La energía humana está pobre, muy pobre....



 

La energía humana está pobre, muy pobre. 
Otra vez hay esclavos, si es que en algún momento dejaron de existir. 

Los nuevos esclavos son los que no pueden parar de trabajar cada vez más horas para tener las mismas o menos cosas que cubran sus necesidades; sus amos no se dejan ver pero no por ello son menos crueles que aquellos de las novelas que todavía circulan en kioscos y librerías. 


Los nuevos esclavos son los jóvenes sin experiencia, son los mayores que mendigan trabajo porque no hay sitio para ellos, a menos que el sitio sea una bien disimulada explotación; son los que deben soportar todo tipo de humillaciones para mantener un puesto que les permita ganarse la vida o mantener un estatus que es la exigencia de valorización en determinadas sociedades.


Y también siguen existiendo los otros esclavos, los de siempre, los seres humanos que se venden y se compran, los que pasan por las manos de unos y otros amos, los que son engañados con paraísos ficticios para acabar encadenados en ciénagas inmundas en medio de las más sofisticadas capitales del mundo. 

Son los que viven peor que los animales y a los que se mata sin piedad cuando ya no sirven para nada.

El aire es energía y tenemos hambre de aire puro. Cada vez respiramos más porquerías y estropeamos alegremente la atmósfera, bien porque así se obtiene más dinero o porque así lo requieren las pruebas físicas, químicas o atómicas que desembocarán, por lógica, en más dinero.

Hay una auténtica peste de hambre energética, enfocada ya sea en el aire que respiramos o en el dinero que no tenemos, que se traduce en cansancio, desánimo, fatiga, en un arrastrarse día a día en medio de un presente poco alentador o ante el fantasma de un futuro sin muchas esperanzas.


18 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Totalmente de acuerdo, esta sociedad consumista nos está matando, esclavizando y volviéndonos consumidores adictos.

Volves a hábitos más saludables, sanos, renunciar a tantos lujos y posesiones y respetar la naturaleza, el medio ambiente y los animales se ha convertido en una prioridad.

Un placer aterrizar en este blog

Alcira Handal dijo...

La UNESCO informa de que en el mundo hay más de 200 millones de personas sometidas a formas modernas de esclavitud, y que muchas otras padecen el legado de aquella forma de dominación: actitudes racistas, discriminación y bajos niveles de vida.

Lolita dijo...

Millones de seres humanos se ven obligados a vivir como esclavos y se convierten en víctimas de desaprensivos que aprovechan la desesperación y la falta de recursos para someter a los más débiles a las más denigrantes formas de dominación.

Melissa dijo...

Janeth, esta entrada es muy reveladora y nos muestra por ejemplo, el trabajo en condiciones de servidumbre, la explotación sexual de niños y niñas con fines comerciales, el trabajo infantil, el matrimonio precoz o forzado, o la trata que implica el transporte y comercio con fines lucrativos de niñas y mujeres.

Brahma dijo...

También en el mundo desarrollado hay seres humanos que padecen diferentes tipos de dominación: mujeres inmigrantes obligadas a prostituirse; trabajadores del campo que viven y trabajan en ínfimas condiciones; empleadas del hogar en condiciones de servidumbre.

Adriana Alba dijo...

Un excelente alegato Janeth.
Vìctimas y victimarios...tomar conciencia... en ocasiones no todo es karmàtico.
Cuando hay que denunciar se denuncia, se reclama, se hacen valorar nuestros derechos.
como dice la ùltima imàgen depende de nosotros.



Janeth dijo...

Casi con vergüenza llamamos «civilización» al estilo de vida que nos rige, y en un mundo tan variopinto como el nuestro, nunca sabemos a qué forma de civilización
debemos referirnos... Es una fórmula netamente materialista en la que el síndrome de las posesiones, el consumo, la eterna juventud corporal y la falta de preocupaciones son las
máximas aspiraciones.

Raul Miranda dijo...

