Creatividad


Hace falta saber para crear, y saber cuesta tiempo y repeticiones.

Se habla de la espontaneidad que debe gobernar los actos humanos, para que cada cual exprese aquello "que le nace de su interior".

Pero, ¿a qué "interior" nos referimos? Apenas se traspasa la barrera del cuerpo comienza "lo interior", y allí podemos encontrar desde bajas pasiones hasta éxtasis místicos...

Si se trata de "expresar", habrá que expresar lo mejor que poseemos, crear en base a lo mejor que somos.

La Naturaleza repite insistentemente sus estaciones, sus días y noches; millones de veces la semilla germina en la tierra de la misma manera...

Como parte que somos de la Naturaleza, ¿no seguiremos acaso el mismo ritmo?

Repetir, repetir, repetir... por la imperiosa necesidad de perfección. El que repite no hace siempre lo mismo, lo hace cada vez mejor, se siente crecer en cada nuevo acto de
aprendizaje.

Consideremos seriamente el valor de la reiteración. No despreciemos esta enseñanza.

Pero, cuidado: el que sólo repite termina por robotizarse y odiar lo que está haciendo; el que repite buscando perfección goza con cada uno de sus actos, encontrando en ellos esa mínima parte de superación que encierran.

El que sólo repite pierde habilidades día a día; el que busca la perfección es mejor día a día.
El que sólo repite cumple actos; el que busca la perfección, realiza actos.

El que sólo repite envejece irremediablemente; el que repite en busca de la perfección está cada vez más cerca de la fuente de la eterna juventud.

14 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

¿Recuerdas aquel vídeo del alfarero y el aprendiz?
Representa casi, casi lo que tú tan hermosamente manifiestas en el argumento.

UN beso.


http://www.youtube.com/watch?v=iVYq9fxtpbY

Euphoria dijo...

Cuánta sabiduría junta en un mismo post. Me encantó. Soy tu nueva seguidora. Saludos desde Buenos Aires.

Juglar dijo...

Dependerá también del nivel de auto exigencia que cada uno tenga.
Hay personas conformistas, que tienen con un mínimo intento y otras que perseguirán la perfección de sus actos, hasta el último día de su vida.
Me gustan tus argumentos de crecimiento interior.
Un abrazo cariñoso.

moderato_Dos_josef dijo...

Así es la vida; una larga sucesión de repeticiones que nos llegan a un destino inexorable. Volver a formar parte del Cosmos.

Bsos.

Adriana Alba dijo...

...El que sólo repite envejece irremediablemente; el que repite en busca de la perfección está cada vez más cerca de la fuente de la eterna juventud.

Me encantó Janeth!

Un abrazo.

Luis dijo...

Si vas por un camino construido cada día con tus propias manos, llegarás al lugar donde debes estar

Raul Miranda dijo...

Es imprescindible devolver el valor al trabajo personal. No imaginarlo como una acción estrictamente creativa. Lo personal es también repetir con exactitud aquello que nos han enseñado.

Brahma dijo...

En verdad, el camino que nos toca construir es eterno y nos pide una acción constante, pues la meta se aleja y se eleva, en la medida en que la vamos alcanzando.

Alcira Handal dijo...

Más que repetición, deberíamos hablar de reiteración, de aquello que nos obliga a volver varias veces sobre los mismos pasos, hasta ser debidamente comprendidos

Carolina dijo...

La perseverancia es saber repetir sin caer en la rutina.

Alicia dijo...

No cabe duda de que muchos esfuerzos requieren la activa participación del cuerpo y de la energía. Pero la raíz de ese esfuerzo físico está siempre en aquellas cosas que conocemos o en aquellas que queremos; la fuerza del querer y la del saber son motores poderosos.

MarianGardi dijo...

Yo pienso que repetir es aprender.
Cuando estàs creando siempre estas innovando.
El creativo es un pequeño creador al servicio de la evolución y de la elevacion.
En el arte existe el oficio y el Arte Real.
Un cálido abrazo a tu alma

Soledad dijo...

Y para que la repetición no se transforme en fuego fatuo, para que no se agote y entre en lo idéntico absoluto y se transforme en aburrimiento, debe ir acompañada del juego de la creatividad que agregara algo diferente a la repetición.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

La repetición que trae experiencia se transforma en conocimiento.

Un conocimiento que abarca a la psiquis, al cuerpo y el entorno donde precisamente se vive el hacer.

Esta experiencia tiene que ver con la continuidad del ser, con sus riesgos y amenazas.