidad.

No tengo los mapas, no sé dónde nos llevará el siguiente paso. Pero, juntos podemos buscar la mejor ruta.

Los nietos: un legado de amor entre hijos y padres



Suele decirse que con la llegada de los primeros nietos uno descubre lo que es el amor verdadero. Es un vínculo que va más allá del legado de la sangre, es la unión entre dos generaciones que dejará una huella emocional permanente, porque no hay nada más satisfactorio que "ser nieta", y después, "ser abuela".

A su vez, con la llegada de esos nuevos miembros a la familia se re-formulan las relaciones entre los padres y los hijos: si antes era maravilloso ser madre, ahora la satisfacción se ve incrementada al ser madre de una madre o padre de un padre. Es una etapa más en nuestro ciclo vital donde todos podemos enriquecernos, limar diferencias y estrechar aún más nuestros lazos.

A través de sus nietos, los abuelos logramos no solo continuidad y trascendencia, sino que además, dentro de esta posición generacional, vamos a tener que re-formular nuestra propia vida.

Enseñar a los niños a agradecer cada cosa que les rodea puede ser uno de los mejores legados que ofrecemos a los nietos. Algo curioso, que siempre suele echarse en cara a las personas mayores, es que ofrecen demasiados regalos a los niños, demasiado dinero a escondidas y demasiados postres especiales en días comunes.

Yo la llamo la "sabiduría de los abuelos", que saben que el mejor legado que pueden ofrecer a las nuevas generaciones son las huellas emocionales. Como yo digo habitualmente sembrar en los pequeños recuerdos imborrables...

Otro aspecto esencial de ser agradecidos es aprender a valorar lo que de verdad es importante en nuestras vidas. Si los niños comprenden esto en edades tempranas, les ayudaremos a crecer en madurez y en sabiduría.

Algo que quiero,... es solo esto.



En este momento de mi vida no quiero casi nada; tan solo la ternura de un amor, la de mi nieto por cierto,...tan lindo tan bello que me llena el alma,..y la compañía de mis amigas. 

Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos, un par de arboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche,..

El mejor verso del mundo y la mejor música. 

Por lo demás, podría comer papas cosidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia este tranquila,..

También quiero, eso si mantener la libertad y el espíritu critico por lo que pago con gusto todo el precio que haya de pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. 

Un instante de belleza a diario. Echar de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. no dejar de sorprenderme de nada,..

Seguir llorando cada ves que algo lo merezca, pero jamas quejarme de ninguna tontería. Y que el día que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera por aquí,...solo quiero eso,...

"Escribo tu nombre" de Elena Quiroga


Acabo de terminar de leer, "Escribo tu nombre" de Elena Quiroga un buen libro que me llevo a analizar la sutil manera en que las niñas eran tratadas en los colegios católicos, sometidas a unos procedimientos educativos que, en ves de abrirles los ojos a la vida con todas sus grandezas y miserias, con todas sus alegrías y peligros, les crea una visión sórdida y, por supuesto, falsa del mundo,...

En este libro se muestra una rigurosa y valiente acusación contra la rutina, el formalismo, los falsos respetos, la hipocresía y la tiranía espiritual que en tiempos no muy lejanos y aun, por desdicha, ahora mismo en determinados ambientes, se hace victimas a los niños confiados a educadores equivocados. 

Esta novela de Elena Quiroga es un canto de libertad intima del niño encerrado en un circulo de hierro de una familia indiferente y egoísta, así como de un profesorado que no tiene para nada en cuenta la personalidad individual de cada alumno. La protagonista es Tadea, una niña inteligente y sensible que, como sus compañeras lucha por encontrar un mundo de verdad, de libertad y de justicia, que les niega el mezquino ambiente en que se ven obligadas a vivir....

Llego el verano,..finalizando un año mas.....



Hoy viernes es el ultimo día de clases de mi nieto y la calor en mi ciudad se siente, el verano pleno y radiante,..se terminan las clases y las vacaciones se pintan para la diversión,..

