La seguridad es fruto del conocimiento


Esta condición es una de las más anheladas por el ser humano y, al mismo tiempo, una de las más esquivas. Sinónimo de confianza en sí mismo, de autoafirmación, esa íntima seguridad es la que nos permite ser y, por consiguiente, hacer cuanto nos proponemos.

La seguridad en sí mismo viene, para comenzar, del propio conocimiento. La antigua enseñanza que nunca dejó de ser válida, Conócete a ti mismo, sigue siendo la clave fundamental para iniciar este camino. 

No podemos afirmarnos en algo que no conocemos. No se trata de un conocimiento superficial, puesto que todas las personas, de una manera u otra, están convencidas de que se conocen. 

Pero solamente saben de sus actitudes diarias, de sus reacciones habituales, de su apariencia física, y de aquello que los demás dicen de uno. 

Falta el otro conocimiento profundo, el que va más allá de las apariencias y de las circunstancias; el que nos permite reconocernos por encima de todos los cambios, el que ahonda en los defectos y el que encuentra la luz de las virtudes escondidas.

Para conocerse en profundidad hace falta mucho valor. ¿Cómo mantener esa seguridad, sin que decaiga en los momentos difíciles? La mayor parte de los momentos difíciles –por no decir la totalidad– provienen de nuestra esfera emotiva. 

Son las emociones, las pasiones incontroladas, las que pueden derribar el edificio pacientemente construido de la seguridad personal. Por lo tanto, no debemos confiar esta autoafirmación a elementos emocionales de manera exclusiva.

No basta con sentir; hay que pensar, y pensar con amor, pues no vale la falsa imagen de que las ideas son "frías". Son las ideas claras, precisas, estables, las que van a contribuir en mayor medida al mantenimiento de la seguridad en uno mismo.

11 comentarios:

El Drac dijo...

Excelente reflexión para ponerla en práctica todo los días.

Ten un lindo fin de semana

Red. dijo...

Es cierto, cuando no dominamos un tema nos sentimos inseguros, y aunque no seamos "Gardel" cuando vamos manejando términos o conceptos aislados vamos adquiriendo seguridad.

Lógicamente el conocimiento nos apuntala y cuanto más sepamos... más nos sentimos pero la sabiduría, esa no se encuentra en ningún libro porque viene junto al resto de nuestro bagaje al nacer: siempre vemos hermanos tan distintos como los dedos de la mano, uno inseguro e indefenso, el otro hiper sociable y avasallante cuando... a los dos se les dio lo mismo.

Besos y buen finde!!

medianoche dijo...

Como siempre me voy feliz de leerte, tus reflexiones son especiales, reales, me hacen muy bien.

Besos

Adriana Alba dijo...

Pensamiento unido a sentimiento amoroso.

Excelente texto.

Abrazos amiga.

ANTIQVA dijo...

Ay, amiga, que dificil es ir conociendonos a nosotros mismos...

Quizas porque cuando lleguemos a conocernos, lo coneceemos todo...

Un abrazo, Janeth

Ximena dijo...

Nuestra seguridad está en nuestra propia formación moral y en evitar los errores que tantos padecimientos están provocando en nuestra civilización.

Melissa dijo...

La plena seguridad es también un estado del alma.

Alcira Handal dijo...

La plena seguridad es el resultado de muchas pruebas, errores y correcciones, de mucha
paciencia, de sufrimientos, y de recuperar el ánimo tras cada caída.

Lolita dijo...

Seguridad es la expresión de
un largo trabajo a través del tiempo.

Carolina dijo...

La plena seguridad es, en síntesis, el resultado de un esfuerzo inteligente. Es tener
delante una meta clara y seguir por el camino recto, sin desviarse ni detenerse. No es un
regalo; es una adquisición, es una muestra de madurez espiritual.

Juglar dijo...

"Son las ideas claras, precisas, estables, las que van a contribuir en mayor medida al mantenimiento de la seguridad en uno mismo".
¡Cuánta razón tiene tus palabras!
Un texto para analizar y meditar despacito.
Gracias, amiga mía.
Un abrazo cariñoso.