El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien


Tolkien nos hace soñar no solo con un mundo mágico, sino con el valor y la belleza que residen en el alma humana. Buceó en las raíces de la historia céltica, escandinava y germánica para traernos los sueños que danzan escondidos en nuestro propio corazón.


El Señor de los Anillos, una de mis lecturas favoritas; no es un libro religioso, no tiene iglesias, cultos ni templos. Eso sí, es básicamente moral. 

Para Tolkien, el mal es un estado de degradación de los seres, hijo de la Soberbia, de donde nace la primera corrupción de Melkor o Morgoth, el primer Señor Oscuro, nacido de la envidia de lo Uno, la Causa sin causa. Pero el mal no es omnipotente ni omnisciente. Tampoco está por encima del miedo, ni tiene conocimiento del futuro. El mal, el efecto Nazgul, consiste en crear temor en el corazón de los hombres. No puede hacer más. El mal anhela el Poder, el control definitivo sobre la vida.

El Anillo es un medio y un centro de poder y fuerza, de acuerdo con la medida del portador. Está corrompido por la mano que lo forjó, y al usarlo se entra en el mundo de las sombras y se desaparece gradualmente. 

El solo deseo del Anillo corrompe el corazón y debilita la Voluntad. Es inútil esconderlo, el deseo nace y alimenta la soberbia, por eso el único antídoto es la humildad, el amor, y los grandes protagonistas son los mínimos hobbits.

Todos los protagonistas pasan su tiempo de prueba. Cuando Frodo le dice a Gandalf. "Tu eres sabio y poderoso, ¿no lo quieres?" Gandalf reconoce al punto el peligro y lo rechaza, no sin rastros de lucha interior. Saruman, en cambio, da cobijo a la tentación y la disfraza: utilizará el Anillo para controlar el mal. Pero lo único que desea es ser el más poderoso. Boromir sería un rey poderoso y sometería a Mordor: "Yo convocaría gloriosas victorias...", pero poco después muere en manos de los orcos, así como Saruman muere a manos de Lengua de Serpiente.


En Galadriel la tentación tiene más de vanidad que de soberbia. Frodo le ofrece el Anillo y ella se levanta como un gran árbol en flor, dura como el diamante, suave como un claro de luna, y dice: "¡En el sitio del Señor oscuro instalaré una Reina, y yo no seré oscura sino hermosa y terrible como la mañana y la noche! ¡Hermosa como el mar y el sol y la nieve en la montaña! ¡Terrible como la tempestad y el relámpago! ¡Todos me amarán y respetarán!" Pero vuelve en sí y consiente en ser solo Galadriel.

En Sam, el Hobbit, en la fortaleza de Cirith Ungol, el influjo maléfico del Anillo atraviesa su sencillez y ve a Sam el fuerte, con ejércitos acudiendo a su llamada para derribar Barad-dur y convertir las tierras malditas de Gorgoroth en un jardín, pero reconoce que no es suficientemente grande para tamaña carga.

Frodo, el portador del Anillo, no es el más fuerte, ni el más valiente, pero se sorprende a sí mismo cuando dice. "Yo llevaré el Anillo... aunque no conozco el camino". Tiene miedo, como se lo reconoce a Boromir, pero se compromete y es firme y generoso en el amor a sus compañeros: en las cascadas del Rauros se separa de ellos porque no quiere conducirlos a peligros mayores. Tiene la convicción de proteger a la Tierra Media y a sus habitantes. 


10 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Janeth,fascinante esta historia,que no conocía.Mis hijos la han visto,pero yo no...Esas fuerzas del mal,que prueban siempre la fortaleza y la dignidad humana están implícitas en todas las culturas del mundo,sin duda alguna.
Mi gratitud y mi abrazo grande.
FELIZ SEMANA,AMIGA.
M.Jesús

Adriana Alba dijo...

De una maravilla incomparable, éstos libros, luego llevados a la pantalla están llenos de sabiduría y tienen tanta actualidad...

El bien y el mal, la ambición de poder, el ego y la lucha del alma por recobrar su prístina luz.

Gracias Janeth, me ha encantado.

medianoche dijo...

Lo leí, y también vi la película es fascinante la historia, gracias por recordarla.

Besos

Micaela dijo...

No he leido los libros pero si he visto las películas que me encantaron. La magia forma parte de esta historia. Son sensaciones. Un fuerte abrazo.

Myriam dijo...

Interesante tu reseña. NO lo he leído. Algún día espero poder hacerlo, cuando baje mi lista de pendientes...

Alcira Handal dijo...

Hay mucho para hablar, y aún se podría hacer un análisis muy largo de esta y de otras historias del genial escritor, pero probablemente sólo se puede decir de la obra de Tolkien que entusiasma a los niños y hace pensar a los adultos.

Lolita dijo...

Hay algo interesante y complejo en esta obra, un cierto sentido de que todo existió mucho tiempo antes del comienzo de la Historia, en la época en que los gnomos, los elfos, los espíritus de los árboles y los magos convivían con los hombres. Una época de reyes buenos que curaban por imposición de manos. Una época olvidada, mitológica, pero que nadie sabe por qué, todos sentimos como algo real.

Melissa dijo...

Como con todas las grandes obras, también las de Tolkien han sido objeto de críticas y clasificaciones. Se ha interpretado, siguiendo las normas del materialismo dialéctico, que toda su obra es un culto al antihéroe, porque los héroes de sus obras son a veces los débiles y pequeños. El hecho de la debilidad física de sus protagonistas frente a las dificultades que enfrentan, no hace más que resaltar el heroísmo. Pero un materialista sólo imagina al héroe como un superman con superpoderes; y nos preguntamos, si tiene superpoderes ¿dónde está el heroísmo?

Raul Miranda dijo...

Hacía falta una respuesta, hacía falta tomar la iniciativa, romper el hocico sangrante de ese monstruo del materialismo que devoraba las conciencias.

Un filólogo como Tolkien no podía hacer otra cosa que esa diadema de joyas que son: “The adventures of Tom Bombadil”, “Farmer Giles of Ham”, “The Lord of the Rings”, “Tree and Leaf”, “The Hobbit”, “The Silmarillion”, etc.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

No hemos visto la pelicula no leido los libros, pero la mayoría de los comentarios que hemos escuchado has sido fabuloso.

Intentaremos comprar el libro. Nos has entusiasmado.

Es bueno para sociedad hacer peliculas que evoquen conciéncia.


Gracias.