Saber levantarse después de cada caída


Por muchos que sean los momentos duros en la vida, por mucho que uno se sienta caído y con el ánimo bajo, no debe concederse la prolongación de estos estados.

En íntima conversación hay que darse plazos para ponerse nuevamente de pie. Saber levantarse después de cada caída es una de las mayores victorias.



10 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Maravilloso Janeth!

Seguir adelante siempre.

Gracias por tus sabias reflexiones.

Un abrazo.

Navegante Del Alma dijo...

Coincido, claro, te lo digo yo que me he levantado tantas veces que ni recuerdo cuantas.
Un beso, amiga.

Juglar dijo...

¡Saber levantarse después de cada caída!
Muy cierto, como necesario para ello es, también, saber ponerse los plazos apropiados para levantarse y seguir caminando.
A veces, ante determinadas circunstancias dolorosas, nos "envalentonamos", el orgullo nos puede y seguimos adelante, sin haber hecho la parada necesaria para encerrarnos a reflexionar, cuestionarnos qué ha pasado, llorar si lo necesitamos...y luego seguir.
Cuando actuamos así, más adelante, caemos ante cualquier pequeño tropiezo.
Concederse el tiempo que cada uno necesite.
En mi experiencia, esa es la clave para superar los golpes y las caídas.
Consejos sabios, siempre, los tuyos, amiga mía.
Un cálido abrazo.

MAJECARMU dijo...

Janeth,muy bueno,amiga.
Hemos de levantarnos conscientes del tropiezo,de nuestra debilidad,de nuestra voluntad para seguir y de nuestra humildad para seguir aprendiendo,tropezando y cayendo...
Todo ello se consigue dándonos "ese tiempo necesario"...
Muy sabio consejo.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Carolina dijo...

Tenemos que volver a lograr ese temple interior, entender que caer es simplemente para levantarse otra vez.

Alicia dijo...

Nadie cae definitivamente, pues todas las cosas en este mundo son pasajeras.
Todo tiene un valor relativo,
nuestros triunfos y nuestros fracasos.
En base a esa humildad de corazón,
podemos seguir realmente avanzando

Melissa dijo...

Si sabemos estirar nuestra mano, siempre va a haber algún Angel bondadoso, real o soñado, que cogerá nuestra mano y nos ayudará en el camino.

Como tu amiga que siempre nos estas hablando con amor.

Alcira Handal dijo...

Debemos saber dar a la vida el valor que realmente tiene, entonces vamos a obtener una dimensión mucho más verídica de todo lo que nos sucede.

Myriam dijo...

Siempre, siempre. No importa cuántas sean las caidas...

Lukas de Patmos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.