Aceptando los cambios; con corazón agradecido


Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida, porque nunca me diste ni esperanza fallida, ni trabajos injustos, ni pena inmerecida; porque veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que si extraje las mieles o la hiel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

Fragmento del poema; En paz, de Amado Nervo


Al superar nuestros problemas es bueno dedicar un tiempo a reflexionar sobre lo aprendido; a tomar conciencia de que si nos lo proponemos somos capaces de superar obstáculos; a extraer una enseñanza, una moraleja, que nos sirva para crecer como seres humanos, para crecer por dentro.

Es un buen tiempo para reflexionar a dónde nos han llevado nuestros pasos y tomar la decisión de mejorar aún más, evaluar los efectos de nuestra situación vital actual y reconocer las causas. Que estos nuevos pasos nos guíen a estados agradables y a evitar las sendas que nos conducirán al dolor innecesario. En este sentido, serán el discernimiento, el amor y el movimiento los que nos lleven a la conquista de nosotros mismos, a una vida plena.

12 comentarios:

Alcira Handal dijo...

Nuestra vida es un río en constante movimiento, ningún día es igual a otro. A veces nos aferramos a una piedra intentando permanecer en el mismo lugar, pero nuestro entorno sigue transformándose.

Luis dijo...

La experiencia de cambio nos abre la posibilidad de aprendizajes y gratificaciones novedosas, nos genera sentimientos de ilusión y curiosidad. Aún en situaciones de cambio que no dependen de nuestra voluntad y que nos duelen, podemos encontrar insospechadas oportunidades de desarrollo.

Lolita dijo...

Decía Hegel que “lo espiritual es lo real”. Hermosa máxima para estos tiempos inciertos, en que la base material de nuestras vidas reclama nuestra atención y provoca nuestros miedos, una vez que las ilusiones de prosperidad parecen borrarse en nuestro horizonte.

Un buen momento para centrarse en lo más elevado de nosotros mismos, sabiendo que lo que denominamos espíritu es lo real y cierto, lo que permanece más allá de los cambios.

Melissa dijo...

Para intentar protegerse de los problemas, las personas tienden a evitar lo desconocido. Se refugian en valores y hábitos que ya conocen. Procuran hacer tan solo aquello con lo que están familiarizadas, reaccionan contra lo nuevo, se resisten a los cambios. De este modo creamos en nuestra vida una zona de comodidad. No obstante, el verdadero aprendizaje siempre ocurre fuera de la zona de comodidad.
En realidad, en un mundo en constante cambio, preservar actitudes, creencias, etc., no es la mejor alternativa. Tenemos dificultades con lo nuevo hasta que lo aprendemos. El conocimiento anterior, entonces muchas veces se vuelve obsoleto

Alicia dijo...

La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez está en el fondo. En ese sentido tocar fondo, aunque extremadamente doloroso es también el terreno de siembra

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos.

Navegante Del Alma dijo...

Vivo superando obstáculos, asi que feliz me reencuentro de vez en cuando con tus publicaciones llenas de luz nutritiva.
Te dejo un saludo muy afectuoso, querida amiga.

censurasigloXXI dijo...

Me tomo tus palabras, porque hay momentos en que nuestra frustración la dejamos caer cuando y sobre quien no corresponde. eso significa que todavía queda taaaanto que aprender... Mucho me queda de ese trayecto.

Un beso y cafelito, amiga.

MAJECARMU dijo...

Me ha encantado la cita de Amado Nervo,amiga...Si, es bueno pararnos a reflexionar sobre los frutos recogidos y la lección que la vida nos deja cada día en la ventana...Cada dolor,cada obstáculo es camino para seguir aprendiendo y poner lo mejor de nosotros mismos, rectificar,poner orden, volver a empezar en paz y desde el corazón...
Discernimiento, amor y momiento...tres pasos que resumen la forma de resolver problemas y seguir creciendo en espíritu.
Mi felicitación y mi abrazo grande, amiga.
M.Jesús

Esculapio Hijo del Sol dijo...

Janeth vivimos en un mundo cambiante constantemente pero siempre mantenemos nuestra propia personalidad.Gracias por tu bella visita a mi blog y que las estrellas iluminen tu vida.Roxana González de la Ciudad de Rosario

ANTIQVA dijo...

Que palabras tan bellas, amiga... Ojala todos podamos hablar asi siempre

Un abrazo fuerte

sky walkyria dijo...

agradecemos lo que tenemos,
y abandonando las expectativas,
nos rendimos a la simple alegría de vivir
para crear desde la sencillez,
los más complejos deseos...