Una vez más viviremos -nos dejaremos vivir- por los cíclicos procesos de la Naturaleza. Sin embargo, más que quitar hojas de nuestro almanaque, o contar los días que se deslizan casi inadvertidamente, lo importante es tomar conciencia de cada momento que se vive.

El verano es un momento muy especial. Cientos de ideas poéticas, tradicionales, publicitarias y vulgares, han contribuido a que esta estación del año pierda gran parte de su sentido profundo.

Lo más corriente es considerar al verano como el período de "descanso"; pero estas vacaciones son algo más que reposo. Por lo visto se trata de que repose el alma, y el cuerpo se vuelva lo más activo posible en aquello que de más natural e instintivo tiene. Imágenes en la prensa, el cine y carteles callejeros, nos muestran un verano pletórico de trajes de baño, bebidas excitantes y exóticas, músicas psicodélicas, cabellos al viento y un grado general de desenfado y falta de seriedad.

En otros niveles algo más sutiles, el verano es la época del "justo descanso", y la expresión de la "plenitud". El fruto en sazón es el ejemplo de aquella persona que maduró,  y serio reposa tras los arduos trabajos del resto del año.

Y hoy, nosotros, pequeñas moléculas arrastradas por el viento de los acontecimientos y de las modas, nos preguntamos: ¿son las estaciones una pura casualidad de distribución en el año, o hay en estos ciclos algo más profundo cual un verdadero lenguaje de la Naturaleza.

De más está que nos inclinamos por la segunda versión. Si toda la Naturaleza vive a nuestro alrededor; si nosotros, que formamos parte de esta Naturaleza, nos vemos gobernados por ciclos de vida y muerte, de enfermedad y salud, de juventud y vejez; ¿por qué rechazar la idea del tiempo expresado en verano, otoño, invierno y primavera, como significativos de la vida de la Naturaleza?

Ciertamente el verano huele a madurez, a expresión cabal y lograda de la vida, y nos incita a sentirnos de la misma manera, en un juego de concordancias al que es muy difícil escapar.

No se trata, de escapar del influjo de la Naturaleza. Por el contrario, sintámonos maduros, plenos, llenos de sol que es energía, y sepamos vivir inteligentemente este verano. No es sólo el cuerpo quien ha de descansar; no es sólo el cuerpo quien ha de sentir esa plenitud; dejemos que el Ser Interior sea también verano pleno y descansado de los problemas habituales.

El descanso no es cuestión de música, ni de bebidas, ni de una nueva moda, ni de la cercanía del mar o las montañas (aunque muchos de estos factores pueden ayudar). El descanso, en toda persona, es variar de actividad.

Si durante muchos meses, nos hemos agobiado en tareas rutinarias y maquinales, descansemos de ellas con una renovada creatividad: lecturas nuevas, conversaciones diferentes, otra distribución de las horas del día, otras calles para recorrer el mismo camino.

Si durante muchos meses, la monotonía diaria nos ha anquilosado la conciencia a la altura del cuerpo, renovemos el alma con la energía del verano. Es el momento oportuno para volver a enfocar la vieja pregunta: ¿Quién soy, de dónde vengo, a dónde voy? Hay respuestas en la claridad madura del verano, que el silencio oscuro del invierno puede no dejar ver.

Es ley en el Ser la constante actividad. Es inútil soñar con el romántico reposo del no hacer absolutamente nada, pues nunca logramos estar inactivos: si no trabajamos con las manos, lo hacemos con la mente; y si no pensamos, trabajamos con la psiquis; unas y otras cosas "cansan" por igual.

Para descansar hay que haberse cansado antes. Para dejar de buscar hay que haber encontrado previamente. ¿Es que efectivamente todos nos hemos cansado tratando de buscarnos? ¿No es éste un buen momento para, variando de actividad, salir en busca de la madurez que promete el verano y que en el hombre se llama EVOLUCIÓN?

"Dime que era verdad aquel sendero", Carlos Bousoño.



