¿Por qué se gastan las ideas y los sentimientos?


Hace años me preocupaba la seguridad con que los «mayores» auguraban la corta duración de mis mejores sueños, de mis aspiraciones a una vida diferente, mejor, más profunda y llena de contenido.

Me decían –entonces a mí, y me temo que hoy a muchos otros en parecida situación– que los ideales son buenos para llenar los años de la adolescencia, para encender los primeros fuegos a impulsos de la acción.

Pero que, luego, la vida con sus exigencias, con sus repeticiones y desencantos se encargaría de borrar esos ideales para dejar paso a sistemas más prácticos y concretos.

En aquellos tiempos me rebelaba contra esas afirmaciones, y hoy sigo haciéndolo.
Antes me oponía con la fuerza de la juventud recién estrenada, y hoy lo hago con el apoyo de mis propias experiencias, como constatación de que aquellas que parecían leyes fijas dictadas por las generaciones precedentes no lo eran tanto.

Sin embargo, hay hechos que dejan en pie las viejas preguntas.

No todos los idealistas que en sus primeros años quieren "comerse el mundo", continúan en la brecha con el mismo impulso a medida que pasa el tiempo.

¿Por qué se gastan las ideas y los sentimientos? ¿Qué sucede con aquellos que van dejando morir lo mejor de sí en el camino?......

17 comentarios:

ANTIQVA PHOTO dijo...

Supongo que luchar por las ideas produce momentos de gozo y momentos de dolor...

Y esos momentos de dolores pueden terminar agotandonos. A fin de cuentas, somos humanos, no angeles...

En la vida vamos acumulando muchas perdidas, muchos desengaños, y eso nos va marcando.

Un abrazo fuerte, Janeth

Lilian dijo...

Creo no se gastan , se transforman .
Las casi utopias de la juventud a mi modesto entender van dando paso a los pequeños logros , ni siempre tan pequeños .
Lo que si no cambia son los valores con el que nos movemos , nuestros ideales se mantienen siempre .
Besitos Janteh ... una vez mas un placer leer tus post ... un momento de reflexion en el trajin del dia .

MTeresa dijo...

El paso de los años
va cubriendo con su losa
las brillantes ideas
los inocentes suspiros
las frágiles rebeldías
y las convicciones más
atenazadas.
Como arena en nuestros dedos
...vamos surcando el futuro.

MAJECARMU dijo...

En el fondo de cada uno permanecen esos ideales,aunque la vida se encarga de probarnos,de moldearnos,de transformarnos...Necesitamos fé,constancia y vocación para ser fieles a nosotros mismos.No todos tienen esa fé,esa constancia y esa vocación.
Mi felicitación por tu variedad de temas y mi abrazo por tu cercanía,Janeth.
M.Jesús

Alcira Handal dijo...

Del mismo modo en que los cuerpos se van adaptando a las necesidades de la vida, que se vale de ellos para expresarse, así, también ideas y sentimientos pueden variar con el tiempo.

Pero en todo caso ha de ser para lograr una mayor perfección, una mayor decantación avalada por la experiencia; no para desaparcer como polvo, para desgastarse como zapatos muy usados, como barcas que hacen agua o muros que dejan colar el viento

Raul Miranda dijo...

Nada valedero se consigue sin esfuerzo, y ningún sentimiento o idea que valga lo bastante como para regir todo nuestro camino ha de venirnos sin más, sin conquista y sin lucha por la conquista.

Brahma dijo...

Aquello que se desgasta lleva en sí el sello de lo falible. Dejemos, pues, que se desgaste, que siga su destino, y en cambio, tratemos de preservar lo que sabemos que puede constituir un tesoro y un apoyo para toda la vida, para todas las vidas.

Martin dijo...

Sepamos preguntarnos a diario por la consistencia de nuestras vivencias y sepamos, asimismo, dar consistencia a todo lo que nos ha de alimentar espiritualmente.

Lolita dijo...

Construyamos mundos de ideas y sentimientos que puedan permanecer con nosotros todo nuestro tiempo, y aún mucho más, como para volver a encontrarnos con ellos cuando nos llegue, como todas las cosas, el momento de recomenzar y reconocernos.

Red. dijo...

Está claro que las decepciones, las preocupaciones, las cuentas que pagar,nos sacan de foco, no es tal vez que los ideales no estén sino que ocupan nuestra atención temas más urgentes.

De todos modos es verdad, están los eternos jóvenes y los viejos, pero siempre hablando de espíritu, dos personas pueden tener la misma edad y una parecer la nieta de la otra.

