Seth y Osiris. Nada más opuesto que ellos dos


La frontera de la vida es tan sutil como una gota de rocío, como un tallo que se alza en la ribera, como un ibis blanco que revolotea entre las ramas, tan eterno como el mismo sicomoro que lo alberga.

Lo seco y lo húmedo. La vida y la muerte. Lo árido y lo fértil. El dorado y el verde. El sol que quema y el sol que calienta. En una palabra: Seth y Osiris. Nada más opuesto que ellos dos.

Pero estos dioses son hermanos. El uno es sombra y el otro es luz. El uno es desierto de arenas, y el otro es vergel de aguas; pero son hermanos. Es decir: el uno no puede vivir sin el otro.

Seth y Osiris se turnan como la noche y el día. Ambos hermanos revisten un misterio. El límite entre uno y otro es apenas un paso en las arenas de desierto...

16 comentarios:

Red. dijo...

El magnetismo de los opuestos, es ley física, y tan inevitable como que se caiga una manzana cuando la soltamos de las manos.

Siempre me devané los sesos intentando entender cómo es posible que te atraiga conversar con alguien que no tiene nada que ver con vos.

Pero en realidad no es que no tiene nada que ver con vos, tiene aquello que no tenés por lo cual te interesa adquirirlo como conocimiento, sus vivencias no son precisamente las tuyas por lo cual tenés mucho para aportarle.

Un dato insignificante le es de lo más maravilloso y hasta la clave para alguna situación que esté atravesando, y viceversa.

Por eso la energía fluye, se retroalimenta continuamente.

Polos opuestos. La unidad.

Besos, preciosa.

MAJECARMU dijo...

Janeth,tu post nos habla de los constrastes.El cuerpo es materia y el alma es espíritu,ambos conviven se necesitan para ser y luchan para lograr el equilibrio,que les permita ser paz,amor y plenitud.
Siempre debemos ser conscientes de la dualidad,de la vida y la muerte,que se realizan cada día en nuestro camino.
Mi gratitud por hacernos reflexionar y mi abrazo inmenso siempre,amiga.
M.Jesús

Adriana Alba dijo...

luces y sombras, la dualidad, los dos polos.

Una vez màs seguimos parendiendo e iluminàndonos con tus entradas Janeth.

Gracias.

ANTIQVA PHOTO dijo...

Que tiempos aquellos en que uno leia SOBRE ISIS Y OSIRIS, de Plutarco...

Y que decir de los combates posteriores entre SET y HORUS, hijo de Osiris...

Plutarco ya lo decia... Horus venció a su tio Set, pero no lo extermino... Todo lo que el representaba (lo esteril, lo negativo) es necesario para que el mundo pueda alcanzar el equilibrio...

Un abrazo, Janeth

medianoche dijo...

Sin equilibrio nada funciona bien, debemos hacer que ambos se mantengan en concordancia…PARA UN SER MEJOR.

Janet, muchas gracias por tus palabras, por suerte ya de regreso a mi hogar recuperándome de una intervención quirúrgica, de a poco llegara a cada bloger para visitarlos con el cariño de siempre.

Besos

mimbre dijo...

Hola Janeth...
Cuando tomamos conciencia que todo es dual y que nosotros somos parte de esa dualidad, muchas puertas se abren automaticamente, pues estamos entendiendo infimamente al universo...Buenisimo-como siempre-
Gracias amiga mia, por tus palabras¡
Un abrazo enorme

Verónica Marsá dijo...

Set, traidor y asesino, terrible descuartizador. Como dice Antiqva, el relato de Plutarco no tienen desperdicio, además, éste era sacerdote de Apolo en Delfos y veía de forma muy original las creencias egipcias.

Muy buena idea la tuya en esta entrada.

Gracias por la información, Besito.

Escribir es seducir dijo...

LO OPUESTO SIEMPRE SE ATRAE SIEMPRE SE NECESITA SIEMPRE SE COMPLEMENTA
¿SIEMPRE? NO LO SE

SALUDOS

Raul Miranda dijo...

Linda entrada Janeth, es necesario aprender que para renacer es necesario superar las dualidades, el desequilibrio y el caos, su consecuencia.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Vencernos a nosotros mismos, tarea dificil; mas no imposile, entonces, ganamos una batalla, la más importante de todas, la del guerrero contra sí mismo. Eso es lo que la mitologia nos enseña a través de los milenios. Saber reunir en nuestro interior a los contrarios, el poder oscuro de Seth y la Luz de Osiris. Seth encierra a Osiris; no se puede llegar a la luz del día sin descubrir los secretos de la noche.

Melissa dijo...

El descenso por el pozo se le antojó ser el descenso al interior de sí mismo, a la búsqueda de sus propios miedos y ello le sugirió la idea de que los miedos nunca desaparecen, que estaban allí siempre presentes y que lo único que se podía hacer era escapar con la conciencia hacia arriba, hacia el mundo de los ideales, hacia la gloria de lo heroico. No se podía vencer el miedo; había que dejarlo estar en su sitio, en la parte animal, donde le corresponde, mientras que lo superior tenía que salir a flote, asomar la cabeza por arriba, como la esfinge.

Fragmento: LOS SIETE PASOS DE OSIRIS (Novela Histórica)

Autor: Juan Martín Carpio

Brahma dijo...

Tus palabras y las mías....
construyen ese puente invisible
que une nuestras orillas....

Lolita dijo...

EL VALOR PARA VIVIR LA VERDAD Y EL AMOR POR ELLA SERAN SIEMPRE LA LUZ QUE NOS GUIARA EN LAS TINIEBLAS.

Mahatma dijo...

Vamos desarrollando Fuerza, de abajo…..arriba. De arriba….abajo.

Conociendo nuestras sombras y recuperando una y otra vez la poderosa luz que vuelve a brillar, al principio como un puntito de luz que crece y crece, hasta convertirse en un “pequeño sol” que ilumina y nos da vida desde el interior.

Soledad dijo...

Como muestra la Tabla de Esmeralda,
el ascenso del alma y el descenso
sirven para reunir las fuerzas de lo inferior con las de lo superior y viceversa

Myriam dijo...

Son hermanos y complementarios.