En las pupilas de los niños.


Las verdaderas imágenes que se dibujan en los celestiales del universo, con un solo click, aparecen como en un carrousel en las pupilas de los niños. Sólo hay que saber hacer click y saber ver en el interior de esas pupilas.



Como a veces los grandes solemos andar muy ocupados en cosas serias, y por lo general inútiles para la vida, hagamos el camino a la inversa. Tal vez desde estas imágenes astronómicas que reflejan cada día las gigantescas coordenadas sobre las que se sostiene el universo todo, podamos aprender a descubrir en ellas, las pupilas de los niños.



Las que están cerca de nosotros, las que están lejanas, las que no logran abrirse al diámetro de la vida, las que son ofuscadas de tanta tristeza, las que nunca han visto el mar, ni el color de los ojos de la madre. Las que ríen de asombro, las que se esparcen por el mundo tiñendo de alegría los planetas.



Tal vez allí comencemos de nuevo a leer el libro de la vida y a sembrar en nuestros ojos el porvenir, que ya está escrito en ellas.

18 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Los ojos de los niños son limpios y sinceros, ven la vida color de rosa, sin amarguras.

Hermosas las imágenes.

Abrazos.

Juglar dijo...

Ellos nacen sabios y traen consigo, reflejada en su mirada, toda la sabiduría del Universo.
Pero, los "domesticamos" y los teñimos de nuestro humano criterio.
¡Cuándo me gusta tu lugar, mi niña!
Un abrazo.

Red. dijo...

Qué lindo sería volver a ser chico!!

Se que podría lograrlo si tuviera como máximo un 10% de todos los temas irresolubles que me rondan la mente.

Cero tiempo libre, me voy a dormir simplemente porque no doy más, no tengo resto para el juego.

Pero se que si tuviera tiempo, podría ser una niña de nuevo. Se que si.

Besos, linda!!

Verónica Marsá dijo...

Ya tengo dos preciosidades de pares de pupilas orientales que están descubriendo un mundo limpio. la suciedad que han visto mis peques desaparecerá para siempre se sus pupilas y de su memoria, ojalá, es mi mayor deseo.

Un beso.

Lola dijo...

Hola que bonito volver a ser niño, junto a nuestras madres y hermanos, bajo un cielo protector, y un techo siempre cálido, sin tener que pensar más que en ser feliz, porque ese mi estado natural ¡¡¡ qué bonito sería volver…!!!
Una entrada bonita que me ha encantado. Un abrazo.

Adriana Alba dijo...

Dios se asoma en la pupila de los niños!


Hermoso Janeth

Carlos Alberto dijo...

Hola Janeth! que ojos tan puros y transparentes andan sin temor alguno. Lindisimas pinturas.
Todos pienso llevamos a nuestro
ñiño interior.

Un placer visitarte
saludos;)

David C. dijo...

Como tú dices, sobre todo alegría.

Carolina dijo...

En sus ojos el mundo destila
el tiempo como un campanario
sostenido sobre el ángulo recto
de sus sueños

Brahma dijo...

Es verdad amiga, en las pupilas de los nioños hay toda una historia escrita

En sus ojos duermen dos pocitos
de tristeza que se guindan de la
cuerda de una lagrimita hasta que el viento viene y se la lleva para la tierra de los sueños inconclusos

Cuando se ríe en sus ojos despiertan colibríes de alegría que navegan al filo de un horizonte que se extiende sin fin hasta la circunferencia
frugal de sus besos

Y entre ambos una nostalgia viajera
se prende de la memoria dibujando
la silueta de una tempestad devenida por siempre en lloviznita de amor

Luis dijo...

Desaparece el asombro cuando hay terror. Se quiebra la sonrisa cuando hay miedo y dolor. Se truncan los sueños cuando no hay lecho, ni regazo, ni leche tibia para comenzar el día. No hay solar para la invención, el juego y la travesura cuando la tierra se llena de campos minados.

Raul Miranda dijo...

El día en el cual los adultos de todos los capitales y globalizaciones los dejemos ser niños, donde quiera que nazcan, tal vez comenzará el tiempo de poner a un lado el hacer guerrero para dedicamos al oficio de reinventar este planeta y la vida misma, ambos a punto de total extinción.

Alcira Handal dijo...

Hoy me soñaste
y desde la rendija
de tus párpados
me enhebré
para siempre
en todos
tus amaneceres

Juan Meriles dijo...

Maravillosa y eterna visión en las pupilas de los niños en sus pequeñas almas querida Janeth... Cuánto dices en pocos versos. Un abrazo innumerable y mi permanente admiración.

MAJECARMU dijo...

Janeth,me encanta tu post,amiga.
Volver a mirar la infancia,sentir en el alma y en los ojos la inocencia y descubrir con esa inocencia la esencia de las cosas...La belleza de la naturaleza y el amor en los ojos y en la palabra de los mayores...
Recuerdo muchas veces a...aquella niña,que aún me habla y me dice muchas cosas...
Mi gratitud por tus excelentes posts y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

ANTIQVA dijo...

En los niños esta la Luz...

Es algo que tengo muy claro, amiga

Un abrazo fuerte

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Gracias.
Verdaderamente escenial.
El Verdadero Ser tiene Alma de niño.



Un abrazo.

Myriam dijo...

¡Qué entrada más tierna, Janeth!
y ahora que soy abuela, me enternezco más...

Besos