Compartiendo alegria


Cuando compartes tu alegría, no estás creando una prisión para nadie....
Sencillamente das.

Incluso no esperas gratitud o agradecimiento,...
Porque estás dando, no consigues nada, ni aún la gratitud.

Estás dando porque estás rebosante, tienes para dar

15 comentarios:

Velo de Isis dijo...

Gracias Janeth por un pensamiento tan hermoso y lleno de buenas vibraciones, un abrazo para ti.

sunny dijo...

el sol ilumina,
la tierra alimenta,
nosotros amamos...

besos janeth

ANTIQVA dijo...

Sabes, amiga, el jerogligico egipcio para ALEGRIA era alguien con los brazos alzados al cielo...

Como en tu imagen.

No se que palabra es mas bella: ALEGRIA o AMOR, pero yo me quedo con las dos...

Un abrazo, Janeth

medianoche dijo...

La recompensar es sentir que das con el corazón a quien lo necesita, hermosas palabras amiga linda.

Besos

Adriana Alba dijo...

Estemos rebosantes de alegría y tengamos siempre para dar!

Gracias Janeth!

Micaela dijo...

Querida amiga, me sorprendes con tu blog. ¡Ahora has vuelto a cambiar los colores! Pero lo importante es el contenido, como siempre tan interesante. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

Belkis dijo...

Dar sin esperar es la consigna. Se es más feliz dando que recibiendo.
Hermoso pensamiento.
Gracias Janeth por tus aportaciones constantes a nuestro crecimiento.
Un besito

MarianGardi dijo...

El que da es que está muy lleno y necesita sacar, verdad Janeth?
Un abrazo

Alma Mateos Taborda dijo...

Preciosa reflexión. Dar significa dar, simplemente dar sin esperar un trueque. Lo hacemos en función de sentirnos bien con nosotrtos mismos. ¡Felicitaciones! Un abrazo grande.

Red. dijo...

Muy interesante tu reflexión: cuando el ser se siente pleno siente la urgente necesidad de compartir su plenitud con el mundo.

Por lo tanto, no hay mejor modo de que la gente sea amable y solidaria...que siendo feliz ella primero!!

Sólo puede darse lo que se tiene...

Te dejo un gran beso!!

Velo de Isis dijo...

Una persona con una mente pura es feliz.
Tal persona está siempre rodeada por las refrescantes
brisas de la alegría.

Mahatma dijo...

La alegría de ver a otros alegres

El cuento "El hombre que regaló su bicicleta" narró la historia de un hombre que vivía feliz con solamente lo indispensable: - ¡Ah que buena jornada ha sido la de hoy!¡He comido bien,he trabajado aun mejor y esta noche tendré con qué comprar la comida de mi familia!¿Puede haber un hombre más feliz que yo?

Melissa dijo...

Sin duda, alegrías que nos hacen felices y que, al compartirlas con nuestros seres queridos, las vemos insólitamente multiplicadas. Cuando la alegría nos llena exclamamos: ¡Soy feliz! ¡Desearía tanto que todos fuesen felices! ¡Que todos mis amigos lo sepan!

Alcira Handal dijo...

Cuando uno se siente feliz, puede optar por ofrecer al Cielo su propia dicha permitiendo que los campos de energía se expandan por el Planeta.

Tal vez, se nos ocurra pensar que nuestra oleada de paz está llegando allí donde alguien asolado pueda recibir una suave caricia en su cara.

¿Acaso hay mayor satisfacción que regalar nuestra alegría de manera anónima? Y por el contrario, cuando uno siente el dolor nacido por la propia sacudida del alma, puede levantar la mirada al Universo y optar por respirar durante unos minutos.

Respirar profundamente mientras todas las estrellas son conscientes de que el dolor que llegó... ya pasa.

Red. dijo...

Felicidades en el día del amigo, linda!!!

Te dejo un abrazo.