Eres victima de las circunstancias....?


¿Qué debo hacer para no enojarme?

Vive como las flores!
Advirtió el maestro.

Un joven le pregunto al sabio, ¿qué debo hacer para no enojarme? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

- Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

-Mira con atención a esas flores -continuó el sabio anciano, señalando unos lirios que crecían en el jardín.

Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas.
Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.


Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse.

Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Esto, es vivir como las flores.

"No te tomes nada personalmente"

cuando seas inmune a las opiniones, y los actos de los demás, dejaras de ser la víctima de un sufrimiento innecesario.

16 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Mi querida Janeth,gran lección nos dejas...vivir como las flores,dando lo mejor en medio del estiercol,sin dejar de perfumar,sin sufrir,sin tener en cuenta los defectos de los demás...
Mi gratitud y mi abrazo grande siempre.
FELIZ SEMANA,AMIGA.
M.Jesús

Adriana Alba dijo...

Tal cual, seamos como las flores....

Me encantó!

David C. dijo...

Muy buena reflexión. Gracias por compartirla.

ANTIQVA dijo...

Quizas sea cierto... Quizas alguien puso las flores simplemente para que pensemos...

Un abrazo, amiga

Myriam dijo...

me gustó mucho esta alegoría. Yo te cuento que vivo como las margaritas con las que me identifico porque crecen en cualquier tiempo y terreno y son sencillas.

Un beso, querida Janeth

Verónica Marsá dijo...

Pues sí, aunque los defectos son suyos, no dejan de herirnos muchas veces y a sabiendas. Defectos tenemos todos, sólo que a algunos no nos gusta que afecten a los demás... difícil asunto si convives.

Un beso. A ver si aprendo de ti o de las enseñanzas del maestro. Me quedo con las violetas, tengo el patio repleto!!!

Juan Meriles dijo...

Todo esta en la forma que elegimos convertir las adversidades en verdaderos “desafíos” de la vida, en verdaderas “oportunidades” para aprender y fortalecernos.

Raul Miranda dijo...

“Oportunidad” es una palabra compuesta del latín que significa “antes del puerto”. Es decir, luego de navegar, siempre hay una oportunidad. Y sin duda, si naufragáramos, nos habríamos ahogado en el mar de las decepciones y jamás hubiésemos llegado a “buen puerto” para emprender nuevamente un viaje más preparados, gracias al aprendizaje obtenido en ese constante navegar de la vida.

Brahma dijo...

Descubrir y poten-ciar nuestras fortalezas; es aceptar y transformar nuestras debilidades, explorando las profundidades de nuestro Yo Interior, donde habita la esencia del universo y sus principios

Melissa dijo...

Maravilloso. Una hermosa enseñanza.

Mahatma dijo...

Janeth mi hermosa Azucena, que significa corazón, ternura y comprensión, que desde el otro lado del jardín llena mi vida con su bello aroma en palabras y su color calido de amor que profesa por mi.

Lolita dijo...

Como las flores abramos nuestras mentes y corazones, como las flores se abren a la vida esparciendo semillas de amor, de paz y de fe....

Martin dijo...

Simplemente maravilloso hay que vivir como las flores

mimbre dijo...

Hola Janeth...
Como las flores...Tendremos que ejercitarnos en esa diciplina, Je, Je¡¡ Maxime aquellos que somos propensos a enojarnos¡¡ buena entrada-como siempre-. Gracias por tus conceptos, es temporario se tomaron, madre e hija, unos dias "de mujeres" lejos del mundanal ruido en la costa del mar, y me quede solito¡¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Ricardo Miñana dijo...

Hola Janeth es grato leerte amiga, estaré de viaje por cuestiones de trabajo durante 10 días, que tengas una buena semana.
un abrazo.

Rochitas dijo...

Claro que sí, amiga. Creo recordarlo como uno de los 4 acuerdos, y casi uno de los más difíciles de cumplir.
Bueno recordarlo. Pedagógico y sano intentarlo.