Comer, Rezar, Amar; un libro de Elizabeth Gilbert


En estos días de frió extremo en mi ciudad, me recluí en mi casa para leer un librito que me encanto y lo recomiendo para aquellos que como yo estamos frecuentemente buscando a Dios.


Un libro que trata sobre lo que ocurre cuando decidimos ser artífices de nuestra propia felicidad, ya que no tendríamos que perdernos totalmente en lo brillante de un cuento de hadas no,.... gracias a esta sólida verdad, una verdad que me ha osificado los huesos durante los últimos años: a mí no me ha salvado ningún príncipe; de mi rescate me he encargado yo sola.

Comer, rezar, amar es el relato autobiográfico de la autora, en clave narrativa de su viaje a Italia, India y Bali.

A los treinta y un años y con una vida aparentemente perfecta, Elizabeth Gilbert se traslada con su marido a las afueras de Nueva York y decide intentar tener un hijo, sólo para darse cuenta de que no quería ni un hijo ni un marido,...lo que quería realmente era encontrar la felicidad y la manera de concretar una relación con el Dios de su corazón.

Un relato autobiográfico inteligente, divertido, absorbente y conmovedor que en ningún momento cae en la cursilería y que mantiene el interés hasta el final...

Mas tarde después de leer tan energética lectura, supe que existía la película interpretada por la notable Julia Roberts, y la verdad es que me gusto mucho, una bonita y entretenida película que me lleno de un ligero calorcito interior...

Advertencia: Comer, Rezar, Amar van adorar las personas muy espirituales, muy románticas y con problemas existenciales, el resto es posible que corra el peligro de dormirse en la sala de proyección.



16 comentarios:

Juglar dijo...

No creo que me duerma, ¡ni mucho menos! con el argumento que nos cuentas.
Supongo que la película no es reciente. Intentaré conseguirla y el libro también.
Gracias, mi niña, por estar ahí.
Un abrazo grande.

Adriana Alba dijo...

vi la película y me encantó!
Lo terrenal y lo espiritual unidos, hay creencias de que las personas espirituales no tienen deseos , o que se tienen que recluir en las montañas del Himalaya para estar en contacto con la Divina Presencia.


el cielo está exactamente en el lugar en que estamos, aunque en el caso de la protagonista el viaje le sentó muy bien jajaja.

Excelente post.

Brahma dijo...

Cuando salió este libro por primera vez, las librerías que suelo visitar lo tenían en la sección de cocina y dietas. Ahora, lo han vuelto a editar, poniendo a Julia Roberts en la portada, y está en donde ponen a los más vendidos.

Lolita dijo...

Tengo un primo que anda haciendo el camino de Santiago, y ya tiene tiempo que se fue porque trabajó como hospitalero, y después iba a hacer el camino a pie y me envía sus crónicas por correo y yo me destornillo de la risa con todo lo que cuenta. Y me maravillo de los insights que tiene. Porque todo viaje tiene eso: me confronta con como salgo a vivir la vida, como resuelvo los problemas, que me desespera, que me hace fuerte, cuáles son mis debilidades (cosas que en la comodidad de la casa, pueden pasar desapercibidas).

Soledad dijo...

El libro está divertido, hace pensar y me sacó las ganas de ver la película cuando llegue a mi país. Y de comprar la segunda parte también jajaja...para enterarme bien en que acaba todo.

Melissa dijo...

Hola, Janeth! Me gustan este tipo de películas que se ve que es fresca, para contrarrestrar con las agresividades de la vida.

Alicia dijo...

La vida es un viaje experimental, hecho involuntariamente. Es un viaje del espíritu a través de la materia y, como es el espíritu quien viaja, es en él donde se vive....

Juan Meriles dijo...

Lo que se ha sentido es lo que se ha vivido....Nunca se ha vivido tanto como cuando se ha pensado mucho. Sólo la idea alcanza, sin corromperse, el conocimiento de la realidad. Soy alguien para quien el mundo exterior es una realidad interior. Siento esto, no metafísicamente, sino con los sentidos usuales con que captamos la realidad

Mahatma dijo...

La verdad es que es un libro para el que hay que estar mentalmente fuerte y muy preparado, ya que es bastante triste y duro. Mucho mundo interior, mucho sentir interior, ¡realmente a toneladas! Comparto mucho de lo que aqui leo y me siento identificado con cada pensamiento

Ximena dijo...

Desde hace muchos años, ando buscando esa cosa que todos llaman "paz interior". Dada la actitud más bien cínica, crítica y oportunista que casi siempre exhibo, supongo que hasta resulta difícil de creer pero en el fondo quiero algo más que conquistar el mundo (sólo que conquistar el mundo, ríanse si quieren, me parece comparativamente menos complicado que hallar la paz interior, por eso casi casi que lo superpongo). Pero no, realmente (y esto es una confesión) quiero las mismas cosas que Elizabeth logra en su viaje. Y esa misma actitud.

Alcira Handal dijo...

Ví la película "Comer, Rezar, Amar" y te dire que creo que muestra una tendencia de vanguardia en lo que se refiere a la postura de búsqueda incesante de la mujer moderna.

Lo primero es que pese a que muchos la "defenestraron" a mi me gustó.

Myriam dijo...

Gracias por la doble recomendación y gracias por la advertencia.

Espero que tu invierno vaya siendo un poco más benigno conforme pasan los días y que sino, igual encuentres siempre lecturas vivificantes.

Un beso muy grande, desde mi verano pegajoso y agobiante.

Belkis dijo...

Gracias por la recomendación Janeth.
Te envio un abrazo cariñoso

MarianGardi dijo...

Como dijo Buda: "Se tu propia luz"
Esta pelicula me mantrendria expectante, no me dormiria no.
Un abrazo Janeth

Ricardo Miñana dijo...

No vi la película gracias por la recomendación,
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

ANTIQVA dijo...

Interesante tu reseña, amiga. Incitas a profundizar...

Por aqui estamos envueltos en el calor del verano, con amenaza de 42 grados estos proximos dias...

Un abrazo, amiga