Conocete a ti mismo...


Homo Noscete Ipsum ¡Hombre conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses!...

Conocete a ti mismo... Pocas personas han sabido interpretar verdaderamente esta Fórmula o Máxima de Tales de Mileto, inscrita en el frontispicio del TEMPLO DE DELFOS. ¿Quién es este "sí mismo" que debemos conocer? 

¿Acaso se trata de nuestro carácter, de nuestras debilidades, de nuestros defectos y cualidades?... No. 

Si conocerse fuese únicamente eso, los Sabios nunca habrían inscrito este precepto en el frontispicio de un Templo. 

Este conocimiento es necesario también, desde luego, pero resulta insuficiente. Conocerse es mucho más que eso, conocerse a sí mismo es reconocer nuestro Real Ser, aquel que realmente somos, más allá de cualquier especulación intelectual o racional, más allá de cualquier sospecha o suposición de nuestra personalidad.

Conocerse a sí mismo es reencontrar todas las Potencias y
posibilidades que como Hijos de Dios hemos heredado de nuestro
Creador. Conocernos en todos los sentidos y en todas las formas,
profundizar en la Raíz de nuestro Ser, en el proposito de nuestra Existencia; Escarbar en las capas más profundas e Íntimas de nosotros mismos para ver quién y qué somos realmente.

¿Quién soy?, ¿de dónde vengo y hacia dónde voy?, ¿cuál es el
propósito de mi Existencia?, ¿qué hago aquí?. Preguntas claves en la existencia del hombre y resultado consecuente del Despertar de
nuestra Esencia, siendo un impulso natural y coherente el tratar de
responderlas. 

Cabe entonces preguntarse... ¿Por qué en estos momentos no soy consciente de mi verdadero ser?, ¿por qué o cuál es la causa que me hace vivir como otro ser que en realidad no soy?. La respuesta es sencilla aunque complicada de entender. 

La respuesta es que no estamos "despiertos!" sino soñando continuamente, y porqué no estamos despiertos; pues porque estamos como sumergidos en un profundo sueño hipnótico.

Todos sabemos que solamente usamos un 10% de la capacidad de nuestro cerebro. Y que hay del otro 90% restante, dónde esta y que hace, pues lo cierto es que está sin control de nuestra voluntad y relegado a esa parte desconocida y profunda denominada subconciente.

Vemos pues que sólo es una cuestión de adormecimiento interior de nuestras verdaderas capacidades inherentes, que todos poseemos pero que no utilizamos.

El verdadero problema del ser humano es que no sabe quién es, sí un cuerpo de barro o un espíritu inmortal. 

El señor Buda dijo: "La raiz de todo mal es la ignorancia". Que todo sufrimiento viene de ella. Disipar la ignorancia, volver sabios a los hombres, y entonces todas las dificultades se desvanecerán. 

En profunda confusión se ve sometido el hombre, y lo que es peor, ni siquiera es consciente de ese profundo aturdimiento, y eso es debido a que el ser humano no esta despierto, ya que incluso, cuando decimos que estamos despiertos, en nuestros quehaceres cotidianos, la mayoría del tiempo lo pasamos "dormidos", en fantasías e ilusiones imaginarias, en mundos irreales creyendo que somos este o aquel personaje de ficción, viviendo en el pasado e intentarlo cambiar, proyectando continuamente el futuro, y
esperando, curiosamente, siempre algo. 

Estamos conscientes, atentos a lo que está ocurriendo en el aqui y ahora?, experimentando feliz y plenamente "el eterno instante"  

El "Despertar" ciertamente es necesario, hace falta oxígeno para el alma, pero ese día sólo llegará cuando sinceramente se empiece a trabajar sobre sí mismos, cuando empecemos a quitarnos los velos de la ilusión y de los espejismos que hemos forjado durante muchas vidas, solo entonces empezaremos a despertar de verdad y a ser felices....

"...Maestro quién es Dios", le pregunta el discípulo a Confucio, y
el Maestro responde "...y tu, quién eres tu", y después agrega. Si ni
siquiera sabes quién eres realmente, como pretendes conocer a tu
Creador.....
Sabias y contundentes palabras del Maestro, pero esta misma máxima la encontramos en otras muchas referencias espirituales escritas y orales. 


En el génesis del Antiguo Testamento se manifiesta muy claro esta misma realidad, cuando se dice: "Dios creo al hombre a Su imagen y Semejanza", así pues aplicando la Ley Hermética de la analogía podemos decir que conociendo al hijo conoceremos al Padre. 

Pero, ¿quién es el hijo creado a imagen y semejanza de Dios?; es la personalidad con sus defectos y aptitudes, es el cuerpo físico y su género, son los deseos y las emociones. Porque hablamos del ser humano como si realmente lo conociéramos. ¿Qué es aquello esencialmente Divino dentro del hombre?... El Alma, eso es lo que es divino e inmortal dentro del hombre, el Alma es el Ser, es la luz divina emanada del Gran Fuego Creador. 

