La auto-soberanía: la verdadera libertad


Para entender qué es la verdadera libertad, tenemos que entender qué es lo que genera el sentimiento de esclavitud. No se trata de limitaciones físicas. Se trata de actitudes, creencias, hábitos y características de la propia personalidad que nos hacen sentir el peso de las situaciones.

Hay esclavitudes creadas a través de la mala convivencia con los demás en el pasado.

Hay esclavitudes relacionadas con las expectativas de los demás, la familia, la sociedad.

Hay esclavitudes debidas a la atmósfera de confusión generalizada que existe en el mundo a nuestro alrededor.

Hay esclavitudes debidas a las propias debilidades internas.

Estos cuatro tipos de presión reprimen el sentimiento de ser libre. Las esclavitudes se adquieren. No forman parte de la naturaleza original del ser.

Mediante el conocimiento sobre la naturaleza real de las esclavitudes, podemos disminuir su efecto de forma considerable. A ello se añade el poder que la meditación nos da. De esta manera podemos empezar a disfrutar de nuestra libertad verdadera: la espiritual.

Esta reconquista interna se denomina auto-soberanía. Ahora tenemos libertad para ser lo que siempre hemos deseado ser: pacíficos, alegres, bienintencionados, amables. Es precisamente esta nueva naturaleza que aflora lo que nos permite ganarnos los corazones de los demás.

16 comentarios:

Juglar dijo...

Las esclavitudes de todo tipo nos circundan, nos rodean, nos agobian, nos asfixian y, sobre todo, nos privan de libertad.
Pero vamos tan rápido, tan en volandas, que no caemos en la cuenta de sus grilletes, hasta que apenas podemos movernos, ni actuar libremente.
Ya es hora de detenernos, reflexionar, mirar detenidamente nuestro interior y luchar por esa auto-soberanía que nos indicas.
Ganarnos el corazón de los demás liberando, primero, el nuestro.
Buena oferta nos propones.
Gracias, querida amiga.
Tu blog es un bálsamo en el camino.
Cariños varios, Janeth.

Verónica Marsá dijo...

La esclavitud es una imposición de la necesidad. Hay autosoberanos que necesitan aumentar el poder de esa soberanía, hasta ser soberanos de los demás. Todos los conceptos son peligrosamente empleados por quienes tienen el poder.

Por eso nunca he creído en la democracia, porque nadie piensa en el interés de los demás teniendo en cuenta su propio perjuicio...

Un besito.

MAJECARMU dijo...

Mi querida amiga,después de ver tu post anterior...Medito en este sobre la necesidad de recuperar esa "auto-soberanía"que nos dá la libertad del espíritu...La consciencia de ser coherentes en pensamientos y obras.Nuestra afiliación a los valores humanos,que nos permiten crecer y sobrevolar la materia...
La autenticidad interior,despegarnos "del ego"deben ser nuestro objetivo y meta hacia adelante siempre.
Mi felicitación y mi abrazo grande.
Feliz semana,amiga.
M.Jesús

Myriam dijo...

Siempre he dicho que no hay peor esclavo que el que lo es de si mismo: actitudes, creencias, hábitos y características de la propia personalidad se adquieren y por lo mismo, pueden modificarse. peor como bien dices: primero debemos ser conscientes de esa esclavitud y conocer su verdadera Naturaleza.

Muchos besos

ANTIQVA dijo...

Dicen que el conocimiento nos hace libres...

Ojala sea asi, amiga

Un abrazo

Melissa dijo...

La esclavitud de los habitos es mas dura y mas real en los seres humanos, la ciencia dice que el hombre no es mas que un manojo de habitos ambulante y repite lo que los antiguos ya han dicho: que los habitos se convierten en en una segunda naturaleza porque tienden a manifestarse naturalmente, bien lo expresa este lucido pensamiento:
siembra un pensamiento y
cosecharas una accion,
siembra una accion y
cosecharas un habito,
siembra un habito y
cosecharas un caracter,
siembra un caracter y
cosecharas un destino.
una accion repetida muchas veces se convierte en habito, todos los habitos que formamos o adquirimos connstituyen nuestro caracter, todo habito bueno se llama virtud, todo habito malo se llama vicio.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Si ya lo has adivinado, el máximo generador de esclavitud es efectivamente el consumismo.

Alcira Handal dijo...

La verdadera libertad es ser un auto soberano, decidir cómo pensar y liberarse de toda la negatividad, no estar bajo la influencia externa.

Lolita dijo...

Una persona que tiene autocontrol no desperdicia su pensamiento, porque decide qué es lo que quiere crear internamente.

Brahma dijo...

Tenemos en el alma una gran fuente de sabiduría pero como no se usa se hizo de piedra, esta ahí pero cuesta ponerla en lo cotidiano.

Raul Miranda dijo...

Cuando atravesamos nuestras sombras y aceptamos nuestra oscuridad es cuando realmente nuestra luz brilla más.
Hay sabiduría en cada herida, hay un futuro mejor esperándonos saldremos de la pequeñez de nuestros pensamientos más oscuros hacia el brillo de nuestro mayor sueño.

Soledad dijo...

Los hábitos mentales no tienen por qué ser permanentes. Uno de los hallazgos más significativos hechos por la psicología en los últimos veinte años es que los individuos pueden elegir su manera de pensar

Carolina dijo...

Para evitar ser víctimas de nuestros impulsos tenemos que trabajar activamente en mantenerlos a raya, y es un trabajo que debemos perpetuar a lo largo de nuestra vida para poder ser los dueños de nuestro propio destino.

Martin dijo...

El autoconocimiento nos permite encontrar ese equilibrio tan necesario para entender la vida... a nosotros mismos y a los demás... tolerar las frustraciones, una mejor aceptación de las adversidades y de esta forma salir fortalecidos ante los inconvenientes que siempre existirán en la vida.

Pedro dijo...

Hay un proverbio chino que dice:

"Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la visión. Cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la sabiduría, y cuando el espíritu no está bloqueado, el resultado es el amor."

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La peor esclavitud es la de no cenocerse a si mismo en el YO VERDADERO, de a´quí suelen venir todas las demás.


Un abrazo.