"Dime que era verdad aquel sendero
que se perdía entre la paz de un prado;
aquel otero puro que he mirado
yo tantas veces con candor primero.

Dime que era verdad aquel lucero
que se incendia casi a nuestro lado.
Di que es verdad que vale un mundo amado
y un cuerpo roto en un vivir sincero.

Di que es verdad que vale haber sufrido
y haber estado entre la mar sombría;
que vale haber luchado, haber perdido.

Haber vencido a la melancolía,
haber estado en el dolor, dormido,
sin despertar, cuando llegaba el día.

- "Dime que era verdad aquel sendero", Carlos Bousoño.
(Asturias, 9 de mayo de 1923 - Madrid, 24 de octubre de 2015)

RIP.


Creo que la noche susurra silencios que son recuerdos y oscuridades ni buenas ni malas, sino de la naturaleza que ofrece la luz de la luna... poco definidas, inciertas, lechosas y grises, calladas, tal vez y solo tal vez mansas, quietas...alertas? Oscuridades como la manta que arropa, como la respiración lenta del que sueña.

Silencios de amores lejanos, cercanos, caídas que son lentos viajes... ecos de palabras de amor más oscuras que las mentiras; aun los veo, aquellos ojos verdes bañados en sombra y odio oculto en cada parpadeo. Tanto silencio.

Tan lejano es el tiempo en la noche, tan larga la sombra del ciprés sobre la cama del que no duerme, que no se advierte cuando pasa de cuando da caza. El reloj son palabras y no encuentro tu nombre. Olvido, olvido, ol, vi, do, el ovillo sin hilo, hasta no saber si he ganado o perdido.

La noche, susurra silencios (y susurra en silencio).

Pero a mi dame oscuridad y silencio y te daré todo su reverso.

Era verdad. Y esa verdad te da palabras, luz y versos.

El deber cumplido,... una alegria?...


Dormí y pensé que la vida era Alegría/ Desperté y descubrí que la vida era Deber/Cumplí mi deber y descubrí que él era Alegría
Tagore

En realidad, a través de mi trabajo descubro la vida, las personas y todo lo que sucede a mi alrededor.
La única trampa ante la que necesito estar alerta es el considerar que un día es igual a otro. En verdad, cada mañana trae un milagro escondido y necesitamos prestar atención a ese milagro.


- ¿Qué es el deber?
 

- Una palabra misteriosa, que puede tener dos significados opuestos: la ausencia de entusiasmo o la comprensión de que necesitamos dividir nuestro amor con más de una persona. En el primer caso, estamos siempre dando una disculpa por no aceptar nuestra responsabilidad; en el segundo caso, el deber se transforma en una especie de devoción, de amor ilimitado por la condición humana y pasamos a luchar por aquello que queremos que suceda.
 

Yo busco a través de mi trabajo: dividir mi amor. El amor es también una cosa misteriosa: cuanto más lo dividimos, más se multiplica.


Lo que si noto en la mayoría de las personas es que sueñan con algún día dejar de trabajar.

No saben lo que es permanecer meses y años sin hacer nada. No aman lo que hacen; nadie desea separarse de la mujer, o del hombre que ama, nadie desea dejar de hacer aquello que le gusta. Se me ocurre que de repente carecen de dignidad cuando se proponen hacer algo, y han olvidado que el trabajo fue creado para ayudar al hombre y a la mujer, no para humillar a nadie.




8 versos para reflexionar,..e intentar aplicarlos en la cotidianidad de nuestros días....


Encontrar la paz del espíritu, hace que renazca el existir en la vida misma.
Janeth


Con la determinación de alcanzar el propósito máximo en beneficio de todos los seres sintientes, que supera incluso la piedra preciosa que cumple los deseos, espero apreciarlos siempre.

Que cada vez que influya en otros me considere el más humilde de todos y, desde lo más profundo de mi corazón, les vea respetuosamente como, superiores.

Que en todos mis actos examine mi mente y en cuanto surjan aflicciones mentales y emocionales por las que los demás y yo corramos peligro... que pueda afrontarlas con firmeza y evitarlas.

