...En el teatro del mundo, la puesta en escena de una viejísima e interesante obra: "el Mito de la Caverna"


Se a visto en el teatro del mundo, la puesta en escena de una viejísima e interesante
obra: “El mito de la caverna”, que, de pagar derechos de autor, debería referirse al
nunca bien ponderado filósofo Platón.

El argumento es simplísimo, pero de tan hondo contenido como simple es.

Trata de unos hombres encerrados en una caverna, sentados y encadenados a sus asientos, mientras que, a través de un sistema parecido al cinematógrafo, se imprimen en la pared del fondo de la caverna las imágenes de los seres que viven fuera y transitan por delante de la entrada a la caverna. Así, los hombres permanecen en el engaño de tomar las sombras por realidades, desconociendo la existencia verdadera de los seres y objetos del mundo exterior.

Pero, de pronto, aparece un hombre distinto dentro de la caverna: es el que, llevado por la curiosidad en el principio, rompe sus cadenas, trata de caminar y vislumbra con enorme sorpresa ese otro mundo exterior... En un comienzo, cree que está soñando, o que está ciego, deslumbrado por la fuerte luz del sol que jamás había visto; pero, poco a poco, se hace a la nueva circunstancia, conoce la verdad de las cosas, y pleno de sabiduría y ebrio de felicidad, decide retornar a la caverna para salvar del error a sus compañeros.

Puedo decir que el final de la representación no entra en los catalogados como “finales felices”. En la caverna nadie cree lo que cuenta el viejo compañero que ha regresado y, por el contrario, es vituperado y perseguido.

Para los que fuimos educados en la disciplina de la filosofía viva, es bien clara la
distinción entre esclavitud y libertad a partir de este ejemplo platónico. Los esclavos son los hombres encadenados a la caverna, a pesar de sus amagos de liberalidad en cuanto que pueden gritar cuanto quieran sus opiniones que, por cierto, jamás son tenidas en cuenta.

Y el hombre libre es aquel que, llevado por su afán de conocimiento, encuentra
las verdades de la vida, del maravilloso funcionamiento orgánico del cosmos, y de la no menor maravilla misteriosa del ser humano, en el juego armónico de las leyes universales.

Así, el esclavo se cree libre porque grita lo que “quiere” y el hombre libre se “esclaviza” con gusto a las leyes del universo, que son las suyas propias.

Quisiéramos enseñar a los hombres de nuestro mundo, de nuestra actual “caverna”,
que libertad es conocimiento, que libertad es orden, que libertad es la capacidad
de tomar determinaciones responsables que llevan a un fin, que la libertad viene del
alma que se reconoce como inmortal y sabe que su destino tiene otra amplitud que las
simples peripecias de la vida física.


11 comentarios:

El Drac dijo...

Qué bello texto la belleza de la vida no está en el ibertinaje sino en la libertasd sujeta a las leyes para el bienestar de la salud . Un gran abrazo

MarianGardi dijo...

Conocía el mito de la caverna, pero lo explicas tan perfectamente que me has emocionado.
Eres sintética, (¿cómo no serlo verdad?. En pocas letras dices mucho.
¡Maravillosa libertad! Aunque estemos ausentes de este mundo en cierta manera.
Un abrazo de amor

ANTIQVA PHOTO dijo...

La libertad... El anhelo de los hombres a lo largo de la historia... Casi nada, amiga...

Y hoy, que parecemos mas libres que nunca, quizas tamposo lo estemos...

Es un anhelo... Realmente algo dificilisimo de alcanzar...

Un abrazo grande, amiga

Adriana Alba dijo...

buenìsima entrada, y tan actual...

Es necesario salir de las cavernas hacia la luz, salir de las tinieblas a la luz y cortar cadenas de esclavitud.

isis de la noche dijo...

Ah.. qué luminosa verdad irandian tus palabras..

Nos volvemos libres cuando obecedemos a las leyes del universo...

Y salimos de nuestra propia caverna..

un abrazo cósmico amiga querida..

Myriam dijo...

libertadad con responsabilidad. Muy cierto.

Me encantó leer tu entrada y tu exclenete explicación del mito.

Besos

Rochitas dijo...

espectacular y oportuno recordarlo. Siempre.
Nos habla de la limitación del desconocimiento, e indica cuan subjetiva puede ser la mirada de acuerdo a la experiencia. La nuestra también puede ser una pequeña caverna de ficciones, dentro de otra aún mayor, y así hasta el infinito.

María del Carmen dijo...

La libertad existe en nosotros cuando decidimos que camino seguir... las leyes verdaderas son tal camino.

Gracias por tu luz que destella ene ste ambiente.

hoy vengo...

Vengo de lejana tierra,
Buenos Aires
A puro tango
Y al son del bandoneón
El dos por cuatro
No se hace esperar
Y comienza el baile…

En la ciudad porteña de tal querer
Que vio mi nacer
Y yo sus luces
Y desde un empedrado
Les dejo mis huellas
Las que son enviadas
Con gran sentir
Y verdadera paz
Arribando sus orillas
Con sabores asturianos
Con recetas de la abuela,
Acompañado por pan con susurros,

Caminando al horizonte
Cosechando sentires
y el cuerpo sano
alma calma
y con el arte elevado
Dejo mi huella
deseándote
muy buena semana.

Te abraza
Marita García
www.walktohorizon.blogspot.com

Filomena Lonetti dijo...

Janeth en mi blog HTTP://FILOMENALAESPADADELTRIUNFO.BLOGSPOT.COM/
HAY un bello obsequio para tí "La Rosa Mágica de la Amistad",disfrutalo mucho que tengas éxitos.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario

Luz del Alma dijo...

Gracias Janeth por ser parte del Camino. Cuanta claridad en tu texto.
Abrazo de luz, Mirta

MAJECARMU dijo...

Janeth,cuesta salir de la caberna de costumbres,pero hemos de intentarlo.
Mi gratitud por impulsarnos a la luz y mi abrazo inmenso siempre,amiga.
FELIZ SEMANA QUE COMIENZA.
M.Jesús