¿Por qué mentimos?

El lenguaje propio de los hombres es rico, variadísimo... en mentiras y subterfugios. La ley de moda es aprender a decir la mayor cantidad posible de palabras sin decir nada, o diciendo lo contrario de lo que se quiere decir

Sin tener que recurrir a definiciones precisas, sabemos sin duda alguna lo que son las mentiras. Todos las hemos usado y las hemos padecido. Nos gustaría erradicarlas y sin embargo terminamos por aceptarlas como un mal necesario e imbatible.

¿Por qué? ¿Por qué mentimos a pesar nuestro? ¿Por qué aguantamos que nos mientan? ¿Es que acaso hay algo más fuerte que la mentira que permanece oculto al análisis superficial?

12 comentarios:

Red. dijo...

Creo que nadie es tan importante como para que mienta.

No importa que tan grave sea una verdad: siempre es mejor que mentir.

Mentir te sume en un submundo en el cual todo es falso, con la sensación de que en cualquier momento se cae como las fichas del dominó.

Besos, guapa.

Verónica Marsá dijo...

Por el temor a las consecuencias, sean cuales sean o por eludir una situación incómoda...
El caso es que la mentira se usa para salir del paso, es una herramienta fácil de usar.

Es una de las cosas que me disgusta profundamente y me duele.

Besito.

Madame Alasnegras dijo...

Yo tampoco lo comprendo.
Siempre tuve problemas con mi sinceridad, y la gente se empeñó en que tenía que mentir más o por lo menos ocultar lo que quería decir...

Sigo sin entenderlo, y tuve una época en que intentaba adaptarme a ese mundo que acepta mejor que no te manifiestes.

Ahora he aprendido que la verdad dicha con amor no duele, y que es más fácil hablar así que adornando una verdad para que sea mentira.

Besos.

Adriana Alba dijo...

Nunca es triste la verdad...lo que no tiene es remedio (tan cierta la frase de esta canción)

A nadie le gusta la mentira, una vez me dijo una profesora de metafísica que el que es mentiroso se topa con todas las mentiras, por ley de vibración.

excelente entrada Janeth!

El Drac dijo...

Bueno, aquí sí voy a discrepar contigo. ME CONSTA que TODAS, repito TODAS!! las mujeres que he conocido en mi vida; repito otra vez para que no quede duda alguna ¡¡TODAS!! han mentido. Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Creo que mentir es traicionarse a uno mismo.La verdad a veces se esconde y cuesta encontrarla en un contraste de sentimientos,pero con paciencia y constancia se encuentra.
Mi abrazo siempre y mi ánimo Janeth.
M.Jesús

Velo de Isis dijo...

Somos muy proclives a apartar de nuestra mente los hechos que nos resultan desagradables.

De ese modo, las verdades dolorosas quedan sumidas en una laguna de supuesta indiferencia.

En muchos casos es una natural autodefensa, pues aún no estamos preparados para hacerles frente, para aceptar esas verdades.

Pero la única forma de evitar la repetición de ciertos hechos consiste en tomar conciencia de aquello que hacemos y que nos perjudica, con el fin de corregir el rumbo que llevamos, aunque este sea un proceso lento por el cambio de hábitos que requiere

Raul Miranda dijo...

Las mentiras tienen que ver con la evolución del hombre y, como proceso de selección natural, son más fuertes los mentirosos que los honestos.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Para empezar cabe decir que todos mentimos, quien lo niegue también miente… Y lo vemos en la vida cotidiana: exageramos los datos de nuestro currículo para obtener un trabajo, nos auto engañamos para evadir una realidad dolorosa, decimos que un regalo es hermoso aunque no nos haya gustado, no le decimos a un viejo lo arrugado que está pese sus arrugas. En general engañamos a los otros para obtener más poder.

Juan Meriles dijo...

Todos queremos ser libres para mentir, pero ninguno desea ser víctima de las mentiras. Pedimos a los demás honestidad y nosotros nos reservamos el derecho de mentir.

Dahaka Dunkelheit dijo...

Tiene gran razón M Jesús... Mentirse es traicionarse a uno mismo... Mentir a los otros es equivalente a traicionar... La confianza... Todo... Posees gran razón Janeth... Y pues... Yo me rotulo dentro del grupo pues creo que he usado las mentiras durante mucho tiempo, en mi inmadurez, y mi cobardía... Y por suerte he aprendido a cambiar, y a solo aceptar lo que no se puede cambiar... Un placer leerte nuevamente... Mis visitas estarán siempre, por mas que mis ausencias sean prolongadas... Besos

Atte: Dahaka Dunkelheit

ANTIQVA dijo...

Quizas sea que la vida es una gran mentira... Quien sabe...

Quizas es que nada es lo que parece que es.

Y por eso lo llevamos tan dentro de nosotros...

Un abrazo, Janeth