Hoy en el siglo 21, la era de avance tecnologico, de conocimientos y descubrimientos de otros mundos. La esclavitud ya no es forzada no se llevan grilletes en el cuello, ni se marca a la gente con fuego, ahora encadenan y marcan con contratos y estatutos, leyes leyes que parecen el vaiven de las olas. Y marcado en la lista de moroso

Martin dijo...

Asi es Janeth, en el mundo seguimos soportando: Prostitución y Esclavitud Infantil, Tráfico de Personas, Tráfico de Órganos, Censura, Racismo…

La trata de personas es hoy el tercer crimen más lucrativo del mundo, y genera ingresos anuales por aproximadamente 32 mil millones de dólares. Más del 85 por ciento de esa cifra proviene exclusivamente del comercio sexual. Los datos apuntan que un niño o una mujer son vendidos cada minuto. Según la ONU, doscientos cincuenta millones de personas viven en situación de esclavitud. De ellas, ciento cincuenta millones son niños. Las víctimas son las mismas que hace siglos. El objetivo que se persigue no ha variado: sigue siendo el poder y el dinero. ¿Hacia dónde nos llevará tanto progreso?.

Soledad dijo...

Pensemos que al ponernos una prenda del alguna multinacional textil, puede haber sido hecha por un chico menor en unas precarias condiciones, es algo que nos debería llamar la atención y encender una alarma interior para que nos comencemos a informar de donde proviene la ropa que nos ponemos, y donde podemos conseguir prendas que hayan sido manufacturadas de una manera “digna”.

Luis dijo...

Me encanta tu blog Janeth, veo que los ultimos temas estan muy interesantes, es triste ver como en contraste con un mundo globalizado y las nuevas tecnologías que hacen que en teoría estemos mas comunicados, existan estas situaciones de trabajo esclavo y una deshumanización terrible.

Juan Meriles dijo...

Somos tan raros los seres humanos en este planeta! buscamos adquirir objetos porque la sociedad capitalista nos lleva por ese camino.

Si viene acompañado de un precio accesible y acomodado nos sentimos triunfantes.

Por otra lado, somos los mismos que al leer articulos como èste o al ver videos dedicados a "los niños del mundo" nos sentimos conmocionados por el mensaje.

Entonces el ejercicio deberìa ser que la toma de conciencia que èsto ùltimo nos provoca sea efectivamente ejercida en el momento preciso....aquèl en el que nos enfrente con el objeto en sì, y el deseo de obtenerlo.

sunny dijo...

Vivir de pie, mirar de frente,
conquistar los límites,
hasta que desaparezcan!

cariños!

MAJECARMU dijo...

Janeth,completamente de acuerdo,amiga...Esta sociedad materialista nos lava la mente y esclaviza el espíritu,que no puede ser libre y disfrutar con la belleza de los valores de la vida...
Es hora de que rompamos cadenas y demos prioridad al espíritu,él debe tomar las riendas del destino.
Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
FELIZ SEMANA JANETH.
M.Jesús

Ramiro Jordan Alvares dijo...

No solo somos maniquíes de nuestra propia inquietud, sino que además, estamos atados con nuestras contradicciones

Mahatma dijo...

Andamos en un mundo con un gran vacío filosófico y de principios. Solo nos interesan los placeres fáciles de lograr y que nada nos aportan en lo que interesa. Bueno, la historia no se queda aquí y llegará el momento de volver a lo importante.
Exelentes imagenes para la reflexion.

Micaela dijo...

Hola Janet, me alegro de volver a leerte después de mis vacaciones de verano. Es cierto que nos dejamos llevar por la sociedad de consumo, pero creo que hay mucha gente que está despertando y rechaza cada día más cosas negativas que nos envuelven. Un beso grande.

Alma Mateos Taborda dijo...

Coincido plenamente contigo. Es una realidad cotidiana que estremece. ¡Excelente entrada! Un abrazo.