Así es el ayer


Aunque sea difícil quizás de entender, todos tenemos en nuestra vida, rastro del ayer.

Algunos conservan recuerdos y huellas que les han hecho crecer; otros por el contrario, se sienten vacíos, por todo aquello que han perdido y sufrido, porque el tiempo que pasó se los arrebató, dejando como eco el dolor, que cuenta en silencio lo que se vivió.

Así es el ayer, a veces una cadena que ata y tortura, o tal vez una ilusión que se fue y no regresó; hasta puede llegar a ser esa fuerza y luz que habita en nuestro interior y marca el ritmo de nuestro corazón.

Existe un pasado que en ocasiones parece dormido, pero cuando menos se esperaba, vuelve a remover, quitar o devolver lo que en el alma había escondido; llenándonos de miedo, robándonos lo que con tanto esfuerzo habíamos conseguido o por el contrario trayéndonos de nuevo aquello que alguna vez creímos haber perdido.

Cada instante que vivimos, sin darnos cuenta va quedando atrás y deja de ser hoy, para convertirse en parte de ese ayer que se va y que al parecer nunca volverá.



De cada uno depende, hacer que la historia que en nuestra vida escribimos, no se convierta en espinas que torturen en silencio el corazón; es mejor luchar por forjar en cada capítulo que vivimos, un pasado que no nos atormente ni nos haga perder la razón.

No vivamos sintiendo que nuestra existencia se ha convertido en un arrastrar y sobrevivir a lo que en el ayer tuvimos que enfrentar; mucho menos, tener que experimentar angustia y ansiedad, sin saber o quizás sin recordar, de dónde nos viene y cómo la podremos arrancar para que no nos impida vivir tranquilos nuestro presente y construir un futuro en el que veamos nuestros sueños hechos realidad.

¿Cuál es el ayer que llevas contigo? ¿Cómo es el hoy que intentas vivir? ¿Qué sueños del mañana habitan en ti? Si deseas y luchas por lo que quieres, todo lo puedes realizar, así lo que pasó no te encadenará, el tiempo que vivas hará tu corazón vibrar y lo que está por venir te llenará de esperanza y de paz.

15 comentarios:

MAJECARMU dijo...

El ayer vive en el hoy,hemos de convivir con él.Sin embargo, cada día empieza la vida y hemos de ser conscientes de que, estamos dentro de ese milagro y hemos de sentirlo inmensamente.
Te dejo mi felicitación por tu profundidad siempre creativa y reflexiva,Janeth.
M.Jesús

Myriam dijo...

Para poder seguir hacia adelante, tenemos siempre que liberar el lastre del pasado y que darnos sólo con lo que nos sirve.

Besos

ANTIQVA PHOTOBLOG dijo...

El ayer existe, sin duda alguna, al menos mientras nosotros existamos... Los seres que hemos amado y que ya no están, siguen estando en nosotros... Nuestro esfuerzo debe ser para impedir que retorne lo malo del pasado y facilitar que vuelva a nuestra mente todo lo bueno...

Claro que el pasado existe, claro que existe...

Recibe, querida amiga, un fuerte abrazo y mi deseo de mucho animo...

thot dijo...

El ayer nos deja una huella que conforma lo que somos hoy. El problema es anclarse en ese ayer y no vivir el presente. Alguien dijo que hay dos días de la semana que no deben preocuparnos: ayer y mañana.
Un abz.

Adriana Alba dijo...

Vivir en el Ahora y si lo que se vivió antes fue negativo, tratar de transmutar y seguir adelante!
(eso es en lo que creo), aunque no siempre es tarea sencilla..., pero trato, y la ayuda Divina siempre llega..


Gracias Janeth por las enseñanzas que nos hacen crecer un poco mas cada día.

Filomena Lonetti dijo...

Hola Janeht el pasado brinda conocimiento y experiencia para no cometer los mismos errores en el futuro,infinitas de gracias por tu amistad y por tu bella visita a mi blog,que tengas muchos {exitos.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario

Sentimientos! dijo...

Querida amiga
como me ayudar a reflexionar.
Gracias por tanto

saludos

medianoche dijo...

Es nuestra historia de vida, los sueños algunos convertidos otros se fueron, personas que amamos y seguimos amando, porque están aquí en el presente, dentro del corazón, los recuerdos buenos son parte de nosotros, es así.

Besos

Verónica Marsá dijo...

El mío es una mochila llena de piedras cargada a la espalda, porque hay cosas del ayer que todavía están presentes. Sólo si dejaran de existir hoy, yo iría deshaciéndome de las piedras una a una. Cada uno es como es ¿Qué le vamos a hacer?

Un abrazo, amiga querida.

Velo de Isis dijo...

Como un velero, que sigue su rumbo por el mar de la historia, la vida se vá y queda solo el recuerdo de lo vivido. El presente ya no es ahora, es Ayer.

Melissa dijo...

El ayer es historia, el mañana un misterio y el hoy es un regalo al que llamamos presente.

Alcira Handal dijo...

No podemos deshacer ninguna de las cosas que ayer hicimos, no podemos borrar ni una sola de las palabras que ayer dijimos...Ayer se marchó para no volver.

Sólo nos resta un día, Hoy. Cualquier persona puede confrontar los problemas de un sólo día y mantenerse en paz.

Rochitas dijo...

¿y si tomásemos el ayer como única posesión?

Belkis dijo...

El hoy bien vivido hace del mañana un mundo lleno de esperanzas. El ayer sirvió para cimentar nuestro hoy.
Un abrazo Janeth

ANTIQVA dijo...

Yo, como debo ser un tanto simplon, no suelo almacenar recuerdos desagradables... Nunca he envidiado a las personas que disfrutan de una excelente memoria "para recordar los agravios"...

A veces es bueno tener mala memoria...

Un abrazo, querida amiga