Los cambios dependen de nosotros y no de factores externos.


Muchas veces deseamos cambiar...Nuevos caminos se abren ante nosotros que pueden ayudarnos a ser mejores o a vivir mejor pero en el momento en que debemos dar el primer paso nos asalta la duda, el miedo, nos paralizamos...

Tal vez nuestro deseo existe pero la rutina, la costumbre, nos impiden lograr ese cambio que tanto anhelamos. La decisión es nuestra...Podemos seguir por el camino conocido, saltando las piedras, embarrándonos a veces, mirando el mismo paisaje siempre, soportando las mismas tormentas, la misma rutina, cometiendo los mismos errores, y llegar al fin del camino y asumir que esa fue la vida que nos tocó en suerte.


Más de una vez escuchamos decir: - y...la vida es así...; -es la vida que me tocó...; como si la vida no dependiera de nosotros, como si la calidad de la vida de cada uno dependiera de la suerte o los milagros, como si al nacer nos dieran un paquete con instrucciones que no podemos modificar ni cambiar.

La vida, la verdadera vida depende de nosotros. Somos nosotros los que podemos darle sentido a nuestra vida o hacer que la vida carezca de sentido. Somos nosotros los que debemos emprender nuevos caminos, los que debemos asumir que siempre hay nuevas posibilidades, que los cambios dependen de nosotros y no de factores externos.

Aún en los momentos de mayor dolor, de incertidumbre, de temor, de angustia debemos mirar hacia adelante, descubrir los nuevos caminos que se abren ante nuestros ojos y decidir si deseamos continuar por el camino que ya conocemos o nos damos una nueva oportunidad.

Recordemos aquel mensaje tan profundo de la película "Caballos Salvajes": 


"Se puede vivir una larga vida sin aprender nada... Se puede durar sobre la tierra sin agregar ni cambiar una pincelada del paisaje... Se puede simplemente no estar muerto sin estar tampoco vivo, basta con no amar, nunca, a nada, a nadie... es la única receta infalible para no sufrir... Yo aposté mi vida a todo lo contrario y hacia muchos años que definitivamente había dejado de importarme si lo perdido era más que lo ganado... Creía que ya estábamos a mano, el mundo y yo, ahora que ninguno de los dos respetaba demasiado al otro... Pero un día descubrí que todavía podía hacer algo para estar completamente vivo antes de estar definitivamente muerto...
Entonces me puse en movimiento..."

Ponerse en movimiento...esa es la clave...

16 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Tal vez tengas razón, pero de momento estoy paralizado...por la enfermedad del miedo.
saludos.

Filomena Lonetti dijo...

Hola Amiga infinitas de gracias por tu bellas visita a mi blog.Gracias por tu sugerencia ya que hará post en donde pondré todos los líquidos corporales del cuerpo humano y pondré el líquido sinovial que es el líquido que se encuentra con la rodilla y haré un post especial.Con respecto a tu publicación el cambio depende de una mismo y no de las demás personas uno mismo se propone a cambiar.Amiga que las estrellas iluminen a tu alma.Roxana Miriam González de la Ciudad de Rosario

Jurema dijo...


Nunca paré!

Pudo asegurar que llegan trozos del camino bien duros pero vale la pena recorrerlo!

Gracias y un abrazo

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Muy de acuerdo contigo.

Pero a muchos paraliza el miedo: aquí te dejo este enlace para tus lectores, que creo que les pude ser de utilidad si desean vencerlo y producir cambios en sus vidas.

Ver las entradas sobre el trabajo con la sombra:

http://deamoresyrelaciones.blogspot.co.il/search/label/Crecimiento%20personal

Besos

Luján Fraix dijo...

Hay que luchar en la vida por alcanzar los sueños, no quedarse tranquilos culpando al destino... a veces, existen cosas que no se pueden cambiar, hay que aceptarlas...sino arremeter porque quien no arriesga no gana.

Besos

Ian Welden dijo...

Es bueno que hayas recapacitado, Janeth. pienso que todos debemos de aportar con nuestros granitos de arena para construir un mundo maravilloso y más justo.
Me llama la atención lo bién que escribes. Es muy psoible que con tu ágil y profunda pluma puedas salvar al universo.

Abrazos escandinavos,

Ian.

Adriana Alba dijo...

buen texto, siempre el cambio comienza por uno, y entonces cambia todo lo demás.

detenernos a reflexionar y darnos cuenta es el primer paso.

Brahma dijo...

El temor de demostrar nuestro amor es lo que nos ha quitado el derecho a la esperanza, la esperanza ha volado en cierta forma de nosotros porque de alguna forma nos hemos quedado paralíticos, nos hemos quedado duros.

Lolita dijo...

Necesitamos entonces un revivir interior que nos permita ponernos en contacto con el mundo, ponernos en contacto con nosotros mismos y ponernos en contacto con el resto del mundo; cesar un poco en este camino de artificio, en este camino de modas, que cuando todo el mundo corre para el norte todos corren para el norte, y cuando todo el mundo corre para el sur, todos corren para el sur.

Alcira Handal dijo...

Para poder cambiar,necesitamos empezar por aceptarnos como somos y queremos, para impulsarnos positivamente hacia una superación que conocemos positiva y buena. Que requerirá paciencia y perseverancia, pero que nos otorgara confianza en nosotros mismos, valor y seguridad.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

Hay energías destruyen los muros que ha levantado el yo, socavando la frontera entre nosotros y los demás, nos hacen tomar conciencia de nuestra esencial unidad con la totalidad de la vida, de nuestra interconexión con todo. Destruyen los límites entre aquello de lo cual tenemos conciencia en nosotros mismos y aquello de lo que somos inconscientes o negamos. Las estructuras existentes son demolidas de forma que algo nuevo pueda aflorar, aportando fluctuaciones y perturbaciones críticas. Nos desintegran para que podamos avanzar hacia una nueva manera de ser. Cuando nos negamos a ello, de una forma u otra, vemos que el Destino nos lo impone a través de acontecimientos externos de todo tipo. Podemos colaborar con ellas e ir en la dirección que indican libremente, o negarnos retrocediendo ante el pavor que nos causa el cambio, pero nos será impuesto de forma drástica y tal vez violenta por las circunstancias.

Martin dijo...

Lo cierto es que podríamos evitar las tragedias si fuéramos capaces de escuchar e interpretar nuestras voces interiores, aquello que los acontecimientos nos están señalando como mejor.

Alicia dijo...

Son tiempos de cambio, de transformaciones profundas y reales. Llegó el "invierno" ...venimos de tiempos cómodos, nos costará adaptarnos a la nueva situación. Más con coraje "despertarán" las fuerzas dormidas y la "primavera" próxima se irá gestando poco a poco.

Luis dijo...

Todo lo que ocurre tiene una causa, y su propio efecto nos está indicando lo que debe cambiarse y corregirse. Todo lo que sucede tiene un "mensaje" para nuestra conciencia, hay que atreverse a "verlo", y realizar los cambios oportunos en nuestro interior, éstos harán posibles los externos