El demonio, no es un ser con cuernos y rabo,....


El demonio, no es un ser con cuernos y rabo, ni el infierno una gran hoguera, sino que son la representación de las energías involutivas, de las energías que separan.

Estas energías están a
nuestro alrededor en el plano tridimensional y su más frecuente forma de atrapar a los seres es a través de la hipnosis colectiva, el miedo, la rutina, la soberbia y la ilusión. Esa desarmonía es el “infierno”, al igual que la armonía es el “Cielo” que no hay que buscar ni “arriba” ni “abajo”, sino en el interior de cada cual, donde todo el Universo está inscrito.

Cuando el velo de la ignorancia cae y se presenta ante nuestros ojos LA VERDAD Y LA VIDA, la mentira cae por sí sola.

19 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

espero no caer nunca en la velada trampa del infierno. aunque ahora que lo pienso creo que ya he caído alguna vez; por eso soy humano y pecador no?
besos Janeth

Escribir es seducir dijo...

CUANTA VERDAD!!!! ES DIFÍCIL NO CAER EN EL INFIERNO DE VEZ EN CUANDO. PERO ESTA EN LA VOLUNTAD DE UNO SABER DE QUE LADO HAY QUE QUEDARSE

SALUDOS

Adriana Alba dijo...

Genial!

Me pareció la mejor descripción que he leído acerca de éstas energías.

Un fuerte abrazo Janeth.

MAJECARMU dijo...

Janeth,si,el infierno es el estancamiento,la costumbre,la ceguera y los vicios del ego...
Hemos de estar a lerta y despertar hacia la renovación y hacia la paz del alma.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso,amiga.
M.JESÚS

isis de la noche dijo...

Cierto amiga.. qué gran verdad..

El cielo y el infierno en uno mismo..

besos y bendiciones amiga querida..

Red. dijo...

Absolutamente de acuerdo. El infierno es la desarmonía, y el cielo... pues la armonía.

Besos, bonita.

Red. dijo...

Absolutamente de acuerdo. El infierno es la desarmonía, y el cielo... pues la armonía.

Besos, bonita.

Melissa dijo...

El cielo y el infierno no están al final de tu vida, están aquí y ahora.

Lolita dijo...

El infierno y el cielo están dentro de uno. Las puertas están muy cerca una de otra: con la mano derecha se puede abrir una y con la izquierda se puede abrir la otra.

Ximena dijo...

Con un cambio mental, todo ser se transforma: del cielo al infierno y del infierno al cielo.

Alicia dijo...

Cuando actúas inconscientemente, sin conciencia, estás en un infierno; cuando eres consciente, cuando actúas con plena conciencia, estás en el cielo.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

El infierno y el cielo están dentro de ti, ambas puertas están dentro de ti. Cuando te comportas inconscientemente, allí está la puerta del infierno; cuando estás alerta y consciente, allí está la puerta del cielo

Juan Meriles dijo...

El modo de vvir produce o un infierno o un paraíso es opción de cada uno vivir uno u otro.

Brahma dijo...

El cielo y el infierno son solo ròtullos que alguien puso solo para diferenciar el bien y el mal, por ende, estos habitan dentro de todos los seres humanos en mayor o menor medida.

Alcira Handal dijo...

Sí! Eso es lo que pienso, amiga!
También pienso que adentro nuestro (adentro mío, al menos) conviven como pueden:
- un hada buena y una bruja mala
- una heroína y un monstruo espantoso
- una alta montaña y un pozo muy hondo
- un sol radiante y un terrible nubarrón
Todos ellos viven a veces en el cielo, y a veces en el infierno. Todos ellos soy yo, me guste o no
=(
Un abrazo!

Mahatma dijo...

Creo que tenemos todas las opciones dentro nuestro...asì como tambièn es nuestra la elecciòn!!!
Es uno el que decide con què se queda...
Como muchas de las elecciones de nuestra vida...si elegimos una de las opciones,dejamos la otra fuera!!!!

Martin dijo...

el cielo y el infierno están dentro de nuestras vidas, en nuestro paso por este plano tridimencional

Velo de Isis dijo...

Mirar dentro de mi misma sin elección ni propósito, implica abrir las puertas, y quedarme allí sin volver a cerrarlas por mas desagradable que me parezca lo que veo, me da la posibilidad de ir cada vez mas dentro de mi y empezar a conocerme.

ANTIQVA dijo...

Amiga, en estas cosas, yo me pierdo...

Y es que si dicen que todo es Uno, el demonio ese tambien será Uno, y entonces me lio...

Un abrazo, amiga Janeth