La fuerza de nuestro interior


Un ser humano no es tal porque tenga dos ojos, cabello, brazos y piernas, sino que lo es porque tiene algo más, algo que le diferencia como ser humano: una vida interior.

Esa vida interior yace en cada uno de nosotros y está también en medio de nosotros. Esa vida interior no se puede extraer de simples maneras, sino que se la ha de extraer de profundas y fuertes maneras. El hombre tiene el tamaño de aquello que se atreve a hacer.

Dentro de cada uno de nosotros puede surgir esa llama, esa fuerza. Esa fuerza hace cambiar todo el sentido de nuestra vida. Esa fuerza nos hace entender los viejos mitos y los nuevos problemas. Esa fuerza permite dirigirnos a los hombres con maneras simples, con palabras sencillas..., y ser entendidos. Esa fuerza nos permite construir, recrear, unirnos, amar... Es la Fuerza Interior, la única fuerza que vale, la única fuerza real y espiritual. Porque no es una fuerza de contemplación, sino una fuerza erecta como una lanza, una fuerza que es capaz de luchar por lo que cree, de vibrar por todo aquello que siente, como un arpa eólica que puede colgarse entre las ramas de un árbol y el solo viento la hace sonar.

12 comentarios:

MarianGardi dijo...

Cuanta verdad dicen tus palabras.
Gracias querida amiga por expandir y compartir

Adriana Alba dijo...

Voluntad, Sabiduría y Amor, amor en acción una fuerza que vence todo obstáculo, la mayor defensa es el amor.

Gracias estimada Janeth.

Luján Fraix dijo...

Hay que tener mucha fuerza interior para enfrentar la vida porque es impredecible.
Yo no sé si tengo demasiada, lo que sí tengo es mundo interior.

Besos querida amiga.
Bello texto

Rochies dijo...

qué pureza y sabiduría tiene tu escrito. Gracias por tus palabras siempre.

Esculapio Hijo del Sol dijo...

Janeth que tengas un feliz comienzo de semana y con respecto a tu post la fuerza está dentro de nosotros mismos.Infinitas de gracias por tu amistad y que tengas muchos éxitos.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario!!!!!!!!!!!!!

ANTIQVA dijo...

Plenamente de acuerdo contigo, amiga... El hombre, sin vida interior, no es hombre...

Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Janeth,muy bello tu post,amiga.
Realmente cuando,creemos,sentimos y vibramos...Esa fuerza es apoya por el cielo y se convierte en una gran fuerza humana y divina,capaz de crear,unir y amar.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu sabiduría y buen hacer,amiga.
M.Jesús

Ian Welden dijo...

Comparto tu creéncia, Janeth. La vida interior hay que cuidarla regarla y abonarla com quién cuida a una maravillosa flor.
La vida interior es indispensable para que no tengamos más conflictos que los que ya existen en el mundo.
Gracias por tu visita.
Un saludo chileno de Copenhague la ciudad eternamente floreciendo,

Ian.

Myriam dijo...

Me gustó la idea de que el hombre tiene el tamaño de aquello que se atreve a hacer.

Besos, amiga

Juglar dijo...

Esa fuerza interior es la que nos mantiene en la vertical y en la búsqueda de la Luz.
Preciosa entrada, amiga mía.
Un abrazo grande

José Ramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Ramón dijo...

Una gran reflexión en sus escritos el que busca siempre halla te deseo buen fin de semana.
Saludos desde Abstracción texto y Reflexión