Conviviendo en paz y tolerancia


No hay convivencia posible cuando falta la generosidad del amor y cuando prevalece el sentimiento absorbente del que se considera único en el mundo. Para convivir hay que ensanchar la conciencia y dar cabida a todos los seres vivos, entender la vida en todas las cosas y concebir la infinitud del universo.

Hay que conocer y valorar todo lo que es… Y tener el valor de compartir lo que somos con todos los que son. Nadie puede lograr su realización si desprecia la realización de los otros.

Una buena dosis de unificación es lo que necesitamos todos en general y cada uno en particular. Volver a experimentar la realidad de esa gran familia que es la Humanidad, la felicidad de la amistad, de la mutua confianza, del deseo de colaborar y ayudar, de poderse mirar a los ojos otra vez y encontrar verdades luminosas en lugar de sombras temerosas.

16 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Con lo bello que seria que todo el mundo viviera en paz y armonia... Que el amor y la tolerancia reinaran...

Pero se ve que no es cosa facil.

Un abrazo, Janeth

MAJECARMU dijo...

Janeth,hemos de abrir el espíritu y el espíritu se nos abre cuando comprendemos que pertenecemos al todo universal...Los ecos de los demás nos llegan si escuchamos,estamos intercomunicados.La sincronía es un tema apasionante,que nos une y dá sentido a la vida.
Me alegro de que mi poema te haya servido,también yo estoy sorprendida de un mensaje interno,que se coló entre mis letras,sin buscarlo.
Mi gratitud y mi abrazo grande,amiga.FELIZ FINDE...!
M.Jesús

Myriam dijo...

¡Qué ciertas tus palabras! la humanidad, es decir, cada uno de nostros necesitamos vincularnosa con el amor y la esperanza, en lugar de con el odio y con el miedo.


Feliz fin de semana. La foto que acompaña, es elocuente por si sola.

mimbre dijo...

Hola Janeth...
Fijate vos, sin proponerlo estamos hablando del mismo tema: La comprension, el amor, la tolerencia practicas que han caido en el olvido...
Vivimos tan metidos en nuestro mundo, que nos olvidamos que somos parte de uno inmenso¡
Gracias por tus conceptos, Amiga mia...Estoy apenado¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Escribir es seducir dijo...

Ojalá todos podamos tratarnos con dulzura y respeto. Algún día tal vez se pueda lograr

Saludos

Belkis dijo...

Hermosa reflexión Janeth, encontrar verdades luminosas en lugar de sombras temerosas debería ser uno de los principales propósitos de nuestra vida.
Un abrazo muy grande.

Adriana Alba dijo...

Me paren perfectas tus palabras Janeth, solo en el amor y la unidad podremos seguir avanzando, de lo contrario seremos rezagados y volveremos para terminar lo inconcluso.

un abrazo

Red. dijo...

Claro, amiga, es indispensable para la convivencia buen trato y respeto, y sobre todo escuchar lo que el otro tiene para decirnos.

En cuanto a las sombras temerosas... las podemos enfrentar mucho más fácilmente entre amigos, con quienes toda carga se hace más liviana.

Besos, linda.

El Drac dijo...

MUy buena entrada Y unidad precisamente es lo que ha sucedido en Egipto gracias a las redes sociales. Un gran abrazo

Olga i Carles dijo...

De la oscuridad a la luz entre los acordes y sintomas de la ilogica y la sorpresa exuberante y tranquila.




racias.

Olga i Carles dijo...

De la oscuridad a la luz entre los acordes y sintomas de la ilogica y la sorpresa exuberante y tranquila.




racias.

Olga i Carles dijo...

De la oscuridad a la luz entre los acordes y sintomas de la ilogica y la sorpresa exuberante y tranquila.




racias.

Micaela dijo...

Qué sinceras las palabra que dices. Ojalá pudiéramos todos poner nuestro granito de arena para que el mundo vaya mejor. Un fuerte abrazo.

Sentimientos! dijo...

holaa
he dejado un presente para compartir contigo en mi pagina.
besos

Dahaka Dunkelheit dijo...

Es verdad todo eso... Y mucha gente debería aprender la realidad de la convivencia y como hacerlo en paz y armonía, la clave es exacta, en lo que dices tienes mucha pero mucha razón, y siempre es bueno leer cosas tan interesantes en tu blog, te dejo mis besos y saludos, y muchas gracias por tu comentario en mi blog, y por tomarte el tiempo de escribir tan bellas palabras

Atte: Dahaka Dunkelheit

Verónica Marsá dijo...

No es necesario que nos amemos, tal vez es suficiente que nos respetemos. Mientras haya ambición no habrá respeto.

Un besito, compi.