Nos acostumbramos....


Estamos acostumbrados a estar demasiado seguros de poseer, porque a diario se nos ofrece, sabemos que nos aman sinceramente y que cualquier cosa por amor se hace porque realmente nace, por todo aquello que intensamente se siente...

Nos acostumbramos a los detalles que se nos dan y otros no tienen, a todo aquello que ya ni nos sorprende, porque suponemos es común y ningún valor especial posee; nos acostumbramos tanto que casi hasta invisible o rutinario se nos vuelve...


Nos acostumbramos tanto, que hasta nos cansamos, nos volvemos indiferentes a todo ello y le ignoramos; y así sintiendo la costumbre de eso que tuvimos y por estar acostumbrados, no valoramos... llegará el día en que no estará, porque el amor y la amistad, aunque son sentimientos plenos que parece durarán toda la eternidad, son como una rosa, que si no se alimenta entre dos, tarde o temprano se marchitará...


No nos acostumbremos a lo que tenemos, no perdamos esa capacidad de asombro ante todo lo hermoso que cada día se nos da; a veces no se nos pide nada a cambio, simplemente saber que vale la pena entregarlo, que lo valoramos y disfrutamos, que crecemos y nos hacemos mejor persona con todo ello que se nos ha dado...

No nos acostumbremos a sentirnos amados, porque el amor aunque sea pleno y verdadero, para que no muera, hay que retroalimentarlo...

No seamos de aquellos que valoran, se lamentan y añoran, cuando se dan cuenta de todo lo que tuvieron y lo dejaron ir, marchitar, desvanecer y volar muy lejos, porque simplemente se acostumbraron a tenerlo y lo olvidaron dejándolo de lado...


Gracias por estar conmigo, por tu especial lealtad, por tu gentileza y amabilidad.

14 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Jamas perder la capacidad de asombro, siempre podemos aprender algo nuevo.

Excelente texto querida Janeth, un fuerte abrazo.

Red. dijo...

No creo en el lamento por lo que fue y ya no es: todo tiene su tiempo y cuando deja de ser, pretender que siga siendo es corromperlo.

Mejor dejarlo como fue, con la misma calidad, un buen recuerdo. Y a esperar lo nuevo.

Besos,

MAJECARMU dijo...

Janeth,me parece fundamental tu post,amiga.
No debemos aconstumbrarnos a mirar lo que tenemos como una rutina diaria...
La vida es un regalo continuo,la luz llega a la ventana y después nos arropa la casa,la mirada y la palabra de los seres queridos...Hemos de agradecerlo,valorarlo y cuidarlo como la planta de la vida,así es,amiga.
Mi gratitud para ti por ser y estar siempre con tu palabra sabia y generosa.
Mi felicitación por tus interesantes posts y mi abrazo inmenso por tu cercanía y amistad,Janeth.
M.Jesús

Myriam dijo...

Gracias a TI, querida Janeth por la tuya.

Es cierto, nos acostumbramos tanto a todo que damos por sentado las pequeñas maravillas que recibimos a diario, respirar, ver, sentir...estar sanos y tantas cosas.

Igaul nos pasa cn la violencia: hasta el punto de insensibilizarnos y parecernos normal.

Besos y buen fin de semana.

ANTIQVA PHOTO dijo...

Gracias tambien a ti, amiga, por tu amistad...

Ha sido una alegria poder tener ocasion de conocerte.

Un abrazo fuerte

José Ramón dijo...

Hermoso estos escritos feliz fin de semana
saludos desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Ximena dijo...

Ahora que mencionas este maravilloso mensaje creo que debi haber compartido más el día a día con mi marido que con la oficina, me habría sentado en el prado sin importar las manchas de la hierba.

Habría llorado y reído menos viendo televisión y más mientras vivía la vida.

Alcira Handal dijo...

Asi es Janeth, quiero darle oportunidad a la vida, quiero aprovechar cada minuto. Mirar las cosas y realmente verlas... vivirlas y nunca volver atrás. ¡DEJAR DE PREOCUPARME POR LAS COSAS PEQUEÑAS Y COMENZAR A PREOCUPARME POR LAS COSAS BELLAS QUE SI IMPORTAN!!!

Lolita dijo...

No te preocupes sobre a quién no le agradas, quién tiene más o quien hace qué. En lugar de eso, atesoremos las relaciones que tenemos con aquellos que de verdad nos quieren.
Los amigos mantienen el mundo en movimiento

Luis dijo...

Nos acostumbramos a no ver mas allá de nuestra rutina, reflexionemos hoy la posibilidad de vivir la magia de la vida.

Alicia dijo...

La vida no hay que ahorrarla...
Hay que vivirla ¡ P L E N A M E N T E... !

Soledad dijo...

No trasformemos nuestra vida en una rutina inútil que nos haga infelices.

Juan Meriles dijo...

El tiempo no se puede atrapar, mucho menos almacenar; nuestra existencia transcurre a gran velocidad, pero mientras tengamos vida, tenemos la oportunidad de cambiar nuestros hábitos, de tener una mejor calidad de existencia, de aprovechar y disfrutar cada respiro, cada latido de nuestro corazón.

Juglar dijo...

¡Qué entrada tan cargada de realismo!
Porque la velocidad de vértigo a la que nos lleva la vida actual, nos conduce a no prestar la debida atención a muchas relaciones importantes que tenemos.
Sobre todo porque nos confiamos en que siempre estará ahí y no es cierto.
¡Las relaciones, los afectos se enfrían, si no los alimentamos a tiempo!
Es fundamental reflexionar tus palabras despacito, con calma.
¡estoy en ello!
Cariños varios, y GRACIAS amiga mía.