Apocalipsis optimista


Si la tierra sigue recalentandose, esto es lo que va a ocurrir. El "efecto invernadero" producirá el deshielo de los Polos y eso -a su turno- provocará la inundación de la mayor parte de los pueblos desarrollados. La mayoría de los asentamientos tecnológicos resultarán destruídos y la población de los países desarrollados se transformará en grupos de refugiados.

La mayor parte de los descubrimientos tecnológicos volverán a ser inútiles, la evaporación de las aguas oscurecerá la luz del sol y las temperaturas bajarán. La vegetación entonces mutará y, lentamente, los refugiados comenzarán nuevamente a desarrollar la humanidad. Quizás ellos mismos también van a tener mitos sobre grandes inundaciones o diluvios.


Hemos desechado los conocimientos esotéricos que contienen elementos caprichosos y fenoménicos, intentando encontrar una nueva definición de la realidad y del mundo, nueva por su forma pero eterna por su contenido.

Definimos nuestros principios y fines de manera tal que no aparecen antagonismos: trabajar para la Paz, para un verdadero progreso moral y material, para la tolerancia y la armonía.

Es importante para mí que alguien -en su momento- vea un mundo mejor, pero no pretendo verlo yo, ya mismo.

El error más grande que ha cometido esta generación fue plantar un árbol y querer coger los frutos inmediatamente.

¿Dónde estaríamos si la generación precedente a la nuestra se hubiera conducido de la misma manera?

Si actuamos con la paciencia que caracterizó a las antiguas civilizaciones, la generación próxima sí va a ver un mundo mejor. Seamos optimistas. Tengamos fé y creamos en Dios.

No el Dios de las religiones, no en un Dios formal, sino en el Dios de nuestro corazon: yo creo que las cosas no ocurren por casualidad, sino más bien de manera inteligente y armónica.

Cuando se tiene el convencimiento de que todas las cosas están subordinadas a una inteligencia divina no se puede ser pesimista. Y mi optimismo me hace esperar que nosotros aprendamos nuevamente a vivir de manera inteligente y armónica.

9 comentarios:

Red. dijo...

Yo creo, amiga, que todo es como debe ser; no se cae ni una hoja del árbol sin el consentimiento del Padre, eso nos enseñado y eso nos consta.

Que no entendamos lo que pasa no significa que sea malo. Seguramente es necesario para algun fin, que no podemos abarcar con nuestra limitada mente.

Te doy un ejemplo: el pez grande se come al chico, el pájaro come insectos, el león caza ciervos. Qué de todas esas cosas no nos erizan los pelos y nos parecen injustísimas?

Sin embargo, son naturales y así deben ser. Volver al león vegetariano sería una locura, o manipular genéticamente a la gaviota para que no cace peces. Se demostró que cualquier cosita en la que intervengamos tiene efectos nefastos.

Pues bueno, luchar contra el hambre, la guerra, la marginalidad, la ignorancia, y sobre todo la indiferencia... tal vez modifique algo que era necesario, y por comedidos tal vez metemos la pata.

Sai Baba lo dijo: todo es como debio ser, y es lo único que pudo haber sucedido.

Viendo alrededor, no me parece sensato concebir que el plan original fue un mundo de paz y amor, y sin embargo tenemos esto.

El mundo se basa en injusticias, la gente no tiene iguales capacidades, iguales oportunidades, iguales sentires, iguales pensamientos.

Somos muy! heterogéneos. Partiendo de esa base, el disentir es un imperativo. Y con el disentir viene el imponer su idea, y con ello la guerra, que ya se va viendo en las mismas familias, como se pelean los hermanos, por la puja por el poder o la atencion de sus padres.

Yo te diría relax, amiga, que estamos en buenas manos y nada será como no deba ser.

Un enorme beso.

Carolina dijo...

Por muy malos que puedan ser estos problemas contemporáneos, es difícil defender que estas amenazas puedan aniquilar a la biología de la faz de la Tierra.

Alcira Handal dijo...

Pensar de otra forma en simplemente asumir que el cosmos gira en torno a nosotros. Y esa idea se descartó hace 500 años.

Soledad dijo...

El mundo se dirige hacia una catástrofe intrahistórica, que quizás asuma la forma de un suicidio colectivo, pero dicha catástrofe condiciona una gloriosa transfiguración de la vida del hombre y del mundo.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

El odio nunca se extingue por el odio en este mundo; solamente se apaga a traves del amor. Tal es una antigua ley eterna

Olga i Carles dijo...

Destrucción inveitable para construir.
Desde el comienzo de la humanidad el universo pasa por etapas y se transfigura.
Nacerán nuevos continentes, hasta el punt6o de que hayan siete. Nu8evas genjeraciones lo verán y vivirán.
El siete es númkero mágico, la humanidad estará mucho más avanzada.
Está por venir el Hijo del Hombre despejando las nubes de la mente que hasta ahora han mantwenido una ceguera universal... y ese Hijo del Hombre, es el homre mismo, la mujer misma, la naturaleza misma explayando su Luz.
También todo ojo lo verá.



Un abrazo.
Gracias.

ANTIQVA dijo...

Amiga, lo malo de esa inteligencia divina es que es posible que en estos momentos esté pasando por la adolescencia...

Quizas eso lo explicaria todo.

¿Quien sabe?

Un abrazo fuerte

MAJECARMU dijo...

Janeth,lo cierto es que,la tierra se mueve y las tecnologías del hombre caen...El hombre ha de estar ligero de equipaje,crecer y volar hacia arriba.EL ESPÍRITU DEL UNIVERSO NOS QUIERE MÁGICOS,DESPRENDIDOS Y ETÉREOS.
Hemos de transformarnos como nuestra madre naturaleza y así será.
Mi gratitud por compartir y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

Myriam dijo...

ES necesario que aprendamos a vivir en armonía con la Naturaleza y ser respetuosos de ella. DEbemos tomar conciencia y reveritr el camino de destrucción utilizando eforma concreta energías renovables, cultivos ecológicos, materiales biodegradables, etc.

Entonces, Dios e el Supremo Hacedor, se apiadará de nosotros.

Besos