Pensamientos sincronizados


Según concepciones de las culturas tradicionales, el cerebro es la estación receptora de las ondas mentales, las cuales se hallan rodeándonos como una atmósfera, del mismo modo que ocurre con un aparato receptor de ondas de radio. Así, los mensajes emitidos por la mente son independientes del receptor físico que conecta con una idea.

Estas ideas, que parecen flotar en el ambiente de un momento y una época, si no son alimentadas se desvanecen, y en cambio, cuando son repetidas y reforzadas por varias personas, parecen tomar consistencia, como si se asentaran con una forma y fuerza propia, de tal modo que perviven más allá de las personas que las concibieron en un principio. Las ideas, que parecen entidades que flotaran en la atmósfera mental, son “sintonizadas” por determinados sujetos, y así una misma idea puede ser concebida por varias personas al unísono.

Según esta concepción, el mundo mental es un mundo organizado, compuesto de “átomos mentales”. De ahí que se considere que un pensamiento toma “forma y consistencia” en la medida en que se le añade energía mental al mismo.

¿Cuántas veces hemos pensado en una persona largo tiempo ausente y al día siguiente la encontramos de nuevo? ¿Cuántas veces recordamos a una persona que vive a cientos de kilómetros, y a las horas nos llama por teléfono? ¿Cómo supo que la llamábamos mentalmente? ¿Cuántas veces dichos efectos son casi instantáneos? En otros casos, hemos ido a hablar con una persona y el tema que surgió en el transcurso de una conversación, nos cambió la vida. ¿Casualidad? ¿Destino? ¿Rutas de pensamiento prefijadas o transmisiones de ideas que cambian según sean nuestros impulsos mentales irradiados al ambiente? ¿Existe un mundo casual o un hilo conductor que traza el camino invisible que nos espera y reclama, como una invitación a hallarnos a nosotros mismos?

16 comentarios:

ANTIQVA dijo...

A mi estas cosas me pasan de vez en cuando y nunca me lo he sabido explicar...

Supongo que sera eso que la gente llama telepatia.

Un abrazo, Janeth

MAJECARMU dijo...

Janeth,el tema de la sincronicidad me apasiona,me llama poderosamente la atención.Ahora que mis hijos están fuera he podido comprobar que es así.Hay momentos del día que su recuerdo llega tan fuerte,que hay un intercambio en el aire de sentimientos...Las llamadas de teléfono suelen ser respuestas de anteriores momentos...A veces me acuerdo de todos vosotros y cuando abro el ordenador estáis ahí,como milagros ratificando mis ideas y sentimientos...El universo nos une,amiga.Ojalá todos fuéramos conscientes de ello y del poder de la buena energía y creatividad en nuestro mundo...ES MUY IMPORTANTE ENVÍAR BUENOS PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS,QUE GENEREN RENOVACIÓN Y ALIENTO...!!
Mi gratitud por tu post,que es fundamental.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo,amiga.
M.Jesús

Verónica Marsá dijo...

Pues como ya dije... no creo que haya que buscar explicaciones, más bien en este post tuyo siento que hay que disfrutar de eseos instantes. La conexión con los demás es muy difícil, para lo bueno y para lo malo; así que si alguna vez se consigue penetrar en el espíritu o la mente de alguien hay que tomarlo tal cual, como un misterio más sin resolver pero felices por haberlo experimentado!

Besito, Compañera, amiga!!!

moderato_Dos_josef dijo...

cuan lejos estamos todavía de descubrir los misterios de la mente...
besos.

Myriam dijo...

Me imagino esos hilos conductores como hebras invisibles que nos interconectan...

Besos, Janeth

Red. dijo...

A mi me pasó algo loquisimo aunque suelen pasarme cosas locas desde siempre.

Hará dos años y medio cuando empecé a trabajar de nuevo, vi unos anillos en la mano de una chica en una junta de trabajo.

Como no tenía anillos porque me habían asaltado hacía poco, me acordé de la chica a la que le compro todo lo que es oro y plata, haciéndome el propósito de llamarla ese fin de semana siguiente para que me muestre lo que tenía.

Querés creer que estando por la calle caminando yendo al trabajo a la mañana siguiente esa mismísima chica me llama? Y hacía como dos años que no me llamaba, y... no he vuelto a hablar con ella, no nos frecuentamos.

Explain me.... creo que estamos conectados todos en una gran matrix, lo que vemos no es lo que es, somos pura energía interconectada y te dejo un linkcito al respecto ya que me interesó el tema alguna vez, que tenía algo más de tiempo en profundizar, ahora lamentablemente vivo a 1000.

http://red-zone-maybe.blogspot.com/search/label/Casualidades%3F

Besos, divina!! Y muy bueno el tema que elegiste hoy.

Adriana Alba dijo...

Creo que estaamos todos "interconectados"

El otro dìa hablaba con una amiga y decìamos que toda la gente que hemos conocido en nuestras vidas,incluso las "virtuales",tenían que formar parte de huestras historias personales.

Me encantó te texto.

Te dejo un abrazo.

Alcira Handal dijo...

La capacidad de ser pensamiento y de crear pensamiento nos permite establecer cualquier conexión con el pensamiento que deseemos.

Lolita dijo...

Reconocer la sincronía en nuestras vidas alimenta nuestra conexión divina con el mundo invisible de la no forma. Nos permite comenzar el proceso del despertar y ver, que podemos utilizar nuestra capacidad de pensar y de ser pensamiento para volver a dar forma y sentido a nuestras vidas.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Para mí la sincronía es la más clara muestra de que hay algo más que subyace a la absurda existencia.

Ximena dijo...

Asi es amiga, son esas pequeñas casualidades que nos ocurren y a los que la mayor parte de las veces no les damos importancia porque no nos paramos a relacionar, porque no somos capaces de abrir los ojos (o el corazón, o la conciencia,…), de ampliar las miras, de ver un poco más allá y darnos cuenta que hay algo por detrás de la cortina…

Soledad dijo...

La sincronia, tema apasionante, sucede cuando conocemos personas en un presiso momento en nuestras vidas, son esas coincidencias que más tarde nos van a permitir desarrollar un amplio campo de nuestro desarrollo personal, es la muestra de que la vida es un milagro y hay que aprovecharla, al máximo…

Alicia dijo...

Me ha encantado (y además muy bien escrito). Un abrazo

Juan Meriles dijo...

Estar abierto a que las sincronías lleguen a ser una parte significativa de tu vida es dejar de ver al mundo en términos puramente físicos.

Mahatma dijo...

Yo estoy placenteramente sorprendido/a de que siempre tengo algo nuevo que aprender y nuevos potenciales para mi ser.

Martin dijo...

A veces basta con mirar alrededor….