Lo que fue, es y será siempre


En recuerdo y agradecimiento por todo lo que me enseño, y tantos recuerdos hermosos que me dejo,... mi abuelo;... un hombre que fue el motor de mi incesante busqueda del conocimiento...

...Y no faltaron escapadas a las estrellas, a universos infinitos, dejando vagar la mirada en la noche brillante plagada de luces amigas, buscando el reflejo de la Luna en las aguas o el brillo del Sol en una gota de rocío temprano. Entonces no me di cuenta de lo fácil que era escapar de la cárcel del tiempo. Hoy, con los ojos cerrados, rememoro tus cuentos y sé que, más que palabras, estábamos viajando sin límites cuando todo a nuestro alrededor era limitado y pesado...


Todo hombre se pregunta de dónde viene y adónde va. Aquella breve parte de nuestro pasado que recordamos se llama experiencia; más allá, un nebuloso hálito de vida nos indica que debemos haber existido desde mucho antes de nacer en este mundo. 

Cuando los que recuerdan son muchos hombres, ese recuerdo preciso se llama Historia, y el presentir que somos mucho más viejos que lo que nos indica la no muy segura ciencia contemporánea, se titula, bajo cierto aspecto, Mitología.

8 comentarios:

El Drac dijo...

Si algo echaré de menos cuando me vaya será el no haber llegado a saber todo lo que existe en el mundo.

Un gran abrazo

ANTIQVA dijo...

Muy bellas palabras, amiga, y todo un reconocimiento a esa persona que te ayudo a arrancar en la vida

Un abrazo

Juglar dijo...

Creo que tenemos mucho que agradecer a tu abuelo. Su nieta recogió de la cosecha que hoy comparte con nosotros.
Un abrazo cariñoso, mi niña.

Mahatma dijo...

Janeth, vamos acumulando experiencias a lo largo del tiempo y estas experiencias conforman nuestra conciencia humana colectiva. Los antiguos pueblos profundizaban en el estudio de la historia para Comprender mejor nuestro origen y poder visualizar nuestro devenir.

Raul Miranda dijo...

Hace muchos años tuve un Maestro que me decía que el Arte de la Felicidad estaba en lograr objetivos. Hay personas que, parece ser, vienen al mundo con una estrella y todo les sale bien. Hay otras, en cambio, a las cuales les es muy difícil lograr cada cosa. Y encontramos a veces a los Elegidos de la Historia, que con su sola presencia pueden hacer verdaderos milagros.

Alcira Handal dijo...

Janeth, tu abuelo te abrio las puertas a la vida espiritual, asi como tu nos has enseñado a abrirla, esta es una eterna enseñanza que nos invita a acercarnos a nosotros mismos, a ese centro de poder que todos tenemos en nuestro interior.

MAJECARMU dijo...

Janeth,buen homenaje a tu querido y sabio abuelo,cuyos conocimientos aún perduran en el tiempo y nos llegan a través de tus letras...
Sin duda acumulamos experiencias,pero es cierto,que intuimos,que todo lo que nos va ocurriendo, de alguna manera,ya lo hemos vivido antes,personas y circunstancias...
Intuimos,que todos llevamos dentro una sabiduría ancestral,que clama a veces por salir...y relegamos al estante de la imaginación inventiva,sin querer darle importancia...Y se queda dormida como un mito...
Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu cercanía y buen hacer,amiga.
M.Jesús

Rayén dijo...

Hermosos recuerdos.Los abuelos son una parte importante de nuestra historia, así como nuestros nietos nos acercarán al futuro.
Muchos abrazos.