El camino vertical


El camino vertical, es el sendero de retorno a Casa, al Padre al Origen, a la Esencia Una. Es el camino de la Revolución de la Conciencia, que sólo se puede seguir conscientemente, con esfuerzos y desapegos voluntarios. 

Es el camino de la Muerte de nuestros antiguos habitos y del Segundo Nacimiento de las Sagradas Escrituras. 

Es el camino que nos conduce: De la oscuridad a la luz, de la ignorancia a la verdad, de la muerte a la inmortalidad.

Como sabemos la cruz esta representada con dos líneas que se cruzan en el centro. Justo en ese punto de unión, donde los Rosacruces ponen una rosa, esta representado el "Quinto Elemento", dónde "la muerte de la muerte" y la vida nueva esta representada, experiencia ésta que todo estudiante espiritual ha de experimentar en su propio ser. 

Aquel aspirante a la vida espiritual ha de vivir en los dos mundos, en el mundo de los hombres y de las formas, y al mismo tiempo ha de vivir plenamente consciente del reino espiritual, aquel que llamamos el camino vertical. 

Ambos caminos son necesarios para alcanzar la Maestría, la realización del alma. Algunos suponen que han de dejar la vida material, piensan que deben retirarse del mundo, de la familia, de los amigos y el trabajo. Y que si así lo hacen encontraran más fácilmente al Padre, la realización espiritual. Pues se equivocan, la lección a aprender es la de la "adaptación" y la del "servicio". 

El trabajo verdaderamente espiritual está en lo que llamamos equivocadamente "la vida mundana". Es dentro de la sociedad, y en todos los compromisos sociales que tengamos, donde hemos de alcanzar la Maestría. 


Hemos de experimentar al alma en cualquier sitio, y en todas las áreas de la vida, ya que no existen lugares sagrados y no sagrados. Según nos dice el Maestro Tibetano: "El sentido de la responsabilidad arde en llamas centelleantes en todo aquel que ha buscado y hallado alineamiento". 

El desapego material es necesario dentro de la vida espiritual, pero no es tanto el abandonar las cosas, sino el utilizarlas adecuadamente a los intereses del alma, el responsabilizarse de ellas para que sean vehículos de amor y abundancia, y no apegos que esclavizan al hombre. Esta lección es la más difícil de aprender y requiere del aspirante una afinada inteligencia y un discernimiento y juicio a veces un tanto dificil de encontrar.

Amigos del alma aqui les dejo una hermosa cancion que habla mucho sobre esta entrada, la canción nos habla del esfuerzo y la consecución de las metas que nos proponemos en la vida. Y para mí esto se aplica a todos los seres humanos con vocación de cambiar. Espero que esta canción los anime, los inspire y los ayude a llegar más lejos en el crecimiento interior del ser humano.

18 comentarios:

Carolina dijo...

Janeth este mediodía, tu energía poderosa ha sido el toque mágico que ha curado totalmente mis heridas, haciéndome recobrar la potencia de tu Alegría, esa que nace de un Corazón pletórico de Amor, Fe y Esperanza en las constantes oportunidades de la Vida.

Carolina dijo...

Gracias, Padre Señor de las Puertas, de las profecías, del Misterio.
Mi Señor, Mi Eterno y Gran Amor.

Juan Meriles dijo...

Recordé las palabras del místico Kabir: "He alcanzado lo inalcanzable, y mi corazón ha tomado el color del amor"

Melissa dijo...

NUESTRAS VIDAS SON LOS RIOS
QUE VAN A DAR A LA MAR

Alicia dijo...

Hay amiga que entrada mas profunda y tracendental y cómo no, amo lo Eterno que me habla y se asoma en tus actos, palabras y sentimientos, en tu mirada, "hermana". Ahí donde nos reencontramos siempre y nos reconocemos en cualquier "mundo".

Myriam dijo...

Tu entrada me viene muy bien hoy, como que mi espíritu la necesitaba, así que mil gracias. Estoy muy de acuerdo que la espiritualidad debe realizarse en la vida cotidiana, en cada uno de nuestros actos y hechos.


Besos

Pd-La canción preciosa, me la guardo.

censurasigloXXI dijo...

