Puentes magicos


"Ninguna cosa conecta con ninguna otra si no es a través de lo divino"

Arriba y abajo, a un lado y otro, siempre tenemos una orilla y otra orilla separadas, unidas gracias a los puentes que facilitan el paso de una a otra…… Necesitamos puentes de todo tipo, puentes físicos, puentes sutiles, que unan “mundos” paralelos, que seguirían sin contacto ni medio de relacionarse, sino fuera por ellos.

Sí, cada día veo más claro, que hacen falta también “hombres-puentes”, personas que puedan cumplir esa función, que faciliten el traspaso o la comunicación de una orilla con otra. Porque son capaces de estar en una y en otra, de unirlas en su persona…. Quizás desde un centro que todo lo relaciona, conoce y unifica, en una síntesis armónica, que ellos mismos han conseguido plasmar aquí y ahora. Qué necesarios y útiles son estos “puentes mágicos”, que facilitan la unidad entre las distintas partes....

14 comentarios:

medianoche dijo...

Hola Janet, que lindo seria poder unir nuestras fuerzas por el bien, seria magnifico.

Besos

pepi viedma dijo...

Hola Janeth, si puentes mágicos que unan y enlacen una orilla a otra, puentes que salvan distancias imaginarias, puentes que como viento lleven semillas que abonen de un lado a otro la tierra hambrienta de luz y de esperanza. Puentes de lluvia que limpien las miradas. Si necesitamos esos puentes. Bella entrada. Gracias. Un besito.

ANTIQVA dijo...

Si, querida amiga, hacen falta puentes... Puentes como este que tu nos brindas...

Un abrazo, Janeth

Adriana Alba dijo...

Cuando la vasija se llena tiene que ser vaciada, para volver a llenarse otra vez.
Seamos puentes de luz y conocimiento, para llegar a todas las orillas y compartir, lo que nos fue dado.

mimbre dijo...

Hola Janeth...
Que hermoso puente hariamos todos los que intentamos ser guerreros de la luz, como dice: Chamalú¡¡
GRACIAS¡¡ AMIGA MIA, por todo lo que nos enseñas¡ no te imaginas lo bien que me hace leerte¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Red. dijo...

Creo que todos, de un modo u otro, siendo o no concientes de ello, terminamos siendo puentes, ya que podemos ser el eslabón que une dos o más piezas...

Te dejo un beso, hermosa!!

salvadorpliego dijo...

Seamos un puente los escritores...
Gracias por compartirlo.

Un fuerte abrazo para ti.

Asesino De Leyendas dijo...

tan necesario que se hace difícil encontrar a veces ese puente que nos lleve a nosotros mismos, en estos tiempos, estamos tan lejos, tan ausentes de nosotros mismos.

Un gran saludo amiguita

sunny dijo...

un puente al corazon,
un camino tranquilo...

Velo de isis dijo...

Los puentes pueden romperse. Por eso al puente hay que respetarlo, cuidarlo, no exigirle más de lo que puede soportar, reconociendo sus posibilidades y limitaciones sino, corremos el riesgo de venirnos abajo con él.

Alcira Handal dijo...

Nietzsche, ese impresionante filósofo alemán de la segunda mitad del siglo XIX, en su obra cumbre “Así habló Zaratustra”, afirma que el hombre es “una cuerda tendida entre el animal y el superhombre”

Podríamos decir, entre el animal que es lo determinado, lo dado y definido y el superhombre que es siempre proyecto, futuro, lo que adviene...

Pero cuidado, hay un abismo... y “el hombre” es el puente que se suspende sobre ese abismo...

Sigue diciendo también que “la grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso”:
Sí, un “hundirse en su ocaso”, que puede entenderse justamente como un “pasar al otro lado”...

Es el día, el amanecer que sigue al crepúsculo y la noche..., es el superarse a sí mismo por la mediación edificante del otro.

Soledad dijo...

Hay que reconocerlo como medio vital para unir extremos. Hay que revalorizar el puente desde algún lugar para reconocer su aporte de “medio”, de “vínculo”.

Juan Meriles dijo...

Algo sugestivo además es que en ellos no podemos detenernos, es peligroso, hay claras advertencias viales para no hacerlo...; sólo cabe por allí circular.

Melissa dijo...

Seamos puentes entre personas, unámonos con ilusión y disfrutemos de esa alegría que todos portamos en nuestro interior.