Lo que aprendo y lo que sé.....


Cuanto más sabemos menos miedo e inseguridad tenemos.

Saber algo es tomar conciencia de todo lo que nos falta por saber; pero eso no justifica tener miedo de aquello que todavía no conocemos.


Aprender de verdad es dar cabida en la mente y un lugar en la conciencia a aquellos conocimientos que no tenemos –o que es preciso volver a recobrar–, no mecánicamente sino con la voluntad bien despierta.

Es fácil aprender, dentro de lo que cabe, aquello que se comprende, y es fácil comprender cuando la mente se concentra en los nuevos conocimientos con todo su potencial. 

La repetición, el análisis frecuente, las preguntas y respuestas que se suscitan en torno a lo que vamos aprendiendo hacen que ello se fije en la conciencia y que, poco a poco, aumente nuestro nivel de comprensión. 

Pero ¿basta con llegar hasta aquí?
Evidentemente, no...

Una cosa es lo que aprendo y otra es lo que sé... Tenemos la certeza de que el conocimiento ha seguido por las vías adecuadas cuando podemos cambiar, transmutarnos, elevar siquiera unos milímetros nuestro nivel interior, actuar de manera consecuente con las ideas que vamos adquiriendo.

Podemos dominar un conocimiento a nivel mental, pero eso no significa que tengamos la posibilidad de llevarlo a la práctica. 
De modo que la voluntad no ha de servir tan solo para avivar nuestra atención, sino también –y principalmente– para mover nuestras acciones.
 
Lo que sé es lo que puedo hacer, y hasta tanto no pueda hacerlo –aunque sea con dificultades y errores subsanables–, no se debe hablar de un verdadero aprendizaje ni de un verdadero conocimiento.

6 comentarios:

Red. dijo...

Yo creo amiga que nunca podemos darnos ni por conocedores ni por sabios, aunque es cierto que vamos aprendiendo a dejar los temores de lado porque los vemos infundados, vemos que no hay cuco alguno esperando por nosotros, y también inseguridades, el temor al rechazo por ejemplo, termina siendo un miedo infantil ya que terminamos sabiendo que nadie con su rechazo -ni otra cosa- puede causarnos absolutamente nada de nada.

Pero el famoso "sólo se que nada se" es la frase que más me va, y la que siempre ha regido mi vida.

Besos, preciosa!!

MarianGardi dijo...

Este pensamiento, tiene mucha enjundia. Cundo decimos se Es o no se Es, se habla del Ser.
Llegar a Ser no se aprende, es todo un proceso que llega a través de las experiencias.
El conocimiento se adquiere, es un cultivo, cuando este cultivo está para la siega, se transmuta en cambio. La persona ya no pone su atención en hacer cosas buenas, las hace, porque no puede hacer otra cosa. No está en su naturaleza ir en contra de ella misma.
Gracias por tus mensajes que son tan reflexivos y sanadores.
Un abrazo querida Janeth

Ricardo Miñana dijo...

Hola Janeth, aprendemos mucho de las experiencias de la vida.
me gustan tus pensamientos.
feliz semana.
un abrazo

Juglar dijo...

Aprendizaje, conocimiento, acción...
La conjunción de los tres nos lleva a evolucionar en cualquier paisaje que transitemos.
Supongo que si no actuamos seremos eternos aprendices.
Tus entradas me llevan siempre a la reflexión.
Un abrazo cariñoso.

Adriana Alba dijo...

Todos los dìas se aprende algo nuevo, sacar el mejor provecho y ponerlo en pràctica es una forma de seguir evolucionando.

gacias Janeth.

abrazos.

Myriam dijo...

Sigo aprendiendo y seguiré....