Intuición...Este saber que se expresa sin que sepamos que lo sabemos.


La intuición ha sido motivo de apasionadas discusiones en diferentes campos del conocimiento. Ha sido protagonista de innumerables decisiones políticas, al igual que de incontables descubrimientos científicos. Sin embargo, cuando logramos resolver un problema de manera intuitiva, para muchos se explica como un simple destello en la mente, como un conjunto de coincidencias azarosas.

Por lo general, la intuición es vista como algo que está bajo un velo de misterio. Esto se debe a que se trata de una forma de percepción que nos permite acceder a conocimientos, pero no sabemos cómo se origina. Nos permite notar lo que antes había pasado desapercibido. Incluso, hacernos conscientes de algo que no desconocíamos, pero lo habíamos olvidado.

Todos en algún momento de nuestras vidas, hemos experimentado instantes de comprensión intuitiva. Por lo general, los desechamos, por carecer de lógica y dudamos que tengan algún fundamento convincente. Sin embargo, aunque no exista una definición exacta para la intuición, eso en ningún momento significa que no exista.


Este saber que se expresa sin que sepamos que lo sabemos. Requiere de una integración equilibrada entre mente y corazón. Podemos hacer lo que nuestra intuición nos indica y en ese proceso de experimentación, a partir del ensayo y error, aprender a ser mayormente intuitivos. Es vital explorar el silencio a la hora de querer estar conectados con nosotros mismos para dejar fluir la mente intuitiva.

La intuición hace que emerja el entendimiento, en torno a cual podría ser nuestro sendero a seguir. Encontrar el sentido verdadero de las cosas y la naturaleza profunda de la mente. Nos permite reconocer, aprender y experimentar la verdad. Hay que entrenar la atención, si queremos desarrollar nuestra intuición.
Las experiencias previas asociadas a un sentimiento, son lo que influye en las decisiones que tomamos intuitivamente. Dicho proceso se da de manera inconsciente y tiene variables que dependen de la personalidad y creencias de cada individuo. Por este motivo es que encontramos sujetos más intuitivos que otros. Aunque buena parte del mundo de la intuición sigue siendo un enigma, experimentalmente es claro que se trata de una realidad que opera cotidianamente. 

4 comentarios:

maría del rosario Alessandrini dijo...

Como bien dices, la intuición es parte de cada individuo, y requiere de mucha atención, pero muchas veces viene sola, ya que es parte de nuestra manera de ser, me gusto mucho esta entrada.
Abrazo

Navegante dijo...

Siempre arrojando tu cuota de luz en cada entrada. Me gusta mucho leerte, lo sabes; pero lo hago desde la certeza de estar leyendo a alguien que conoce de estos temas. Un sitio positivo, con positivos textos.
Gracias y un beso.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La imaginación es el camino de la creación.
La intuición es el camino de los ojos del alma que debe llegar a ver y sentir en la dimensiones des desconocidas.

Besos.

Myriam dijo...

Me considero una persona muy intuitiva.

Besos, Janeth