Misericordia para un insecto


El maestro hizo sonar su campanilla. Fui de inmediato a su habitación y ofrecí reverencias.

Al levantarme, sus ojos se agrandaron. Mirándome con mucho interés, señaló el piso cerca de mis piernas y dijo, "¿Ves ese bichito?"
Mirando alrededor por unos momentos, finalmente detecté al pequeño insecto.

Asentí en señal de acuerdo, no teniendo idea de lo que seguiría.


Con una voz muy seria, El maestro dijo, "He estado mirando ese insecto por algún tiempo y no se ha movido. Pienso que tiene hambre. Consigue una flor, y llévalo afuera. Colócalo en una planta para que pueda nutrirse un poco".


Hice de inmediato lo que mi maestro lleno de misericordia pidió y regresé.
Ninguno de nosotros volvió a referirse al insecto.

Fue meramente otra maravillosa ocasión en la cual él me mostró cuán indiscriminadamente misericordioso es un devoto puro.
El maestro no opinaba que fuera una pérdida de tiempo el mitigar trascendentalmente el sufrimiento de incluso la más pequeña de las entidades vivientes.

Ahora, tan solo al contemplar el más pequeño de los insectos, me obligo a pensar en mi amado maestro.
Por muy insignificante que pueda ser, si somos afortunados para obtener la mirada de Dios, nuestra vida se verá inmensamente beneficiada.

19 comentarios:

Florence M.F dijo...

Bella enseñanza y conmovedora manera de contarla.
Un saludo!

mimbre dijo...

Hola Janeth...
Respetar la creación, es un fín primordial,es respetarse a si mismo¡.
Todos somos un eslavón en la larga cadena de la existencia¡
Lindo recreo el de hoy, buenisimo - como siempre-.
Un abrazo enorme
Osvaldo

Myriam dijo...

Cuántas veces dejamos d elado lo pequeño por insignificante.

¡Muy buena enseñanza!

Besos

pepi viedma dijo...

Sin duda cuando nuestra percepción nos lleva a reparar en lo mínimo, es cuando experimentamos el gran cambio, a partir de ese momento un montón de seres diminutos se hacen presentes....es una maravilla poder observarlo y un privilegio tener un maestro que te ayude a comprenderlo.Gracias por esta sencilla entrada, que ccntiene tan valiosa enseñanza, Janeth. Un besito.

Belkis dijo...

Lo pequeño no por ello es insignificante. Todo en esta vida tiene su valor y hay que saber apreciarlo.
Hermosa enseñanza.
Un abrazo Janeth

ANTIQVA dijo...

Amiga, aqui todos pintamos algo: los insectos, las plantas, las piedras... Incluso nosotros mismos... Todo esta inmerso en algo que se nos escapa. A lo mejor, si preguntaramos a los insectos ellos sabrian explicarnos los misterios de todo.

Quien sabe...

Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Todo tiene su razón de ser y su sentido..y las cosas y seres que hay cerca de nosotros no están por casualidad..Todos colaboramos en conjunto a la mejora de la creación.
Janeth,la imagen me cautiva,es una preciosidad.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

MarianGardi dijo...

Estoy segura de ello y lo he podido experimentar.
Hay una protección, una mano que resguarda y cuida al discípulo o al iniciado.
Besos del alma
Janeth, ves a configuración, después a comentarios y allí busca:
¿Mostrar verificación de la palabra para comentarios? Pones un NO.
Y desperecerá la palabra que nos pide verificar el comentario y nos incomoda y hace perder tiempo.

Micaela dijo...

Mi querida Janeth, está claro que Dios está en todas partes y en todos los seres vivos. Al fin y al cabo todos formamos parte de este maravilloso universo. Un beso muy grande.

Alcira Handal dijo...

El que tu no veas los átomos, no significa que no existan. Por eso es muy importante que sea el Amor lo único que inspire tus actos. Sin Amor nada tiene sentido, sin Amor estamos perdidos, sin Amor corremos el riesgo de estar de nuevo transitando de espaldas a la luz.

Luis dijo...

La amabilidad ha fundido
muchos corazones endurecidos,
dando calor a la insensibilidad
Y dando al amor un nuevo comienzo

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Mientras la Vida canta, susurra secretos....al corazón amante, atento a sus misterios....

Lolita dijo...

Como todos sabemos el Respeto, el Amor.... empieza por nosotros mismos. Y es que sólo podemos Dar lo que tenemos.

Alicia dijo...

Hay seres en que está despierta al máximo la sensibilidad. Como consecuencia tendrán que desarrollar una gran fuerza interior, para poder soportar y manejar sanamente la intensidad de su sentir.

Juan Meriles dijo...

Dios está en lo lleno y en lo vacío, está en el cazador y en el cazado, en el que está de pie, y en el que está sentado, en los vivos y en los muertos, en las aguas que corren y en las que están estancadas.


Dios marcha con nosotros por las calles y también sueña imposibles con nosotros, plasma imposibles, abre libros, los escribe, los lee....

Velo de Isis dijo...

Cuando los Valores humanos encarnan en un ser humano y se expresan naturalmente, dejan su impronta en todo lo que hace, logrando transformar o iluminar su entorno y a quienes le rodean, en algún grado o medida, como lo hace el Sol, que aunque sutilmente a todos nos da Vida.

Luz del Alma dijo...

Gracias Janeth, que maravillosa enseñanza. Nos remite al Somos Uno, Uno con uno y Uno con la Creación, el Universo.
Hermosa imagen.
Abrazo de luz amiga, Mirta

Belkis dijo...

Vengo a dejarte un saludo Janeth. Feliz fin de semana

mariarosa dijo...

¡¡Que hermoso!!
Me has dado una lección, toda vida es importante.

Mariarosa