Elecciones y decisiones


Una vez que se han establecido los objetivos de la vida, una vez iniciado el recorrido que lleva a la meta, habrá que elegir entre una cosa y otra. Y no solamente elegir como acto racional, sino decidirse a la acción.

Y, por último, una recomendación que corona todas las demás: 

Saber mantener las pequeñas victorias cotidianas.

13 comentarios:

Verónica Marsá dijo...

Sí, porque muchas veces tenemos, durante el trayecto, pequeñas victorias y a la meta final no llegamos por la causa que sea.

Un besito, amiga.

Soledad dijo...

Para cambiar necesitamos de la accion, del impulso, de la inteligencia de decidir correctamente

Mahatma dijo...

Efectivamente, si cada uno de nosotros aprovecháramos para hacer el bien un segundo más al día, una hora más al año o toda una vida nuestro mundo sería mucho mejor. Y si además ahorramos energía, disfrutamos de más luz o de una hora más de la noche, además de más buenos, seríamos más felices.

Melissa dijo...

A veces hay que tener conciencia hasta para disfrutar lo que elegimos vivir.

Alcira Handal dijo...

Estamos tan acostumbrados a acoger para que todo lo que nos pasa por delante nos quepa en la vida apresurada que llevamos, que nos hemos olvidado de un par de verbos fundamentales como ELEGIR o DECIDIR, incluso los verbos QUERER, más que deber, o DESEAR, más que pasar por....

Raul Miranda dijo...

Los seres humanos nos movemos entre dos polos, el de los recuerdos pasados y el de los proyectos futuros. Si en nuestra vida predominan los proyectos, los sueños, las metas a conseguir, entonces somos jóvenes de espíritu. Si ya solo vivimos de nuestros recuerdos del pasado que sucedió o del que pudo ocurrir, entonces nos estamos haciendo viejos.

Brahma dijo...

En nosotros está la elección: o el vulgar miedo al cambio de lo que cambia de todas maneras y nos deja desamparados, o el valor del cambio definitivo que nos convierta en hombres y mujeres firmes y seguros de sí mismos, caminando por la Vida y de frente hacia el Destino.

Martin dijo...

Tenemos que conocer a los oscuros para apreciar mejor a los brillantes. Es el eterno juego de los opuestos, tan elaborado por los sabios antiguos.

Lolita dijo...

El que ama intensamente, busca la verdad y no se conforma con la ausencia de respuestas, ni con la incapacidad propia para encontrarlas, no se resigna y en su empeño trata de superar sus limitaciones.

Alma Mateos Taborda dijo...

Y sigo libando de tu sabiduría. Gracias por ello. Un abrazo.

Luis dijo...

Un día de estos decidiré hacer solo cosas importantes.

Ximena dijo...

Cualquiera de nosotros a lo largo de su vida ha podido comprobar cómo todos tenemos actitudes y cualidades que nos elevan en nuestra condición humana, y por el contrario, otras que nos rebajan hacia lo peor de nosotros mismos.

Desde esas actitudes y valores es desde donde se constituyen nuestras fortalezas para afrontar la adversidad, y gracias a ellos también vivimos los más bellos y enriquecedores momentos.

Juan Meriles dijo...

Nuestra capacidad de adaptación es inmensa, lo único que necesitamos para comprobarlo es que la vida nos ponga a prueba y aceptemos el reto.