...Con la misma piedra...


"Entre hombre y hombre no hay gran diferencia. La superioridad consiste en aprovechar las lecciones de la experiencia."

Lo dijo el historiador ateniense Tucídides (460 a.C-396 a.C), y aun así, muchos siguen tropezando una y otra vez en la misma piedra. 

Cual sera la circunstancia en la vida de las personas que les impide aprender de sus errores......?

17 comentarios:

censurasigloXXI dijo...

Tal vez... la confianza que necesitamos sentir de los demás.

Un beso y tu cafelito, compañera.

ANTIQVA dijo...

Hasta los animales, cualquiera, aprende de la experiencia antes que nosotros.

Supongo que es que somos demasiado soberbios y pensamos que ya lo sabemos todo

Un abrazo

Melissa dijo...

Cuántas veces, llenos de vanidad y convencidos de que nuestras creencias son verdaderas y absolutas, dejamos de aprender algo mejor

Alcira Handal dijo...

También es importante reconocer la necesidad de desechar aquellas ideas o recuerdos ya no tan útiles o, simplemente, viejos si deseamos renovarnos, avanzar o mejorar en el camino de la vida. Pensar, además, que no toda acumulación es sinónimo de riqueza…

Carolina dijo...

Así como en un cajón lleno de cosas viejas no podemos guardar las cosas nuevas e Importantes hasta limpiar y seleccionar lo que hay en ella, así debemos depurar creencias y opiniones, revisar cuáles son útiles y verdaderas, desechando aquellas que son producto de la información parcializada o tendenciosa de nuestro entorno, de las modas o “corrientes de opinión”, o de los conocimientos que son tan superficiales que en nada sirven para ser, vivir o servir mejor.

Juan Meriles dijo...

Dejar de juzgarnos… Pensaba que era algo que había "trascendido", jajaja. Pero la vida nos trae una y otra vez situaciones para que sigamos creciendo, para darnos cuenta de que nunca nunca vamos a dejar de aprender.
Lo que pasa es que no siempre soy consciente.

Alicia dijo...

La vida es sabia y te enseña si somos capaces de echar un vistazo y releer lo acontecido, ahí está la sabiduría del ser humano, no conformarnos y saber avanzar con paso firme. Es necesario sentir el fracaso o la equivocación porque eso es lo que nos hace más humildes, nos baja del pedestal para aprender a aceptar la derrota sin venirnos abajo sabiendo recordar nuestra vulnerabilidad.

Alicia dijo...

La vida es sabia y te enseña si somos capaces de echar un vistazo y releer lo acontecido, ahí está la sabiduría del ser humano, no conformarnos y saber avanzar con paso firme. Es necesario sentir el fracaso o la equivocación porque eso es lo que nos hace más humildes, nos baja del pedestal para aprender a aceptar la derrota sin venirnos abajo sabiendo recordar nuestra vulnerabilidad.

Lolita dijo...

Aprendemos a lo largo de la vida a descubrir nuestro paso por el mundo. Aprendemos a caer y levantarnos, pero recordad que todo esto no sería posible si no sabemos mirar con los ojos del corazón

Ximena dijo...

Seguro que el fumador que fracasa en sus innumerables intentos por dejar de fumar tiene voluntad en dejar ese vicio pero le falta "VOLUNTAD" con mayúsculas. Quien verdaderamente siente, necesita algo, hace todo lo posible por conseguirlo. Seguro que ese fumador que no obtiene el resultado deseado no siente esa Necesidad Vital.

Brahma dijo...

Las personas que tropezamos una y otra vez en la misma piedra tenemos un inconsciente que nos traiciona, que no nos deja cambiar, que nos sabotea. Recientemente he escuchado una historia que sirve de analogía para entender lo que trato de explicar.

Resulta, que en ciertas partes de África se cazan monos de una manera muy particular e ingeniosa. El cazador deja un cacahuete en un pequeño hueco entre rocas por el que sólo cabe la mano extendida.

Cuando el cazador se va, el mono, que ha estado observando la escena, se acerca y mete la mano, agarra su cacahuete pero queda atrapado porque se niega a abrir la mano y abandonar su premio. Su mano está cerrada pues contiene su apreciado tesoro. El cazador se acerca con una red y captura al mono porque éste es incapaz de renunciar a su tesoro.

A nosotros nos pasa algo parecido. Estamos situados en nuestra zona de confort y no queremos realizar determinados cambios porque implican ciertos sacrificios que no estamos dispuestos a pagar.

Mahatma dijo...

La única manera de no tropezar con la misma piedra es cambiar nuestro plan. Sólo quien hace cosas diferentes obtiene resultados diferentes. Si nada en nuestro interior cambia seguiremos tropezando una y otra vez.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Quizás necesitamos piedras de vez en cuando, sobre todo cuando estamos aprendiendo. Es difícil darse cuenta de que eres capaz de hacer las cosas bien si antes no te has equivocado un par de veces. Lo fácil a la primera hace que dejemos de prestar atención a los detalles, por lo que la próxima vez que lo intentemos es posible que no nos salga tan bien como nos salió la primera vez. Por lo tanto, necesitamos equivocarnos.

Luis dijo...

¿No será que necesitamos tener una piedra con la que tropezarnos? O peor aún, ¿No será que necesitamos tener siempre una piedra a mano con la que justificar nuestros tropiezos, sin tener que asumir los errores y aprender de los mismos?

Soledad dijo...

Es posible superar nuestras limitaciones, defectos y problemas. No pasa nada, errar es de sabios, lo importante radica en tener el valor de volver a levantarse, seguir un camino diferente, y que si tropezamos una vez con una piedra… la quitemos del camino, para nuestro bienestar y el de aquellos que vienen detrás de nosotros. Saber ver lo que nos hace daño y tener la capacidad de saberlo apartar nos asegura que, al menos, con aquello no volveremos a tropezar.

Rochies dijo...

quizás nos desborda la paciencia o confiamos que esta vez no será así.
un abrazo amiga.

Esculapio Hijo del Sol dijo...

Janeth,gracias por tu bella visita a mi blog,con respecto a tu post tenemos que aprender de los demás y de nuestros errores.Amiga que las estrellas iluminen tu vida.Roxana González de la Ciudad de Rosario