La vida es una obra de teatro que no permite ensayos....


Cuando pequeña, agobiada por imposiciones del comportamiento diario, pensaba en más de una oportunidad que toda la vida era un gran juego, una gran representación en el escenario de la existencia.

Entonces, gozaba de cada uno de mis actos imaginando que yo era la actriz y que debía representar mi papel lo mejor posible, puesto que miles de ojos me estaban observando. Y jugaba a actuar, cuidando de mi ropa y de mis gestos, de mis miradas y de mis movimientos.

Cuando adolescente, eché por tierra con la ilusión del teatro y su escenario... La vida era cosa demasiado seria e importante para estar jugando a representarla. 


Y ahora, vuelvo a los principios que alentaron mi niñez. Todo esto es un gran juego.

10 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Janeth, de nuevo nos haces reflexionar...Quizá la vida es un juego, donde cada cual ponemos nuestro granito de arena y vamos recibiendo la respuesta del universo a la representación de cada día...Quizá por eso, debemos de ser conscientes, de que debemos "jugar limpio y poner lo mejor de cada uno"...Para que al final de la función obtengamos lo merecido, el universo está atento a nuestro s pensamientos y movimientos...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer, amiga.
M.Jesús

Lolita dijo...

Janeth poco a poco vamos descubriendo nuestra inmortalidad y nuestra presencia renovada en el teatro del mundo. Los elementos perdurables se nos van haciendo evidentes.

censurasigloXXI dijo...

Hay tantas formas de vivirla que podría ser el juego de pilla-pilla, de la gallinita ciega, de ajedrez, de escondite, de saltar a la comba, de disfrazarse o de jugar a los teatros de marionetas...

Juguemos un poco a todo, pues.

Ramiro Jordan Alvares dijo...

¡El túnel de la vida! Cuántos enigmas se esconden en su interior. Y, sin embargo, basta con caminar a través de él con atención para que la luz que se adentra desde la entrada alumbre lo suficiente como para guiar nuestros pasos en el incierto comienzo de la andadura.

Mahatma dijo...

A veces, resulta extraño hacerse preguntas un poco trascendentes (qué es la vida, para qué estoy aquí, qué puedo mejorar, etc.), porque algo en el ambiente (en la oficina, en el comedor de tu casa o en el supermercado), tiende a empujar las conversaciones hacia lo superficial y rutinario, a pesar de ser preguntas que todos reconocemos como propias. Sí, es cierto que no parece adecuado entrar en la tienda y preguntar al dependiente: “¿no es curioso que hoy puede ser el último día de nuestra vida y todavía no lo sabemos?”. Pero sin llegar a estos extremos, sí deberíamos reservar unos minutos de cada día, al menos, para preguntarnos sobre el destino de nuestro viaje y los encargos que tenemos que cumplir antes de llegar.

Ximena dijo...

La vida es como un juego, aprendamos de ella, sembremos rosas y recogeremos rosas

Luis dijo...

Vivere memento

“Acuérdate de vivir” es la traducción de la frase en latín que comparto hoy. Una de las características de vivir es el movimiento. Cada día a cada segundo algo se mueve en gran o en pequeña escala, es relativo, pero todo este milagro ocurre dándonos cuenta de ello o no.

Brahma dijo...

Quien se maravilla de algo, toma conciencia de algo maravilloso

jackie dijo...

Un gran juego en donde una se cae y se tiene que volver a levantar antes de que otros se den cuenta porque te harian trizas en el suelo. Preciosa entrada!!! Un gusto inmenso leer tu blog. Bendiciones!!!

Alcira Handal dijo...

Muy bien Janeth, linda entrada la tuya, entonces: A dar el mejor espectáculo de nuestras vidas