Todas nuestras miradas a una misma Luz


¿Como podemos ver en las diferencias un mismo corazon?

¿Como podemos aprender a comprender que no existen divisiones en la busqueda de la Luz?

"
Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregri­nos, Tablas de la Ley y Pliegos del Qorán, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe"

Ibn 'Arabi.


En el mercado y en el claustro,
sólo vi a Dios.
En el valle y en la montaña
sólo vi a Dios.
Lo he visto detrás de mí
en la hora de la tribulación
y en los días del favor y la fortuna.
No vi alma ni cuerpo,
accidente ni sustancia,
causas ni cualidades:
sólo vi a Dios.
Abrí mis ojos,
y gracias a la luz
de Su rostro circundándome,
descubrí en todas las miradas
al Amado.

(Bābā Kuhi)

Gran poeta y sufí persa, de Shirāz (M. ~1039)


El dialogo y la fraternidad verdadera brotará entonces como un torrente en creci­da, y lo entenderán todos, pues sus palabras no se dicen primaria y fundamentalmente desde una cultura, una filosofía o una teología, sino desde la experiencia de Dios.

Su raíz es la Raíz. Porque en el grito abismal, en la soledad de dentro, en la intemperie del Espíritu, nos entendemos todos, ya que ahí recuperamos las palabras exactas de nuestra primera lengua común y la fraternidad encomendada por la Luz y el Fuego, por el Mar y Su reflujo.

Todos seguimos el mismo camino, y es dentro de esta conciencia, que seremos cada dia mejores seres humanos y servidores en nuestra amada comunidad.

7 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Amiga, el viernes pasado estuve leyendo precisamente ese texto de Ibn Arabi, con motivo de una visita a la Biblioteca Viva de al-Andalus...

Y ahora llego aqui y veo que lo reproduces...

Sin duda, nuestras miradas estan mirando a lo mismo...

Un abrazo, amiga

MAJECARMU dijo...

Venimos de la misma raiz y la misma esencia..
Cuando somos pequeños sólo vemos al Dios de nuestra religión.Pero,a medida que maduramos comprendemos,que somos iguales,nuestro cuerpo es de la misma madre Tierra y nuestro espíritu del mismo Padre DIOS.
Por tanto,la fé,la esperanza y el amor nos unen y nos elevan hacia la LUZ.

Mi felicitación por tu claridad y tu cercanía,amiga.
Mi abrazo siempre.
M.Jesús

moderato_Dos_josef dijo...

Los hombres que escriben esto eran sabios y cultos.
Hoy, igual que ayer, lejos están las religiones de hermanarse y vivir en paz... por desgracia.
Un abrazo.

sunny dijo...

sólo hay una luz,
y es la Tuya

cariños

Janeth dijo...

Hola Antiqva, sin duda es un hermoso texto, y va muy acorde al post, es por eso que lo escogi....

Al hacer esto revelamos más de su Luz para que eventualmente todo el mundo vea siempre la realidad de alegría y plenitud, que es la Luz del Creador.

M.Jesús, es nuestra responsabilidad revelar la Luz del Creador en todas partes, para nosotros y para el mundo. Una de las herramientas más poderosas para lograr esto es simplemente tener esta conciencia y hacerla crecer. Mientras más fuerte sea nuestra conciencia, mayor será nuestra capacidad de revelar la Luz que está en todas partes, eliminando así el delgado velo.

Jose amigo, que grato recibirte en mi blog, la Luz del Creador sigue estando en todas partes llenando todo el mundo. La única diferencia es que hay un delgado velo escondiendo esta Luz, pero sigue estando allí.

Sunny, aqui te dejo unas palabras del libro: Asi hablaba Quetzacoatl

"Descubran al Ser Perfecto que los habita y no se queden en la superficie de las cosas.

No hay nada malo ni nada bueno, porque nadie puede ser cortado con la misma medida ni pesado con el mismo peso. Cada uno hace su malo y su bueno para irse
trascendiendo".

Myr dijo...

Cómo me gusta este místico, para mí uno de los más grandes...

Besos

Janeth dijo...

Hola Myr, de Myriam, es un bello nombre biblico, lo supe recien al entrar a tu blog, pensaba que tu nombre era Myr, uno de esos nombres magicos de oriente, amiga que bueno que te guste el post y las palabras sabias de Ibn 'Arabi.