Cuando vea seres de carácter desagradable, oprimidos por la negatividad y el sufrimiento intenso, que pueda apreciarlos, ya que son difíciles de encontrar, ¡como si hubiera descubierto un tesoro de joyas!

Cuando por la envidia otros me maltraten con insultos, calumnias y desdén, que pueda asimilar la derrota y concederles la victoria.

Cuando alguien a quien he ayudado o en el que he depositado grandes esperanzas me maltrate de forma muy hiriente, que todavía pueda considerarlo mi apreciado maestro.

En síntesis,... que pueda ofrecer directa e indirectamente beneficios y alegrías a todas mis madres; que pueda cargar sobre mis espaldas las heridas y sufrimientos de mis madres.

Que todo lo dicho permanezca a salvo de las tachas de las ocho preocupaciones mundanas y que, al reconocer que todo es ilusorio y carece de asideros, me vea libre de la esclavitud.

Gueshe Langri

¿Cuál es el mejor ejemplo a seguir?


Una vez le pregunte a mi maestro:
¿Cuál es el mejor ejemplo a seguir? ¿El de los hombres piadosos, que dedican su vida a Dios? ¿El de los hombres cultos, que procuran comprender la voluntad del Altísimo?

El mejor ejemplo es el de los niños, me respondió.
Los niños no saben nada. Aún no han aprendido lo que es la realidad, replique casi inmediatamente.

Estás muy equivocada me dijo, porque la realidad es que tienen tres cualidades que jamás deberíamos olvidar, dijo; Siempre están alegres sin motivo. Siempre están ocupados. Y cuando desean algo, saben exigirlo con insistencia y determinación.



Nuestro deseo de seguir adelante, termina por crear el camino



Nuestro deseo de seguir adelante, termina por crear el camino.....


Respiro Hondo y profundo y me siento satisfecha. En todo el camino recorrido voy encontrando compañeros de ruta. Me siento feliz sin saber por qué y, lo mas interesante, sin ningún interés especial en saberlo.

Hoy es un día de duelo: ha muerto Eduardo Galeano,...


Hoy es un día de duelo: ha muerto Eduardo Galeano, el querido escritor y activista uruguayo. Lo lloran generaciones de hombres y mujeres que han sido influenciados por sus libros políticos y sus relatos, escritos con sentido poético y firme compromiso con la justicia.

Una nena chiquita, nacida en Tacuarembó, una localidad del interior uruguayo, llega por primera vez al mar. Se encuentra con esa bestia de agua que la enmudece, y cuando logra articular palabra, le pide al padre: "Papá, por favor ayúdame a mirar"

La anécdota la contó Eduardo Galeano en el Teatro San Martín, en 1986. La contó para decir algo más: "Yo creo que la función del escritor consiste en ayudar a mirar. Que el escritor es alguien que quizás puede tener la alegría de ayudar a mirar a los demás".

Su obra mas leída; Las venas abiertas de américa latina;....En la obra, el autor analiza la historia del continente: la explotación económica y la dominación política a la que ha sido sometido, desde la colonización europea hasta la década de los 70. Esto, en el contexto de la Guerra Fría (1945-1991), y cuando se ponía en marcha la era de las dictaduras militares en América Latina.
La estadía en España fue clave para seguir viendo Latinoamérica desde lejos, y construir así Memorias del fuego, el libro que más orgullo le generaba: "Fueron tres tomos, mil páginas, toda la historia de las Américas de norte a sur. Había que estar muy loco para emprender semejante aventura. Muy loco o muy exiliado", dijo en 2012.

Hace casi treinta años, Galeano dijo que "la idea de la muerte individual deja de tener importancia, si uno adquiere la certeza de sobrevivir en los demás, sobrevivir en las cosas que quedan". Los libros que escribió, los artículos periodísticos que publicó, las conferencias que brindó durante más de cincuenta años; ayudaron a mirar a miles.


Paz en tu tumba querido Galeano....