Nuestra Alma es lo que somos verdaderamente y en última instancia, y ella es la que esta hecha a imagen y semejanza de Dios, ya que siempre permanece libre, pura y luminosa, más allá del tiempo, de la muerte y del espacio....


14 comentarios:

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

un tema que a mi me interesa mucho y que he tratado también en De amores y relaciones.

Aquí te dejo el enlace que puede ser de utilidad a aquellos de tus lectores que estén interesados en conocerse a si mismos.

Besos, Janeth y muy buen fin de semana

Adriana Alba dijo...

Menuda tarea la de conocerse, pero indispensable para develar el verdadero Ser.
Como siempre una entrada excelente Janeth.
Cariños y buen fin de semana.

Melissa dijo...

El primer gran enigma es ¿quién soy?

Se puede decir que somos almas, que tenemos cuerpos, somos hombres o mujeres, somos costarricenses, etc. Pero se requiere mucho silencio, mucha tranquilidad para ubicarse en uno mismo verdaderamente.

Raul Miranda dijo...

En el momento que empezamos a ser nosotros mismos sentimos que hay algo que nos está llevando a ser lo que no somos, a menudo hay obstáculos que no nos permiten vernos debido a que tenemos miedo, porque al fin y al cabo podemos no ser tan fuertes y hermosos como nos gustaría ser.

Mahatma dijo...

Mediante la práctica de la meditación, se llega a ser como el rey de uno mismo, es decir auto soberano, manejando al propio ser, la mente, la personalidad y el intelecto voluntariamente y se puede experimentar una vivencia interior de lo que es nuestra propia identidad.

Janeth dijo...

Esto es una gran investigación interior y a pesar de tener casi 30 años de practicar meditación siempre tengo la sensación de que acabo de empezar, porque veo tanto que he descubierto pero me acostumbro muy rápido y veo tanto más por descubrir.

Pensamos mucho en lo que nosotros creemos que es la realidad, y uno llega a creer en las cosas que uno mismo ha creado, que no existen o sólo existen para uno y llegan a ser su realidad.

Janeth dijo...

Myriam: Por un momento me olvidaba contestarte, lei tu post,.... muy similar al mio y veo que pensamos muy parecido, el autoconocimiento a mi parecer es una obligacion del ser

Lolita dijo...

Para que uno pueda atreverse a ser uno mismo tiene que llegar a la práctica interior de toda esta realidad tan hermosa, porque nuestro papel en este mundo nos atrae tanto que el ser verdadero, en ese momento se apaga.

Luján Fraix dijo...

Es difícil contestar tantas preguntas, tratar de conocerse, de indagar en el yo, como dices al final el alma es nuestra esencia, el espejo del ser que somos.
Un besito

censurasigloXXI dijo...

Dejando aparte el sentido religioso, la frase ya sacada de contexto "conócete a ti mismo", es de autor desconocido, se atribuye a unos cuántos filósofos. En realidad, se basa en reflexionar sobre uno mismo para ser capaz de reflexionar sobre todo aquello que está fuera de ti, de la forma en la que puede alguien que desea ser un filósofo, a comenzar a prepararse para entender las enseñanzas de los maestros pensadores. Cuando hablan de espíritu, los griegos, no querían en absoluto hablar de alma y menos con la connotación cristiana que se nos ha impuesto. Cuando hablan de divinidad, no hablan de un dios sino del origen o arjé y la transformación de las cosas.

Por otro lado, los sabios de Grecia, de los que formaba parte Tales, se supone que eran cinco más dos que compraron el cargo de sabio porque fueron malos estrategas y querían compensar socialmente su prestigio. Todo esto no lo digo yo, lo dice Plutarco, un sacerdote de Delfos en su tiempo, que nos cuenta cómo iban las cosas por el santuario en sus diálogos.

Pero entiendo lo que quieres decir, en realidad soy yo la que me salgo de tu contexto, pero ya sabes que mi intención es sólo apoyar o aportar, no contradecir.

Un beso bien fuerte y un cafelito de amor.

ANTIQVA dijo...

Bueno, todo esta en nosotros, por lo que no es mala cosa, sin duda, conocernos...

Un abrazo, amiga

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Lo de Conocerse va por grados...
Somos mucho, mucho, mucho y ese mucho nos da miedo hasta que rasgas el velo de las nuves y asciendes por encima de ellas.



Un Abrazo.

MarianGardi dijo...

Siempre habrá esclavos y ellos solos con alguna ayuda externa, han de liberarse. Así es la Ley.
Como abajo es arriba!! Hermes Trimegisto.
Janeth que bonito vídeo me lo llevo, me encanta.
Que gozo venir y empaparme de tu sensibilidad y amor.