Dar sentido a nuestros pasos


La finalidad de nuestras obras debe ser práctica, aplicable, tener un sentido que pueda llenar vacíos y necesidades en el mundo y en nosotros mismos.

Hacia dónde: cuando nos movemos, debemos tener una dirección señalada, clara y bien trazada frente a nosotros. El "para qué" nos da una finalidad, y el "hacia dónde" nos indica los pasos a recorrer y el sentido en que habrá que recorrerlos para que nos conduzcan hacia la meta propuesta. 

Sin dirección, nuestros actos corren el riesgo de diluirse en cualquier hueco del espacio y del tiempo, acrecentando la angustia al comprobar que no podemos conseguir objetivos concretos.

Quien dice "hacia dónde", también establece los medios para llegar, porque conocer el punto final proporciona habilidad para obtener las herramientas adecuadas.

Este nuevo tiempo nos pide hombres fuertes, capaces de soñar, sí, pero también capaces de plasmar sus sueños poniendo en juego lo mejor de su voluntad. Plasmar un sueño no es simplemente imaginarlo: esto otro hay que hacerlo...De modo que terminaremos afirmando que este pensamiento que proponemos y queremos para nuestro siglo, para nuestros hombres, es un pensamiento fuerte para hombres fuertes.

Como siempre, una bonita canción que nos habla de esto mismo que acabo de escribirles, disfrutenla, paz en todos, y mucho amor....

13 comentarios:

Alma Mateos Taborda dijo...

Sabias reflexiones para estos tiempos que nos depara la vida, ¡Excelente! Un abrazo.

Soledad dijo...

Cada acto asumirlo con paz y con la intención de darle un valor a cada cosa de la vida para lograr un mundo mejor.

Brahma dijo...

Janeth hermosa entrada, el camino a la felicidad consiste en poner los ojos y las fuerzas en las cosas más simples.

Melissa dijo...

Uno debe buscar en su corazón la verdad del amor y saberlo entregar.

Ximena dijo...

Janeth saber conectarme con mi esencia, permite conectarme con la esencia del otro.

Juan Meriles dijo...

Cuando tenemos un espacio para despertar la bondad verdadera es como volver a casa.

Lolita dijo...

CADA ACCIÓN GENERA UNA FUERZA DE ENERGÍA QUE REGRESA A NOSOTROS DE IGUAL MANERA... COSECHAMOS LO QUE SEMBRAMOS. Y CUANDO OPTAMOS POR ACCIONES QUE LES PRODUCEN ALEGRÍA Y ÉXITO A LOS DEMÁS, EL FRUTO DE NUESTRO KARMA ES TAMBIÉN ALEGRÍA Y ÉXITO.

Alcira Handal dijo...

El arte de vivir de dentro hacia fuera no sólo nos permite soltar cuanto existe fuera de nosotros, sino que nos da la fuerza necesaria para evitar que nos atrape.

ANTIQVA dijo...

La unica manera que conozco de conseguir algo es desearlo intensamente, y hacer todo lo posible por conseguirlo.

Un abrazo, amiga

censurasigloXXI dijo...

El problema es que quienes deberían aplicarse estas reflexiones andan llenándose los bolsillos...

Un beso, amiga. Y café que no nos falte...

Luján Fraix dijo...

TENEMOS QUE TENER TODA LA FUERZA PARA ENCAMINARNOS HACIA LAS METAS, SEGUIR UN PUNTO PARA LOGRAR AQUELLO QUE DESEAMOS ES PARTE DE LA VIDA, DEL DESAFIO...
UN BESITO

Janeth dijo...

Vivimos tiempos llenos de retos, cambios y desafíos que nos demandan liberar lo mejor de nosotros mismos si queremos ofrecer respuestas efectivas y constructivas.

Nuestras vidas a la vez ejercen una influencia e impacto en las de quienes nos rodean. Por ello, liderar nuestra vida con sabiduría y claridad requiere fortalecer nuestra maestría interior.

Janeth dijo...

En cada área de nuestra vida, la determinación es sin lugar a dudas la clave del éxito. Y en el contexto de nuestro fortalecimiento espiritual, sin determinación no podemos transformarnos, cambiar ni avanzar.

La determinación proviene de la serena y profunda convicción de que nada ni nadie me puede impedir tomar las riendas de mi conciencia, de mi ser y encaminarme hacia el destino espiritual con el que me he comprometido: el destino de la paz, de la libertad y de la plenitud.