Corazon de guerrera



En medio de mil tribulaciones y ante la mas profunda oscuridad se estremeció mi ser no tenia ninguna respuesta todo era como un túnel obscuro aparentemente sin sentido la vida misma se me estaba yendo y yo no lo queria, afuera estaba el sol pero a mi no me interesaba me estaba yendo sin querer irme, no se cuanto llore,... si se que fue mucho.

Mas me canse de estar en esta situacion y decidi morir con dignidad, pero para ello antes tube que decidirme a vivir con dignidad.

Solo una vida digna permite una muerte digna
.


Entonces mi pecho ardio y mi ser entero escucho el eco ancestral de mi verdadera fuerza al haber comprendido el significado de la muerte y de la vida misma pues quien comprende esto esta maduro para el cambio verdadero y todo cambio relativo no le afecta.


Esta es la fuerza del absoluto; alli fusione mi fe en Dios y tambien mis fuerzas mentales y fisicas, me abandone en el todo, como si no tubiera nada y pelee sola, como si el eterno no existiera.


No importaba el resultado, es decir, si seguia viva importaba el proceso, y con lagrimas en los ojos estaba segura de que daria una batalla sin igual digna de las mas valederas guerreras
.

El resultado fue sorprendente, segui con vida amandola hasta su esencia misma, ya no hacia falta ver o sentir el sol, sabia que estaba y eso me bastaba, todo comenzo a ser como siempre tubo que ser en su estado natural y simple.

Senti la presencia de mi Padre, senti la fuerza, esta fuerza rodeaba penetraba y cuidaba todo lo creado, senti que el amor era esa fuerza, descubri que Dios era amor, entonces decidi buscar la luz, y la luz me encontro a mi, decidi hacer silencio y encontre la palabra, decidi amar y estoy aprendiendo a ser yo misma.

Cuando me encontre, descubri mi corazon de guerrera y verdaderamente hermoso es poder animarnos a ser felices en cada instante de nuestra existencia, solo los guerreros interiores pueden animarse a esto y recuerda en tu interior late un corazon de guerrero, aprende a escucharlo.

7 comentarios:

Myriam dijo...

Cuánta razón en tus palabras: solo una vida digna tiene una muerte digna. Muramos pués con digndidad y corazón luchador.

Besos

Verónica Marsá dijo...

Ya sabes que yo tengo cero vinculación con cualquier cosa relacionada con la divinidad, pero corazón fuerte y peleón como una leona sí! Cada una saca fuerzas de donde puede, a mí, la fuerza me la dan los míos, mi familia y, vosotros, mis amigos.

Un abrazo bien fuerte y guerrero.

Adriana Alba dijo...

Como la semilla que tiene que morir para que nazca el fruto, así estas palabras fructificaran en el alma de quien las lea.

Gracias Janeth.

Belkis dijo...

Muy de acuerdo con el texto y con el comentario de Adriana, morir para volver a la vida. Sacar el guerrero que llevamos dentro para que sea el estandarte en la lucha por acercarnos a la inmensidad de lo verdadero.
Te dejo mi cairño Janeth

MAJECARMU dijo...

Janeth,he leido el texto dos veces.Estoy de acuerdo hemos de tocar fondo,sabernos nada,morir el ego ciertamente...Después,conociendo nuestros límites luchar con dignidad,pero sintiendo cerca,muy cerca la presencia del Creador.
Me has emocionado,quizá porque ultimamente,he tocado fondo y ahora me toca luchar con corazón de guerrera.
Mi gratitud y mi abrazo grande desde el pueblo.
FELIZ FIN DE SEMANA,AMIGA.
M.Jesús

Red. dijo...

Me gusta el concepto de guerrero, la vida nos va dejando heridas de guerra que son nuestros trofeos personales, y que la muerte nos encuentre peleándola a capa y espada!!

Besos, hermosa.

Rochitas dijo...

quien comprende esto esta maduro para el cambio verdadero y todo cambio relativo no le afecta.

GRACIAS, JANETH.