Otro recuerdo....


Otro recuerdo, la estremecedora reminiscencia de una perennidad que va más allá de una vida, que rompe las barreras de los años que delimitan nuestro cuerpo. 

Este otro es el recuerdo del alma y es, asimismo, una raíz que nos lleva a un extraño pasado de paraísos perdidos y de olvidos sunstanciales. 

Es el impulso primordial que nos arranca de la cárcel de la materia y nos deja levantar el vuelo hacia fronteras superiores de libertad celeste. Este recuerdo nos habla de un “soy, he sido y seré siempre”.

Va de arriba hacia abajo, del alma hacia el cuerpo, rescatándonos de las sombras en que nos sumimos por debilidad e ignorancia.

El recuerdo... Una sombra grotesca y movediza seguía el paso de mi figura física. Otra sombra, casi sin forma y tan solo definida por su brillo y claridad, seguía a ese yo profundo que espera pacientemente ser rescatado de su cruz en el espacio.

Este recuerdo: tenía rostro de salvador.

6 comentarios:

Rochitas dijo...

ES UN TEXTO INCREIBLE.

Patricia dijo...

oh, aquél rostro salvador!

un texto magnífico, amiga.

besos.

ANTIQVA dijo...

Solo los niños son capaces de recordar, durante un tiempo, de donde venimos...

Los demas podemos intuirlo, pero no recordarlo.

Un abrazo grande, Janeth

Adriana Alba dijo...

Que gran verdad, hay recuerdos "Salvadores" "guardavidas" esos a los que siempre recurrimos para salir a flote.

No es necesario anclarse en el pasado, sòlo tomar lo que nos sirve.

Micaela dijo...

Hola Janeth. Ya regresé de mis vacaciones. Muy hermoso y alentador texto. Un fuerte abrazo.

Myriam dijo...

Precioso texto. Solo la Fé nos señalará el camino hacia la Luz.

Besos querida Janeth, desde mis vacaciones abuelísticas