Cambio de look del blog, me había acostumbrado al otro más dulce,,,

Yo sigo pensando que el hombre es un ente único, con sin que haya diferencia entre cuerpos o espíritus. Tal vez entre la parte racional que nos da la opción d epensar y la parte corporal que nos duele si nos damos un coscorrón bajando la escalera.

NO me siento dos partes porque siempre psicosomatizo absolutamente todo...

Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Janeth,de acuerdo contigo,hemos de poner alma y espíritu en lo que hacemos cada día y en las personas,que tratamos...Debemos unir el mundo físico y el espiritual,solo así lograremos superarnos...
Gracias por tu profundidad y cercanía amiga.
FELIZ MIÉRCOLES,JANETH.
M.Jesús

Gemma dijo...

Me gustó mucho tu entrada, Janeth, porque en definitiva es eso, saber equilibrar esa dualidad que todos llevamos, nuestra vida material y nuestra espiritualidad, árdua tarea.. Muy bonita la canción! gracias amiga! un abrazo!!

Luján Fraix dijo...

ES NECESARIO BUSCAR EL EQUILIBRIO ENTRE LOS MATERIAL Y LO ESPIRITUAL PARA LLEGAR A LA ARMONIA DEL SER.
UN BESO GRANDE.

moderato_Dos_josef dijo...

Hola Janeth.

Desde hace unos meses y debido a circunstancias personales, no dispongo de tiempo para visitaros con la asiduidad de antes, por ello, y dado que fuisteis y seguís siendo mis amigos de la red, este fin de semana –será el de mi cumpleaños– a quien lo desee, quiero entregarle un regalo especial.
Lo he dejado en mi blog. No se trata de un premio y creo que para un buen lector, es algo más… O eso espero y deseo.

Hasta siempre.

Un abrazo.

Janeth dijo...

Amigos del blog gracias miles por sus hermosos aportes, solamente acotar que a veces la respuesta está en nuestro propio Universo en el cual vivimos. Está escrita en las paredes de la Historia y en las paredes de este Universo que nos rodea. Tenemos simplemente que aprender a leerlo. Volver a la Naturaleza.

Este mundo nuevo existe ya, es el mismo Universo, esta en la Naturaleza. Nosotros lo único que tenemos que hacer es vivir intensamente el momento que el destino nos ha deparado. Ser como una llave que se introduce en la cerradura del Universo y hace saltar la puerta de la Historia, pasar a otra dimensión, pasar a este mundo que nos está esperando.

Adriana Alba dijo...

Sigamos escalando la montaña, aprendiendo, compartiendo y agradeciendo cada dìa por los dones recibidos.
Gracias Janeth por regalarnos tan sabio texto.
Te dejo un cariñoso saludo.

ANTIQVA dijo...

Parece que la clave esta en el desapego... En irnos desapegando...

Pero, entonces, porque nuestra naturaleza tiende tanto a los apegos... Porque los necesita tanto...

Ufffff

Un abrazo, amiga

Janeth dijo...

El ser humano de nuestra generación se encuentra en un momento de cambio, de transición hacia las futuras, aunque ya próximas, sociedades armónicas. Estamos atravesando un tiempo crítico en nuestra evolución como humanidad, un momento que ya está muy cercano al salto cuántico vibracional, a nuestro “despertar” para descubrir lo que realmente somos: Seres perfectibles.

Para entender el desapego hemos de partir del concepto de “apego”, visto este como la actitud de aferrarnos a algo –por parte de nuestra naturaleza tridimensional-, para sentirnos seguros: objetos, personas, ideas, creencias, actitudes, patrones de comportamiento, etc.

El apego nos convierte en seres dependientes, privados de libertad, limitados.

Mientras que el apego es una tendencia típica del ego, el desapego es una tendencia espiritual, pues el espíritu en su plenitud no depende de nada externo.

Rossina dijo...

BRILLANTE como siempre.
Me llevo esto: Es el camino de la Muerte de nuestros antiguos habitos y del Segundo Nacimiento de las Sagradas Escrituras. Es el camino que nos conduce: De la oscuridad a la luz, de la ignorancia a la verdad, de la muerte a la inmortalidad.

sunny dijo...

si llegas hasta el final de cualquier camino, acabarás cruzando el otro...

cariños, amiga!

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

El quinto elemento...
La Rosa...
Sí, avanmcemos hacia ese Reino... el Reino de las Almas.



Un abrazo.