De qué depende convertirse en uno o en otro? Decepciones tenemos todos, problemas tenemos todos, pero muchos somos más soñadores eternos e idealistas, con un fuego incombustible: por qué no se consume???

Creo que hay un por qué: te motiva el hacer brillar a otros, y no brillar vos mismo. Te motiva cambiar una vida, o varias, cuantas más mejor; te motiva hacer algo por el planeta, y no sentirte el ombligo del mundo.

Supongo que es esa la diferencia: 1) Que te motive tu propio bien, y eso tiene corta duración ya que apenas lo conseguis, listo, asunto terminado.

2) Que te motive el bien a tu alrededor: nunca se llega a cumplir del todo, ya que siempre hay taaaaaaaanto por hacer!!

Un enorme beso, guapa.

Melissa dijo...

Cada uno tiene su medida. Cada uno tiene sus sentimientos y sus ideas, cada uno tiene sus sueños, sus ambiciones. Cada uno tiene sus deseos de cambiar, de mejorar, de
dejar el mundo un poquitín diferente de como lo encontró...

Adriana Alba dijo...

Supongo que son procesos, algunos arrancan a toda marcha y luego se detienen de golpe, otros comienzan en la mitad del camino, otros ni siquiera lo intentan.

Lo importante es sentirse bien en cada etapa con sus luces y sombras.

Reysagrado dijo...

Hay que tener en cuenta que no todo consiste en soñar de jóvenes con ciertos ideales y que sean éstos los que haya que perseguir todo el resto de la Vida... Me explico:

Si nos consideramos que somos "jóvenes" de por Vida tendremos continuamente nuevos ideales y sueños, conforme se va evolucionando, creciendo y aprendiendo...

Lo primero de todo es tener claro quiénes somos, y en función de lo que somos, soñar e idealizar; pero como constantemente nos estamos descubriendo, nuestros sueños e ideales también lo hacen, cada vez más certeros y conforme a lo que somos...

Janeth, los Ojos de un Anciano pueden contener muchos más ideales y sueños que los Ojos de un Niño;).

No se desgastan, o bien se cumplen, o bien evolucionan, o bien surgen muchos más...

Lo que tengo claro es que jamás dejaré de soñar e idealizar... Por cierto, sí, gracias a la Vida, puedo decir que todos mis Sueños de Pequeñín se han cumplido, pero hoy por hoy, aún tengo más por pretender cumplir...

LOS CUMPLIRÉ;).

Rochitas dijo...

es tan dificil esa armonía entre los otros y uno, con lo complicado que es ya entre la propia mente y uno...
qué no le roben esa capacidad e pertenecer al grupo de los que sueñan, cambian, creen, y además lo contagian a los demás también.

Alma Mateos Taborda dijo...

Dejan morir lo mejor en el camiuno porque permiten, por falta de fortaleza en sus convicciones,que se debiliten sus ideas y sentimientos y así es más facil que los devore la vorágine de estos tiempos. Un abrazo grande.

Verónica Marsá dijo...

Pues no sé qué decirte, amiga. Depende de cada uno, de los años que llevas acumulando decepciones y de cómo te afecten. Hay personas que van con la sonrisa en la boca todo el día, parece que ven la felicidad en una piedra...
Hay personas que sufrimos ante tanta injusticia y siempre hemos ido de abanderados por el mundo, pero eso trae que las bofetadas también las reciba el mismo, el que va delante...
Las personas son muy desagradecidas, pero siempre aparece alguien que te da las gracias por poco que hagas y otros que, por mucho que les des, nunca tienen bastante...
Los hay que luchamos porque las cosas de tu localidad cambien, pero nadie se fía de quienes piensan -sobre todo si es mujer- y no pasan el día en el bar, como todos los de este pueblo... y siguen votando en las elecciones al más corrupto del pueblo!

Los chichones que tengo en la cabeza de darme golpes contra los molinos de viento ya se han curado muchas veces... y más veces que se curarán pero no será por hacer brillar a los demás, cada uno que coja su plumero y se quite el polvo! hay que aprender a quién hay que dedicarle el tiempo, que es poco y se acaba, amiga ¿Egoista? A lo mejor ya tengo edad para serlo y dedicarme a los míos!

Besito.

Olga i Carles dijo...

La conciencia anda sobre un fino hilo en el que debe encontrar el justo equilibrio para no decaer y fortalecerse para la divina acción.





Gracias.