Me encontre con la mentira...


Me encontre con la mentira... Estaba vestida de reina... y en sus ojos brillaba la hechicera satisfacción de haberse hecho la dueña de los hombres. No la vi como reina hierática en su trono, sino como activa instigadora de todos sus súbditos.


Tiene ella en su poder un diabólico filtro que, una vez bebido, entorpece el entendimiento y hace ver las cosas al contrario de lo que las cosas son. Mientras la mentira iba recorriendo el mundo, los hombres, a su paso, quedaban hipnotizados ante sus extraños poderes. Era fácil reconocer por dónde ella había pasado, pues por allí ya no existía ni asomo de buen juicio.


Los unos peleaban contra los otros, y unos y otros esgrimían idénticas falsedades, aunque de signos contrarios. Largas peroratas servían de intermedio a las luchas violentas, y en ellas oí llamar libertad a la tiranía, tiranía a la libertad; miedo al honor y honor al vicio; fealdad a la virtud y belleza a la pornografía; valor a la agresividad bestial y ultraje a la exposición de lo cierto; evolución al ateísmo y gazmoñería a la fe; sinceridad a la falacia y absurdo al sentimiento de bien; amor al comercio y deseo de enriquecimiento al verdadero amor...


En fin, un mundo al revés, iluminado por el fulgor infernal y peligrosamente atractivo de los ojos de la mentira. Recordé, entonces, como en instantáneo relámpago, viejas tradiciones sobre la mentira.


El mito de la caverna sirve a Platón para hablar de unos pobres hombres encadenados a la materia, de espaldas a la verdad, y contentándose apenas con las ilusorias sombras que se reflejan en el fondo de su cárcel. Y, sin embargo, esos seres, presos de la mentira, siguen adorando a su reina, porque ella se ha cuidado muy bien de que no conozcan otra cosa que no sea ella misma.

19 comentarios:

Red. dijo...

Hete aquí, Janeth, alguien que desde que tiene uso de razón JAMÁS ha dicho A cuando debía decir B. Y que jamás piensa hacerlo.

Jamás cedí ni cederé a presión alguna de la naturaleza que sea, que me haga doblar o torcer mi testimonio. Eso me ha traido algunas dificultades, pero prefiero siempre las dificultades de ir con la "posta" reviente quien reviente... a las dificultades de la necedad y la falsedad.

Besos,

MAJECARMU dijo...

El amor a la materia,al vellocino de oro nos ha traído la mentira y la falta de valores.El hombre busca argumentos falsos,asentado en el poder,en el egoísmo,en la necedad y el orgullo.Mientras no impere el espíritu,la sencillez,la humildad y el amor a la naturaleza,estaremos inmersos en un mundo al revés.
Mi gratitud por compartir y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

ANTIQVA dijo...

Es que con la Verdad, aparte de vivir en la Verdad, no llegamos a ningun lado...

La Mentira es mucho mas resultona, amiga.

Un abrazo

Rochitas dijo...

La mentira es una suerte de prima lejana del ocultamiento.
No triunfa a largo plazo, tiene mala memoria y nos sumerge en una serie de encrucijadas, que se vuelven insondables.

Brahma dijo...

La ilusión es la raíz de todos los estados mentales insanos

Lolita dijo...

El coraje o el valor sería siempre virtud muy necesaria para avanzar sana y positivamente en la vida, a través de las nieblas y la oscuridad que generan las mentiras, la ilusión y la ignorancia.

Luis dijo...

Necesitamos el consejo que brota de la visión interior, de la sabiduría, sólo está podrá ayudarnos en nuestra “ceguera”, guiándonos poco a poco, entre los espejismos, más allá de las nieblas de nuestra ignorancia o autoengaño.

Martin dijo...

Vivimos en tiempos difíciles, peligrosos, una época en la que la mentira se está convirtiendo en una cuestión cada vez más apremiante y nos obliga a enfrentarnos a retos urgentes, si queremos evitar la catástrofe, el deterioro general de nuestro planeta, la hambruna, que se extiende debido a la superpoblación entre otras cosas, las injusticias sociales y mundiales, debidas al egoísmo y la ambición de unos pocos.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Hace falta erradicar la mentira que identifica la imaginación creadora con la fantasía deformante. El arte de vivir la Realidad, es un imperativo de nuestro tiempo, sino queremos perecer aplastados por el peso de nuestras propias mentiras

Alcira Handal dijo...

La causa de muchos de nuestros males, tanto físicos, como psíquicos o mentales, a nivel individual o colectivo, se encuentra en esta tendencia a la mentira, a la negación de las cosas como son, por miedo a enfrentar la realidad, a reconocer la ilusión o la mentira, y a proponernos valientemente cambiar. Sólo los valientes podrán enfrentarse como en las antiguas mitologías nos relatan, con el dragón interior, con las propias sombras, ilusiones y debilidades.

Carolina dijo...

Es fundamental esforzarnos día a día, con fe y perseverancia, en poner un poco más de luz, dentro y fuera, manteniendo la atención y la conciencia presentes, aprendiendo de todo lo que nos sucede, dirigiéndonos hacia la salida de la “caverna”, como diría el divino Platón.

Soledad dijo...

Una relfexión clarificadora y de máxima importancia, como para tenerla en la mente y en el corazón en todo momento. Gracias, Jane.

Adriana Alba dijo...

Jugar limpio, ser naturales, es el mejor camino. La mentira siempre trae desdichas.

Excelente texto Janeth.

Escribir es seducir dijo...

LA MENTIRA ES PROTAGONISTA DE REITERADAS HISTORIAS
A VECES ES NUESTRA OTRAS DE LOS DEMÁS
NOS AFECTA
NOS SALVA
NOS PERSIGUE

SALUDOS

MarianGardi dijo...

Desde luego que bien expone esta entrada lo que es la mentira. El mundo de las sombras.
Un fuerte abrazo mi querida y admirada Janeth

Ricardo Miñana dijo...

En la vida tiene que haber de todo, el bien y el mal, intentemos el bien y cuando tengamos que mentir que sea una mentira piadosa.
un abrazo.

Filomena Lonetti dijo...

La mentira se disfraza con la apariencia más bella antes los ojos de las personas que las hace tentar para que caigamos en su trampa y en su vanidad y soberbia.Infinitas de gracias por tu bella visita a mi blog,que tengas {exitos.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario

Verónica Marsá dijo...

La mentira es tanto un arma como una defensa rápida y fácil de usar. Es la más letal arma de destrucción masiva y una d elas más dolorosas cuando alguien a quien quieres o respetas. Pero ahí está, en la punta de la lengua.

Besito.

Belkis dijo...

La mentira sólo aporta disgustos a nuestras vidas y una vez nos metemos en su rueda, sólo crecemos con ella hasta que se hace una enorme bola de nieve que terminará por descongelarse y el fluir del agua nos arrastra al pozo. Te dejo un saludo Janeth