Sobre la tristeza


"Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello, de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas. 

Que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa. 
Y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. 

Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.

Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole.

Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. 

Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…

Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello." 

12 comentarios:

Carolina dijo...

Hay que cosa mas bonita amiga, una bella literatura, así es que; trenza tu tristeza mi niña, trenzate el cabello..

Mª Jesús Muñoz dijo...

Un precioso escrito lleno de sabiduría de la tierra y sus costumbres, amiga...Todo ello tiene su sentido, el acto de trenzar es todo un ritual, que detiene la tristeza,la paraliza y la consume...Muy bueno, Janeth.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tus buenas letras, amiga.
M.Jesús

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Gracias.
En realidad es una gran y buena metáfora.


Un abrazo.

Myriam dijo...

¡Qué belleza de texto, Janeth!

Y que bien viene...

Besotes

censurasigloXXI dijo...

Creo que uno de los textos que más me ha emocionado en meses, o años diría yo, lo voy a poner en práctica aunque no tenga el cabello muy largo. Y lo ofreceré como regalo a una amiga que se la está tragando la tristeza.

Un beso y muchas gracias.

Alcira Handal dijo...

Atrapar la tristeza entre los cabellos y despues soltarla con el viento, eso es lindo, me lleno por completo

Lolita dijo...

Me encantó esta reflexión, no pudiendo evitar las penas pero por lo menos impedir que nos atrapen y nos conduzca hacia un pozo sin fondo, por esto debemos poseer una mente en estado de ALERTA

Melissa dijo...

Hermosoooooooooooooo!!!! me encantó

Ximena dijo...

Que bello cuento, cuánta sabiduría encierra!

Juan Meriles dijo...

Las abuelas son un baúl lleno de sabios consejos, las cuales han adquirido a lo largo de su vida

Mahatma dijo...

Santo remedio para ciertas tristezas...

raffaelemontepaone dijo...

© raffaele montepaone all rights reserved